Listas de valores
Congreso de los Diputados

Cerrar Cerrar

 
DS. Congreso de los Diputados, Comisiones, núm. 413, de 07/02/1995
 


CORTES GENERALES DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS COMISIONES Año 1995 V Legislatura Núm. 413 NO PERMANENTE SOBRE COOPERACION Y AYUDA AL DESARROLLO PRESIDENTE: DON LUIS YAÑEZ-BARNUEVO GARCIA Sesión núm. 4 celebrada el martes, 7 de febrero de 1995

ORDEN DEL DIA: Comparecencia del señor Secretario de Estado de Comercio Exterior (Ruiz Ligero) para explicar los resultados de los créditos que con cargo al Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) se concedieron en el año 1993, así como las previsiones para el año 1994 en el marco de los Planes Anuales de Cooperación Internacional (PACI 93 y PACI 94). A solicitud del Grupo Parlamentario Popular. (Número de expediente 212/000689.)

Se abre la sesión a las diez y cinco minutos de la mañana.


El señor PRESIDENTE: Se abre la sesión de la Comisión sobre Cooperación y Ayuda al Desarrollo con la comparecencia del Secretario de Estado de Comercio Exterior en respuesta a la solicitud realizada por el Grupo Parlamentario Popular con relación a las previsiones del Fondo de Ayuda al Desarrollo para el año 1994. Como SS. SS. saben, desde que se presenta una iniciativa hasta que se realiza la comparecencia solicitada transcurre un tiempo que puede dar lugar a que sobre la marcha se modifiquen algunos

Página 12640


temas en relación con el contenido de dicha comparecencia. En ese sentido, la solicitud de comparecencia por parte del Grupo Popular, en relación con los planes previstos de ayuda y cooperación para los años 1993 y 1994, y la información que va a ofrecer el Secretario de Estado podrían ir más allá de la propia literalidad de la petición.
Doy la bienvenida al Secretario de Estado de Comercio Exterior, don Apolonio Ruiz Ligero, por su disponibilidad. Es la primera vez que comparece ante esta Comisión, puesto que la Comisión es relativamente nueva. Quiero decirle también que esta Comisión, como su propio nombre indica, va a dedicar su trabajo de una manera monográfica al ámbito de la cooperación y ayuda al desarrollo y, por tanto, el señor Ruiz Ligero, como responsable de la Secretaría de Estado de Comercio Exterior, tiene una dimensión importante, por presidir la Comisión que se ocupa de los fondos de ayuda al desarrollo, desde el punto de vista del volumen y de la traducción en AOD que tienen dichos fondos y que a nadie se le ocultan. Por tanto, mientras esa realidad sea así, su presencia aquí va a ser relativamente frecuente; dependerá de las solicitudes de los grupos, pero, sin duda, la relación entre la Secretaría de Estado que él dirige y esta Comisión será importante.
Sin más preámbulos, reiterándole nuestro agradecimiento por su presencia aquí, tiene la palabra.


