Ruta de navegación

Diputados

Bernardo Nadal y Crespí. Obispo de Mallorca

Card image cap

Nacido el 05/04/1745 en Soller (Mallorca).

Fallecido el 12/12/1818 en Palma de Mallorca.

Religioso.

Sólo hay dos religiosos que llegan siendo obispos a las Cortes de Cádiz: José Casquete del Prado, obispo prior de San Marcos de León, y Bernardo Nadal y Crespí, obispo de Mallorca. Diputado propietario por el procedimiento para las ciudades con voto en Cortes, en este caso por Palma de Mallorca que pertenecía al Reino de Mallorca, el 6 de agosto de 1810, no asiste a la Cámara hasta el 17 de febrero de 1811. Juró el 22 de febrero del mismo año. Sólo fue diputado en esta legislatura de 1810-1813.

Se le adscribe a las Comisiones de Alhajas de las Iglesias, restablecimiento del Consejo de la Inquisición y de Honor. Entre sus intervenciones destaca en el debate sobre la abolición de los señoríos con estas palabras: "...En la enunciada proposición solicita su autor que sean incorporados a la Corona los señoríos o derechos territoriales consistentes en frutos o en dinero, con lo cual no puedo conformarme, y pido que si V. M. se resuelve a hacer novedad en esta parte, disponque que en vez de ser incorporados estos derechos, sean para siempre abolidos. ¿Qué van a ganar, Señor, estos nuevos súbditos de V. M. si hubiesen de satisfacer al Real Erario lo que pagan ahora a sus señores? (Sesión de 21 de junio de 1811).

En la sesión de 24 de septiembre de 1811 es elegido presidente. De su discurso de alocución son estas palabras: "Señor, esta gracia que acaba de hacerme V.M., y á que estoy sumamente reconocido, me llena de rubor al considerar que excede infinitamente á mi insuficiencia. Por otra parte, mis ardientes deseos de ser útil á V.M. están en contradiccion con mi salud, cuyo quebranto, que es bien conocido á V.M. me hace recelar que no podré corresponder debidamente á la confianza con que me honra. Haré, sin embargo, cuanto estuviere de mi parte para cooperar a sus soberanos designios y espero que reunidos nuestros anhelos, energía y esfuerzos, conseguiremos con el auxilio de Dios, el alto fin á que aspiramos de mantener nuestra religión sacrosanta, salvad nuestra Pátria y restablecer en su Trono á nuestro amado Fernando VII" (Sesión de 24 de septiembre de 1811).

El 18 de marzo de 1812 celebra la Constitución en la víspera de su promulgación de esta manera: "...¡loor eterno, gratitud eterna al soberano Congreso nacional! ¡Reconocimiento perdurable á los señores individuos de la enunciada comisión! ¡Ya feneció nuestra esclavitud! Compatricios míos, habitantes de las cuatro partes del mundo, ¡ya hemos recobrado nuestra dignidad y nuestros derechos! ¡Somos españoles! ¡Somos libres! Al oir estas últimas palabras prorrumpió de nuevo el pueblo espectador en los más expresivos vivas á la Nación, á la constitución y á los padres de la Pátria..." (Sesión de 18 de marzo de 1812).

Durante su presidencia firma los decretos siguientes:

Se restablecen los derechos antiguos impuestos a algunos géneros en la ciudad de Cádiz; sobre la libre fabricación y venta de naipes en todo el reino; reconocimiento de todas las obligaciones contraídas por el Gobierno desde 18 de marzo de 1808; creación de una Junta Nacional de Crédito Público, en lugar de la Consolidación de vales reales; en que se restituye la ciudad de San Felipe su antiguo nombre de Játiva, y se manda que no sea reputada por colonia o población nueva; que el conocimiento del delito de espionaje en los ejércitos y plazas sitiadas sea privativo de la jurisdicción militar; aumento de la contribución del papel sellado; varias medidas para promover la introducción de granos en la Península; habilitación del puerto de Las Medas en Cataluña; creación de un tribunal especial para juzgar a Don Miguel de Lardizábal, y entender en lo relativo a una consulta del Consejo real.

Los biógrafos José Belda y Rafael Labra le califican como persona culta, discreta, tolerante y grandemente identificada con el movimiento doceañista. Mantuvo en todo momento una actitud conciliadora y respetuosa con el gobierno en los sucesos acaecidos en Cádiz con motivo de las protestas del clero.

Bernardo Nadal había sido designado Obispo de Mallorca en 1794 con 48 años de edad. Fue obispo durante 24 años, cargo en que le sucede el también presidente de las Cortes Pedro González Vallejo, entre los años 1819 a 1824.

Años antes formó parte de la Secretaría de Interpretación de Idiomas Extranjeros en la Corte y obtuvo plaza en la Nunciatura Apostólica y en el Tribunal de la Rota.

Fallece el 12 de diciembre de 1818.

La biografía procede de la publicación "Los presidentes del Congreso de los Diputados, 1810-2010" (2010), coordinada por Sofía Gandarias Alonso de Celis y Mateo Maciá Gómez, y editada por el Departamento de Publicaciones del Congreso de los Diputados. Los textos fueron realizados por ambos coordinadores, con la colaboración de Esperanza Prieto Hernández.

Ver más

Poder del diputado Bernardo Nadal y Crespi, obispo de Mallorca.

Periodos de presidencia


Elecciones del 01 de Junio de 1810

Legislatura 1810-1813. Cortes Generales Extraordinarias