Ruta de navegación

Diputados

Antonio Larrazábal y Arrivillaga

Card image cap

Nacido el 08/08/1769 en Ciudad de la Antigua (Guatemala).

Fallecido el 02/12/1853 en Ciudad de Guatemala.

Personal docente. Religioso. Teólogo.

La Junta Central había resuelto antes de disolverse que las provincias de Ultramar tendrían representación en Cortes y para ello dictó algunas providencias para una presencia supletoria mientras llegaban los diputados electos.

Por decreto de 14 de febrero de 1810 se reglamenta la forma de elegir a los diputados. Se fija el número de 30 suplentes y se señala que los propietarios debían ser elegidos por los Virreinatos siguientes: Nueva España, Perú, Santa Fe y el Río de la Plata; así como por las Capitanías generales de Puerto Rico, Cuba, Santo Domingo, Guatemala, Venezuela, Chile y Filipinas. Las noticias de la convocatoria fueron recibidas en Guatemala con gran beneplácito. El 24 de julio de 1810, hecho el sorteo previsto para elegir a su diputado, resultó electo el doctor Larrazábal.

Es uno de los diez presidentes procedentes de Ultramar y es junto a Florencio del Castillo uno de los dos diputados que proceden de lo que hoy llamamos Centroamérica, esto es, Guatemala y Costa Rica. De ascendientes vasco-navarros, era hijo de Simón Larrazábal y María Ana Arribilllaga y Montúfar, y tuvo una cuidadosa educación religiosa y universitaria. En el momento de su elección era canónigo penitenciario y desempeñó importantes cargos religiosos y públicos en su larga y activa carrera antes y después de su experiencia gaditana. Tres meses después de su elección partió para España en un largo viaje que duró varios meses. Se detuvo en Oaxaca, en la ciudad de México, en Jalapa (Veracruz) y Londres.

Su actividad en las Cortes de Cádiz fue encomiable y participó activamente en debates importantes como la Constitución, libertad de imprenta, defensa de los indios (para lo cual propuso abolir las mitas), defensa del fuero religioso y otras reivindicaciones de la Iglesia. No fue un orador fogoso, sino más bien un parlamentario reposado, que argumentaba sus ideas académicamente. Algunos de sus discursos son piezas ejemplares de la oratoria parlamentaria.

Interviene en veintisiete ocasiones con motivo del debate constitucional. En la primera de ellas declara su intención de que los intereses de Ultramar se tuvieran en consideración: "... quiero que V.M. tenga presente que el ayuntamiento de Guatemala, con la sumisión y respeto que siempre acostumbra, le hizo presente que aquella ciudad estaba dispuesta a continuar sus esfuerzos y agotar sus recursos en defensa de la Península... pero que si las Cortes habían de hacer leyes fundamentales, Guatemala se oponía formalmente... se dictasen leyes sin su concurrencia, a que tenía derecho por medio de su Diputado propietario" (Sesión de 6 de septiembre de 1811).

Su contribución fue muy importante en los asuntos americanos, en la defensa de la libertad de imprenta, del fuero religioso y de los indios. Asimismo, le vemos ocuparse de la creación del archivo de las Cortes y de la reimpresión de las actas.

La participación centroamericana en las Cortes de Cádiz dio ocasión a que aflorara el fermento religioso que existía en el Reino de Guatemala. Los documentos que aportó Larrazábal, probablemente uno de los diputados mejor asesorados, representan un ejemplo de solidaridad y competencia que nos permite ubicar las tendencias del pensamiento político de la región con las influencias de la Ilustración francesa y el liberalismo inglés. Son destacables las instrucciones, el proyecto de Constitución y la declaración de derechos que el diputado aportó para su discusión y que tienen una gran importancia para la interpretación de la historia de las ideas e instituciones centroamericanas.

De todas las delegaciones de la provincia de América se puede afirmar que Guatemala sobresalió por la preparación y el equilibrio de sus componentes; la fracción centroamericana se adscribió en conjunto al grupo liberal reformista, que pugnaba por una monarquía constitucional moderada y por importantes cambios en los aspectos económico y social.

A diferencia de otras regiones americanas en las que el movimiento de independencia fue violento, en Guatemala, el experimento de Cádiz se vio con gran esperanza a pesar de la oposición de José de Bustamante y Guerra, Capitán General de Guatemala. La Constitución de 1812 se aplicó entre los años 1812-1814 y 1820-1821 hasta producirse la independencia en 1821.

La Restauración de Fernando VII significó la vuelta al absolutismo y la disolución de las Cortes. Se ordenó el arresto de los diputados considerados más importantes y peligrosos, entre los que se incluyó a Larrazábal. En la real orden de 17 de diciembre de 1815 se le condenó a seis años de reclusión, primero en Cádiz, luego en La Habana y al fin en el Convento de Belén de Guatemala, donde permaneció preso hasta el "pronunciamiento de Riego" en 1820.

Falleció en Ciudad de Guatemala, el 2 de diciembre de 1853.

La biografía procede de la publicación "Los presidentes del Congreso de los Diputados, 1810-2010" (2010), coordinada por Sofía Gandarias Alonso de Celis y Mateo Maciá Gómez, y editada por el Departamento de Publicaciones del Congreso de los Diputados. Los textos fueron realizados por ambos coordinadores, con la colaboración de Esperanza Prieto Hernández.

Ver más

Retrato de Antonio Larrazábal. Museo de la Ciudad. Guatemala, 1811.

Periodos de presidencia


Elecciones del 01 de Junio de 1810

Legislatura 1810-1813. Cortes Generales Extraordinarias