El señor SECRETARIO DE ESTADO DE COMERCIO EXTERIOR (Ruiz Ligero): En primer lugar, quiero agradecer una vez más su bienvenida a esta Cámara.
Esta es la primera vez que comparezco ante esta Comisión, cosa que hago con mucho gusto, como lo haré siempre que SS. SS. lo soliciten, para informar de todo lo que concierne, de todo lo que afecta a una parte muy importante de la cooperación, como es la marcha del Fondo de Ayuda al Desarrollo, de los créditos de carácter concesional del Fondo de Ayuda al Desarrollo.
Como todos ustedes saben, tanto la Ley de Presupuestos de 1992 --para 1993-- como la de 1993 --para el año 1994-- han fijado en una cuantía de 80.000 millones de pesetas las obligaciones de financiación concesional que España puede conceder, según la legislación del Fondo de Ayuda al Desarrollo, a entidades, gobiernos extranjeros u organizaciones multilaterales. Asimismo, se establece para ambos años el límite de autorizaciones y concesiones.
En ese sentido, SS. SS. deben de tener ya --lo he enviado a través de los conductos reglamentarios-- información de todo el año 1993 y de prácticamente 1994, por lo menos de los nueve primeros meses de ese año 1994. Voy a intentar dar una visión completa de esos dos años, atendiendo a varios criterios que entiendo que serán de interés para SS. SS.
En primer lugar voy a explicar la distribución de los fondos por países, por sectores y atendiendo a elementos fundamentales de distribución. En la segunda parte de mi exposición me gustaría hacer una referencia no tanto sobre la descripción de la cuantía total de los fondos y su distribución como sobre algo que entiendo que debe interesar a SS. SS.: el presente y el futuro de los fondo de ayuda al desarrollo a la luz de la nueva situación internacional, a la luz de los compromisos internacionales que España tiene en el consenso de la OCDE de créditos a la exportación y a otra serie de cuestiones que creo que es importante que les reseñe.
En el año 1993, desde el punto de vista geográfico, y aunque no voy a reiterar muchos de los cuadros que SS. SS. tienen, les diré que Iberoamérica, con el 64 por ciento, se llevó la parte más importante de los créditos FAD. A continuación le siguió Asia, con un 21 por ciento, y después Africa, con un 14 por ciento aproximadamente. Entendemos que esta distribución geográfica es perfectamente consecuente con las prioridades previamente establecidas por el Gobierno en cuanto a cuáles eran las áreas de atención prioritaria de la financiación concesional. En este sentido la apuesta en Asia se ha traducido, en 1994, en la Expotecnia en Pekín, en China, y, por otra parte, en la preparación, aunque no se ha firmado todavía, del acuerdo económico y financiero con Marruecos. Estas actividades revelan esas prioridades de forma clara.
En lo que se refiere al año 1994 la situación es parecida. Es verdad que aunque Iberoamérica en 1994 sigue siendo el primer destino de los créditos FAD, lo es con el 48,6 por ciento. Un elemento explicativo de por qué esa reducción en el porcentaje es que en 1994 ya hay dos países latinoamericanos que, de acuerdo precisamente con los compromisos del paquete de Helsinki, quedan fuera de la elegibilidad como países con capacidad de recepción de créditos FAD. Me refiero concretamente a Méjico y a Venezuela.
La segunda área geográfica más importante es Africa, que en el año 1994 ya recibe un 20 por ciento de los créditos, aunque es verdad que nuestra presencia es mucho mayor en el norte de Africa, en los países del Magreb, concretamente en Marruecos y Túnez, que en el resto de Africa. Un 10,57 de los créditos se reparte entre esos dos países y el resto, el otro 9,40, va para el resto de Africa. Esto está cambiando, ya que debido a una política sistemática de cofinanciación con otros organismos internacionales, como el Banco Africano, el Banco Europeo de Inversiones, etcétera, se va modificando, y las empresas españolas van ganando penetración en el Africa subsahariana.
En tercer lugar está Asia, con el 15,37 por ciento, pero hay que reconocer que la concentración en el año 1994 se da básicamente en dos países, China, con un 12,5, e Indonesia, con el 2,88. La verdad es que el caso de China es una buena traducción a la práctica de lo que es un acuerdo económico y financiero completo, porque está funcionando de manera muy adecuada. Si el ranking en vez de por continentes o áreas geográficas lo hacemos por países, en el año 1994 Argentina ha sido el primer país, con un 25 por ciento; China el segundo, con un 12,5; Uruguay el tercero, Ecuador el cuarto y Marruecos el quinto.
Resulta característico y curioso el tema de Argentina; curioso por cuanto que es el último año en que Argentina es receptora de créditos de ayuda al desarrollo al ser precisamente el último año de vigencia del acuerdo económico-financiero entre los dos países, y prácticamente con fecha 22 de diciembre del año 1994 se conceden los últimos créditos, consecuencia de un proceso de licitación internacional muy importante, que fue ganado por empresas españolas,

Página 12641


las cuales podían acogerse a la financiación FAD casi siempre conjuntamente con financiación comercial.
Por tanto, en lo que se refiere a la distribución geográfica, bien sea por áreas o bien sea por países, he de indicar que, prácticamente, los años 1993 y 1994 han tenido destinatarios muy parecidos y que estos destinatarios entran dentro de lo que es la línea estratégica del Gobierno y del Ministerio de Comercio y Turismo en el sentido de hacer hincapié, fundamentalmente, en tres áreas: América Latina, Norte de Africa y Asia.
En lo que se refiere a la distribución de los bienes financiados, en el año 1993, el sector eléctrico absorbió el 22 por ciento del total; las obras públicas, el 20 por ciento; las plantas llave en mano, el 15 por ciento; los equipamientos sociales, el 12 por ciento y las telecomunicaciones y la construcción naval un 8 por ciento cada una de ellas. En el año 1994 hay un pequeño cambio cualitativo. Los proyectos sanitarios constituyeron el primer sector, con el 19,5 por ciento, seguido de los fondos multilaterales con un 16 por ciento. Todo ello constituye la aportación al programa ESAF en el Fondo Monetario Internacional, precisamente para países de muy bajo nivel de desarrollo, y aquí hay una ventaja en cuanto a la utilización de esos créditos por cuanto que al estar directamente vinculados al Fondo Monetario Internacional esa cantidad aportada por los fondos FAD al ESAF por segundo año consecutivo entendemos que tiene, en esos países donde nuestra presencia es todavía muy pequeña, un efecto multiplicador mayor que si lo hiciéramos de una manera bilateral. Sin embargo, como decía, en el año 1994 se produce un cambio cualitativo. Los proyectos sanitarios son muy importantes, así como las telecomunicaciones y las líneas de crédito que abarcan una cantidad de bienes y servicios no especificados y que han tenido también un importante desarrollo en el año 1994. No les quiero cansar, puesto que en los cuadros y estadísticas que les hemos enviado viene recogido, pero sí les quiero decir que ésta es, más o menos, la situación en el año 1994.
¿Qué pasa con respecto al año 1995? Con respecto al año 1995, una vez más, la Ley de Presupuestos, aprobada en esta Cámara por SS. SS., supone una dotación de 80.000 millones de pesetas. Para esos 80.000 millones de pesetas hemos hecho una programación puramente indicativa, que ha sido presentada por el Ministerio de Comercio y Turismo en la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, que básicamente establece otra vez prioridades en esas zonas geográficas a las que antes he hecho mención, insistiendo en otros países también, como, por ejemplo, de América Latina, es decir, insistiendo sobre todo en aquellos países de menor nivel de desarrollo relativo, como pueden ser los que están incluidos en el Fondo de operaciones especiales del Banco Interamericano de Desarrollo, como son Nicaragua, Bolivia, Haití, República Dominicana, que son países de menor nivel de desarrollo relativo, sobre los cuales se puede hacer un mayor hincapié a través de los créditos FAD.
En cualquier caso, la política de concesión de créditos concesionales en el año 1995 va a venir determinada por cinco elementos fundamentales que, con permiso de SS. SS., voy a intentar desarrollar. Primero, el efecto de finales del paquete de Helsinki; en segundo lugar, la introducción de un mayor realismo en la evolución de los acuerdos; el tercer elemento es la recuperación económica de determinados países destinatarios o receptores de créditos; la diversificación de los destinos y el encarecimiento del instrumento FAD por un menor apalancamiento. Voy a explicar cada uno de esos elementos rápidamente.
En el año 1995 van a desaparecer del punto de mira de los créditos concesionales, como consecuencia del consenso de la OCDE, del denominado paquete de Helsinki, concretamente Argentina, Venezuela, Uruguay y Méjico. Igualmente, no solamente desaparecen esos países, que no van a poder recibir créditos FAD, sino que las operaciones que se lleven a cabo con los países que sí resultan elegibles, que son aquellos países que en el año 1990 tuvieron una renta per cápita inferior a 2.690 dólares, incluso en esos países, a no ser que hablemos de la franja más baja de los de menor nivel de desarrollo, los que están por debajo de los 200 dólares de renta per cápita o donde las operaciones tengan un importe inferior a dos millones de derechos especiales de giro (ahora lo explico más rápidamente), tendrá que demostrarse la no viabilidad comercial o financiera de la operación. Lo vuelvo a explicar otra vez. Primera exclusión, por países: hay una serie de países que no pueden recibir créditos FAD. Segundo, esos países que sí pueden recibir créditos FAD, a no ser que sean los de menor nivel de desarrollo relativo, aquellos que están por debajo de 200 dólares. Cuando sean operaciones superiores a dos millones de derechos especiales de giro, tendrán que pasar por la prueba de la viabilidad comercial. Si se demuestra que efectivamente esa operación no es viable ni comercial ni financieramente, pueden recibir los créditos. Esto supone evidentemente una importante limitación, puesto que no basta con ponerse de acuerdo bilateralmente con un país, sino que hay que procurar, después, elegir operaciones, que si son operaciones importantes, es decir que superan los dos millones de derechos especiales de giro, tendrán que ser financiera y comercialmente no viables. En caso de que sean comercial o financieramente viables, tienen que ser necesariamente financiados con crédito comercial, con crédito a la exportación y no podrán tener crédito concesional.
El segundo elemento que afecta a los créditos FAD es el mayor realismo en la evolución de los acuerdos. Yo creo que algunas de las previsiones realizadas en ejercicios precedentes estaban condicionadas por la necesidad de hacer frente a una serie de compromisos que habían sido adquiridos por tratados y acuerdos suscritos con muchos países, como he mencionado anteriormente, y aunque algunos de esos compromisos pueden subsistir todavía, el que no se haya hecho uso de algunas facilidades financieras previstas a lo largo de un período de tiempo hace que se puedan reducir las expectativas del compromiso; es decir, creo que pasado ese tiempo podemos claramente definir con qué acuerdos realmente ya no tiene sentido que continuemos y qué acuerdos sin embargo han tenido una utilización muy razonable. Por ejemplo, ejemplos de utilización muy adecuada de los acuerdos han sido los casos de Méjico y de

Página 12642


Argentina, en los que prácticamente se han agotado todas las facilidades financieras tanto de créditos FAD como de crédito comercial. Sin embargo los casos de Chile y de Colombia no son exactamente así. Chile casi desde un principio firmó el acuerdo porque, por razones políticas --las relaciones entre España y Chile son muy buenas--, no quiso dejar de firmar una parte importante de ese acuerdo, pero hay que reconocer, lo digo como testigo directo de ello, que las autoridades chilenas nunca estuvieron especialmente ilusionadas en ese tipo de créditos, porque querían introducir, quieren introducir en el sistema económico un grado importante de eficiencia y no querían que hubiera demasiada financiación concesional. Por lo tanto, con Chile el acuerdo prácticamente no ha funcionado y ya no va a funcionar, porque a partir de este año deja de ser un país elegible.
El otro país fue Colombia. Con Colombia ocurrió algo parecido. Sin embargo, hay que reconocer que posiblemente la nueva Administración está dispuesta a cambiar en ese sentido. Este año vamos a celebrar la Expotecnia en Bogotá, en el mes de junio, y eso supone un incremento de nuestras relaciones económicas y comerciales con Colombia, que podrán verse facilitadas con un buen instrumento financiero, con un buen cuadro de financiación que ofrecen los FAD y los créditos mixtos. Por tanto, aunque Colombia ya estaba dentro de los países de escasa o de baja utilización de créditos FAD, puede ser que, como consecuencia de la nueva orientación de la Administración colombiana y de la estrategia comercial de este año al celebrar la Expotecnia en Bogotá, pueda utilizarlos más.
El tercer elemento del que hacía mención a SS. SS. que afecta directamente a los créditos FAD es el de la recuperación económica de los países destinatarios. Afortunadamente, en estos años ha habido una serie de países en los que ha mejorado su situación económica, y eso hace posible que se puedan conceder créditos FAD. Se puede pensar --y creo que es razonable hacerlo-- que no siempre los fondos de ayuda al desarrollo, que son de carácter concesional, tienen mucho que ver con la capacidad de devolución de préstamos que tenga el país en cuestión, pero sí es así; es decir, el FAD es y continuará siendo --ésa es nuestra opinión-- un elemento fundamental de promoción de la implantación de las empresas españolas en el exterior, de promoción de las exportaciones. Eso sí, tiene siempre un elemento de ayuda al desarrollo, pero el elemento fundamental es que son fondos retornables y que su elemento esencial, como he repetido ya en varias ocasiones en esta Cámara, es el de la promoción de las exportaciones, es el de la promoción de la actividad exterior de las empresas españolas. Por tanto, no es indiferente el que los países tengan una situación económica determinada porque, tarde o temprano, tienen que devolver los créditos. De hecho, desde hace varios años ya, y si SS. SS. analizan los datos que se han enviado de créditos FAD a la Cámara, son cada vez más las cantidades que se devuelven de créditos FAD. El año 1993 fueron 20.000 millones de pesetas de devolución de créditos y el año 1994 una cifra similar, 21.000 millones de pesetas.
El otro elemento al que hacía mención antes es el de la diversificación de los destinos. El FAD está intentando en ese sentido diversificar mucho más sus destinos, y dentro de Asia, no concentrándose únicamente en el caso de China o de Indonesia, como he hecho antes mención, sino también en otros países, como Filipinas, India, Pakistán y últimamente Vietnam.
tanto con Pakistán como con Vietnam ya se han firmado acuerdos financieros y con la India está previsto que en los próximos dos meses o mes y pico se celebre la Comisión mixta hispano-india en Nueva Delhi, presidida por el Ministro de Comercio, y seguramente se pondrá en marcha un nuevo protocolo con financiación concesional y también con financiación comercial. La idea, como SS. SS. conocen, es intentar, en la medida de lo posible, optimizar los créditos FAD, juntándolos con crédito comercial, lo que da un porcentaje de mezcla que cumple con los criterios de liberalidad de la OCDE, pero al mismo supone una mayor cantidad de recursos que se pueden utilizar, por cada peseta de FAD hay una cantidad equivalente de crédito comercial. Este último elemento al que quiero hacer mención, el del encarecimiento del instrumento, es el que hará que posiblemente en el año 1995 y años posteriores el FAD tenga un menor efecto multiplicador sobre nuestras exportaciones. Si efectivamente nos obligan a que allí donde tenemos que conceder créditos FAD tenemos que hacerlo con coeficientes de liberalidad mucho más altos, y donde no será suficiente un 35, sino incluso un 80 por ciento, evidentemente, el efecto multiplicador será menor. Ahora, el cálculo que hacemos siempre que vamos a financiación 50-50 es que el 50 por ciento de los créditos FAD con un 50 por ciento de crédito comercial hace posible que una peseta de FAD pueda financiar dos pesetas de crédito a la exportación. En el futuro, probablemente estaremos en una peseta de FAD-una peseta de crédito a la exportación o, en todo caso, en coeficientes inferiores al que hemos tenido hasta ahora.
Por último y para precisamente poner al día toda la legislación FAD, la idea del Gobierno es traer a esta Cámara una nueva norma legal.
Necesariamente, tiene que ser un proyecto de ley. Como SS. SS. saben, el FAd está regulado por un Decreto-ley del año 1976 y, por lo tanto, su modificación se va a realizar a través de un proyecto de ley. Dicho proyecto de ley pretende sistematizar, actualizar y adecuar precisamente los fondos de ayuda al desarrollo a todas estas nuevas realidades a que he hecho mención anteriormente.
De cualquier manera, creo que es conveniente que SS. SS. tengan en cuenta que los créditos FAD son un instrumento de demanda, con un período de maduración variable, de acuerdo con las características de cada operación. En todo caso, muchas de las cosas que he mencionado tienen un carácter orientativo y cabe la posibilidad de que, bien por la situación de los países o por el desarrollo de la política comercial española, haya modificaciones sustanciales incluso sobre lo que he venido comentando.
Todos estos argumentos creo que son perfectamente válidos, no solamente en lo que es la política del Fondo de Ayuda al Desarrollo, sino también en la inserción que dichos planes tienen en los planes anuales de cooperación internacional.


Página 12643


Como SS. SS. saben, el plan anual de cooperación internacional establece las líneas directrices y los principios generales, que a veces no coinciden expresamente con el acuerdo general de crédito a la exportación (el consenso de la OCDE), y que regulan, como he venido repitiendo, los créditos FAD. Por tanto, no siempre es fácil adoptar la normativa de los créditos FAD a las directrices básicas del desarrollo, aunque es verdad que dentro de la gama de instrumentos con que cuenta --y va contando cada vez más-- nuestro país en la cooperación internacional, los créditos FAD se colocarían en la banda menos concesional, en la banda menos, por decirlo de alguna manera, generosa, desde el punto de vista de la ayuda internacional, aunque, eso sí, con un impacto sumamente importante, no solamente sobre las empresas españolas que son beneficiarias de los créditos, sino en lo que es más importante, en el desarrollo a medio y largo plazo. Yo quiero insistir en el sentido --y SS. SS. ya me lo han oído en varias ocasiones-- de que el impacto de los créditos FAD tienen sobre el desarrollo, aunque no sea el primer elemento querido por la política de créditos FAD, es sumamente importante. Yo muchas veces pregunto qué es más importante para el desarrollo económico de un país, si una ayuda de carácter humanitario urgente, que siempre es importante, o una ayuda de carácter alimentario urgente, o el que tengan una planta potabilizadora de agua o un buen hospital o una buena escuela o unas instalaciones de laboratorios en la enseñanza media o en la enseñanza universitaria.
Por tanto, creemos que por la distribución, incluso, que antes he desarrollado, se cumplen bastante esos criterios. Pero vuelvo a insistir --y en ese sentido he sido totalmente explícito en todas mis intervenciones-- en que aunque eso es así, en que aunque los créditos FAD están inscritos en los planes anuales de cooperación internacional, sí es verdad que es la parte --como ocurre en otros países-- menos concesional, la parte menos desinteresada, si se puede decir de alguna manera, de la financiación al desarrollo.
Es verdad que con las resoluciones aprobadas en esta Cámara, en el futuro y con los porcentajes que el Gobierno tendrá que dedicar a la cooperación internacional sobre el producto interno bruto, habrá una parte sumamente importante de fondos no retornables, de ayudas no retornables, de cooperación pura en el sentido más estricto. En consecuencia, los fondos de ayuda al desarrollo o los fondos similares o como se denominen en el futuro, después de la aprobación de la ley, tendrán un carácter más residual desde el punto de vista de la ayuda oficial al desarrollo.
Estos son, en términos generales, los comentarios y los datos que quería ofrecer a SS. SS., aparte, claro está, de todos los cuadros que han sido repartidos y que afectan tanto al año 1993 como al año 1994, en su totalidad, por destinos, áreas geográficas, países y sectores. Hay unos cuadros pormenorizados que tienen que ver con las operaciones propiamente dichas y que vienen por sectores y países, y en los que se describe la operación, la cuantía, etcétera. De todas maneras, pongo a disposición del presidente de la Comisión todos estos cuadros, muchos de los cuales creo que ya obran en poder de SS. SS.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra, por parte del Grupo proponente, el señor Hernando, del Grupo Popular.


El señor HERNANDO FRAILE: Deseo darle la bienvenida al señor Secretario de Estado de Comercio Exterior a esta Comisión en esta comparecencia, que es la primera y que deseamos desde luego que no sea la última a lo largo de este período de sesiones y durante lo que dure este Gobierno.
Quería decirle, para empezar, que no hemos recibido los cuadros a los que usted ha hecho referencia. Quizás eso tenga que ver con que el Ministro, en la anterior comparecencia, el día 14 de diciembre de 1994, nos dijo que nos iba a dar varias cosas. Dijo que nos iba a repartir el sistema de encuestas que iban a hacer a las empresas, dijo que nos iba a dar las cifras de pagos del ICO y, en otra parte de su intervención, dijo también que nos iba a repartir los cuadros; pero lo que es verdad es que no se nos ha entregado nada de lo que nos dijo el Ministro el 14 de diciembre y tampoco, señor Secretario de Estado, los cuadros que usted ha dicho esta mañana que se nos iban a dar.
A pesar de eso, tenemos algunos datos con los cuales podemos ir avanzando en la comparecencia de esta mañana. Usted ha hecho referencia a los datos de 1993 y 1994, pero no los ha cuantificado; ha hecho referencia a los porcentajes. Me gustaría que usted los cuantificara porque con los datos que tenemos y conforme a la comparecencia del 14 de diciembre del señor Ministro de Comercio, como le decía antes, hasta ese día, según el Ministro, el Consejo de Ministros había aprobado 50.000 millones de créditos FAD. Nosotros hemos comprobado los listados del Consejo de Ministros celebrados desde el día 14 hasta el 30 de diciembre y en ningún caso están en torno a los 30.000 millones de créditos para FAD, lo cual quiere decir que no se ha podido llegar al objetivo que se había marcado el Gobierno de realizar autorizaciones en Consejo de Ministros por un importe de 80.000 millones.
Señor Secretario de Estado, esto nos lleva a la teoría de que el sistema ha entrado en crisis. El sistema FAD está en estos momentos en una crisis importante; ya ni tan siquiera parece ser que se puede alcanzar las cifras de dotaciones al FAD que teníamos en años anteriores. Usted ha dado una serie de explicaciones, ha hecho referencia al final del paquete de Helsinki, a la recuperación económica de algunos países, al encarecimiento de las condiciones y otra serie de alusiones, lo que sin duda no es más que una justificación de lo que le decía al principio: una crisis importante de este sistema de financiación bilateral, de un sistema de financiación de ayuda al desarrollo que ha sido hasta ahora el componente más importante de nuestra ayuda oficial al desarrollo.
Cambiando de punto, usted hablaba de los retornos y ha dado unas cifras que nos gustaría que aclarara más. Ha hablado de 1993, de unos retornos por importe de 20.000 millones de pesetas. Me gustaría saber, porque estuvo en sombras de dudas en la anterior comparecencia, si esos retornos de 1993 fueron reales o parte de esos retornos hacían referencia a nuestra condonación del crédito con

Página 12644


Egipto, porque esos son los datos que nos había aportado la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional y nos parecía que no era una forma correcta de contabilizar los retornos.
Nos ha dicho que los retornos de 1994 estuvieron en torno a los 21.000 millones, lo cual no es un mal dato, teniendo en cuenta que el vencimiento de 1994 era 23.000 millones, si sólo tuviéramos en cuenta eso. Lo que hay que tener en cuenta también son los atrasos en los vencimientos de otros años. En ese sentido, nos gustaría que el señor Secretario de Estado, si puede, nos diera más datos sobre refinanciaciones y condonaciones de deuda. Como usted sabe, las condonaciones de deuda es uno de los programas que se han implantado ya por parte de la OCDE en cuanto a sistema de ayuda oficial al desarrollo.
Quisiéramos que nos dijera precisamente si ustedes tienen previsto realizar y formular programas de condonación de deuda y si han realizado alguno durante 1994, porque no tenemos ese dato.
Me preocupa algo de lo que usted ha citado como uno de los criterios para el próximo año, para 1995: la diversificación de los destinos. Nos parece una salida que puede ser correcta para la crisis del sistema, pero lo que nos tememos es que esa diversificación de destinos pueda acabar en una dispersión de los mismos. Y usted sabe que en proyectos que tardan en madurar, en algunos casos tiempos superiores a los dos años, eso pudiera en realidad convertirse en un arma nada positiva para los empresarios españoles que tienen que acudir precisamente a esos países.
Por eso nosotros entendemos que el sistema de los convenios es un sistema que ha funcionado de forma importante, aunque quizá pueda implicar determinada segregación de unos países, aquéllos que tienen la posibilidad de acceder a esos convenios, respecto de otros que no tienen esa posibilidad. Sin embargo, creemos que, con criterios objetivos, lo que hay que establecer son sistemas de financiación a medio y largo plazo para que nuestros empresarios, dado lo difícil que es elaborar y ejecutar algunos de estos proyectos, puedan tener unos índices que les permitan acudir y arriesgar su presencia en otros países.
Ha hecho usted referencia, dentro de los convenios, al convenio con China. Indudablemente el convenio con China ha tenido unas dotaciones importantísimas. Desde 1988 España fue uno de los pocos países que concedió este tipo de financiación crediticia a China, porque la mayoría de los países occidentales se retiraron a raíz de los sucesos de Tiananmen. Hasta estos momentos, hasta 1993 y desde 1989, se han concedido a China autorizaciones por un importe de 80.000 millones de pesetas; algo más, si mis datos son correctos.
A mí me gustaría saber, señor Secretario de Estado, si ustedes han intentado establecer negociaciones con China para que ese importante incremento y ese importante esfuerzo de España hacia China se haya visto compensado con esfuerzos por parte del Gobierno chino en el respeto de los derechos humanos o si, como parece ser, esto no ha sido más que una herramienta comercial para entrar en un mercado que creemos que ha podido tener efectos comerciales positivos, pero últimamente también esos efectos comerciales, que al principio parecían positivos, están adquiriendo tintes perversos, en tanto en cuanto a muchos empresarios que acuden a China no se les permite entrar en el país si no van acompañados de créditos FAD, con lo cual hay que poner en cuarentena los resultados con China, por lo menos a nuestro juicio.
También querríamos que hiciera referencia a otros asuntos que se ha sustanciado con uno de los países que dejan de ser países receptores de ayuda, según el paquete de Helsinki, y es el caso de Venezuela. Como usted sabe, Venezuela tiene una deuda aproximada con España en torno a los 3.500 millones. Esa deuda procede del famoso crédito para el azúcar cubano, el escándalo del azúcar a Venezuela de 1989, y hemos visto este verano con cierta perplejidad que el Gobierno español estaba condicionando la concesión de los créditos FAD para la realización de dos importantes obras en Venezuela, a la de dotación de aeropuertos y la de la presa de Las Planas, precisamente al retorno o al pago de ese crédito.
Nosotros entendemos que hay que establecer medidas efectivas para que los países que reciben esos créditos devuelvan el dinero que se les presta, porque efectivamente son créditos, pero también creemos que en este caso, específicamente, habría que intentar llegar a otras soluciones más maleables con el Gobierno venezolano, en tanto en cuanto parece ser que la deuda viene precedida de un convenio comercial del que hemos hablado de otras ocasiones, como usted sabe. Nosotros lo hemos denunciado como un caso importante de corrupción, no se ha podido sustanciar más, pero sí hemos determinado, según nuestras propias investigaciones, que más de 1.300 millones no aparecen en la contabilidad como beneficios ni de Focoex ni de la empresa que aparecía como «partenaire», EDF Man.
No voy a hacer referencia a las denuncias del Diputado Enric Ramos a Lluch, pero sí nos gustaría que de alguna forma el Gobierno flexibilizara su postura para posibilitar precisamente que estas dotaciones, que supondrían inversiones en Venezuela de 25.000 millones y teniendo en cuenta que son las últimas oportunidades de entrar en Venezuela con créditos FAD, pudieran efectuarse y ejecutarse, teniendo la refinanciación de esa deuda todavía pendiente de Venezuela como un capítulo aparte que no condicionara estas operaciones que, al final, resulta que son escarmiento en cabeza ajena.
También nos gustaría que nos diera alguna referencia sobre las aportaciones multilaterales que hemos realizado al Fondo, más en concreto en 1993 las aportaciones la BID y los resultados de estas aportaciones del fondo BID, porque los datos que nosotros tenemos son bastante negativos en cuento a los retornos que se han obtenido y los proyectos financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo. Usted ha hablado de las aportaciones en 1994 al Fondo Monetario Internacional, indudablemente muy importantes, como usted mismo ha dicho, 12.732 millones fueron aportados, y querríamos saber si tiene resultados sobre la anterior aportación al Fondo Monetario Internacional y los proyectos españoles que han sido financiados o que han obtenido algún tipo de financiación multilateral por parte del Fondo Monetario Internacional.
Porque sobre lo que sí

Página 12645


hemos tenido datos es sobre que, por ejemplo, durante 1994 tan sólo dos proyectos financiados con créditos FAD obtuvieron mezcla con créditos o con fondos multilaterales, un proyecto en Uganda, financiado también por el Banco Africano de Desarrollo, y otro proyecto en Guinea Bissau.
Si es posible nos gustaría que nos diera datos sobre operaciones denegadas o no aprobadas por el Ministerio durante 1993 y 1994 y, sobre todo, si durante 1994 han notado ustedes una caída en la demanda de créditos FAD, porque según los datos, como decía al principio, parece que estas caídas en las autorizaciones del Consejo de Ministros supongo que también vendrán motivadas porque haya habido una caída de las peticiones por parte de los empresarios españoles.
Lo que hemos visto, señor Secretario de Estado, es que siguen manteniéndose algunas de las críticas patentes que realizaba el informe del CAD de la OCDE a la cooperación a los créditos FAD españoles, fundamentalmente en lo que se refiere al término de la liberalidad y de las condiciones más gravosas, más duras para países más pobres. No entendemos cómo, por ejemplo, a China se la conceden créditos, a pesar de que se dice que es la décima potencia comercial del mundo, en unas condiciones mucho más blandas de las que se conceden, por ejemplo, a países más pobres, como es el caso boliviano, que, además, es objetivo número uno, como usted sabe, en los países perceptores de ayuda por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Hay otra cuestión que me preocupa. Usted ha hablado de la necesidad de presentar el proyecto de ley que, como sabe, es una petición que le realizó esta Cámara, que fue aprobada en diciembre por unanimidad de todos los grupos, y lo que me gustaría es que usted avanzara algo, si es posible, sobre las líneas en las que va a ir ese proyecto de ley. Nos gustaría conocer si dentro de las líneas de ese proyecto de ley, que usted nos anuncia, con satisfacción por parte de nuestro Grupo, van a incluirse algunas de las medidas del informe de la OCDE sobre recomendaciones para evitar el soborno y la corrupción en las relaciones comerciales internacionales y que hablaban precisamente de la necesidad de aplicar medidas tanto en el Código Penal como en el resto de la legislación para evitar los procesos de corrupción derivados de operaciones de comercio exterior. Usted sabe que en el comercio exterior la falta de controles permite o hace posible estos procesos de extorsión y soborno. Lo que nosotros hemos venido reclamando es que se establecieran, por parte de su Secretaría de Estado y de los distintos ministerios, medidas de control y evaluación, medidas que no tienen más que cumplir nuestra legislación actualmente existente, que obligaba a que los proyectos financiados con créditos FAD fueran controlados y evaluados, no sólo en su desarrollo sino al final de su ejecución, por la Comisión Interministerial. Hemos visto que la Comisión Interministerial nunca ha formulado ningún informe sobre el desarrollo y la ejecución de los proyectos. El Ministro de Comercio sí nos hablaba, como decía al principio, de una serie de encuestas que se iban a realizar entre las empresas. Estimamos que las encuestas no son el único sistema deseable, que existen otros sistemas, que se deben aplicar otros sistemas de control y evaluación porque, si no, las posibilidades de corrupción en el comercio internacional, tal como ha denunciado la OCDE, seguirán incrementándose y no podrá ponerse freno a las mismas, lo que implicará la distorsión de los mercados internacionales. Quizás por eso, señor Secretario de Estado, el Gobierno de Chile, como ha dicho antes, no haya aceptado introducir esos créditos que en principio habían firmado.
Por mi parte, nada más. Voy a intentar hacer un repaso de los datos que me han sido entregados ahora y le rogaría que me diera cumplida respuesta a las preguntas que le he venido formulando.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra el señor Secretario de Estado.


El señor SECRETARIO DE ESTADO DE COMERCIO EXTERIOR (Ruiz Ligero): En primer lugar, señor Hernando, si hay algún Diputado en esta Cámara que tenga una información pormenorizada de los créditos FAD es usted. Aparte de que el 6 de octubre envié estadísticas para toda la Cámara, usted ha recibido cumplidísima respuesta a todas las preguntas que ha formulado con carácter escrito, creo que 626 el año pasado, por las cuales creo que tiene una información sumamente pormenorizada. Por eso, me extraña que haya tenido ese pequeño fallo de recepción en cuanto a los datos de 1994.
Como verá en el cuadro, han sido 79.688 millones de pesetas los aprobados por la Comisión Interministerial y por el Consejo de Ministros. En ese sentido, siento desmontarle el argumento siguiente de que está en crisis.
No está en crisis y hubo que dejar 46 millones de dólares sin meter en Comisión Interministerial del día 22 de diciembre.
En cuanto al envío de cuadros y datos, creo que estamos dando cumplida respuesta. Puede haber un pequeño retraso, pero siempre intento subsanarlo. Haciendo mención a la información que S. S. posee, creo que tiene la misma información que tenemos los gestores de los créditos del Fondo de Ayuda al Desarrollo.
Los créditos se han utilizado casi en su totalidad. Usted acusa de que por 500 millones de pesetas nos hemos quedado muy cortos, pero hablamos de cantidades discretas y no nos pudimos inventar un crédito de 500 millones en el último momento. Como ve, el grado de utilización de los créditos ha sido máximo; más, imposible. Siento que fuera el 22 de diciembre cuando se cerraran todos los créditos, entre otras cosas, como he mencionado en mi intervención, porque un porcentaje muy alto se debía a todo un proceso de licitaciones internacionales, tanto en China como en Argentina, que hizo que no pudieran ir hasta el día 22 de diciembre. Por tanto, el sistema no está en crisis. Hubo que dejar fuera cuarenta y tantos millones de dólares sólo de una operación de Camerún porque en el año 1994 no cabía más que la primera parte de esa operación.
Sobre los retornos, le puedo garantizar, por las cuentas del FAD y del ICO, que, cuando hablo de cobros de créditos del año, son cobros. No es refinanciado ni supone ninguna moratoria, son cobros.


Página 12646


Sí tengo que reconocer que me he confundido en las cifras y le he dado las de 1993 como de 1994 y las de 1994 como de 1993. Repasando mi cuadro ahora, veo que los cobros de créditos del año 1993 fueron 21.229 millones de pesetas y en 1994 han sido 19.415 millones de pesetas. Por tanto, los retornos son retornos y son pagos efectivos que por créditos recibe el Instituto de Crédito Oficial como agente financiero del Gobierno en la gestión y administración de los créditos FAD.
Su señoría hace mención después a la refinanciación y a las condonaciones. Se sigue un criterio muy uniforme al que tiene el resto de los países. Como miembros que somos del club de París, hemos acudido a varios ejercicios de refinanciación y efectivamente existe toda una estadística por parte del Instituto de Crédito Oficial en relación con las refinanciaciones.
En 1994 no ha habido propiamente ninguna condonación total. No ha habido más que condonaciones o quitas parciales en algunas de las refinanciaciones y yo enviaré con mucho gusto a S. S. la lista de las refinanciaciones que se han llevado a cabo en el año 1994. Concretamente, como agente financiero del Gobierno, en 1994 ha habido negociaciones con Senegal, Costa de Marfil, Polonia, Marruecos, Madagascar y Níger, así como con países de menor importancia para nosotros, donde nosotros tenemos una participación menor, con los que ha habido también ejercicios de refinanciación.
Los datos de refinanciaciones del año 1994 no son especialmente importantes desde el punto de vista de los fondos del Instituto de Crédito Oficial, del Fondo de Ayuda al Desarrollo, sino que se han consolidado, han pasado precisamente con el «tratamiento Nápoles» o «tratamiento mejorado».
El desglose, para que usted lo tenga, de las fechas del Club de París, aunque se lo enviaré con mucho gusto a S. S., es el siguiente: Perú, 4 de mayo de 1993, 1.690 millones de pesetas; Perú, 4 de mayo de 1993, 357.000 millones de pesetas; Guinea Ecuatorial, 2 de abril de 1992, 6.000 millones de pesetas; Guinea Ecuatorial, 2 de abril de 1992, 345.000 millones de pesetas; Senegal, 3 de marzo de 1994, 2.158 millones de pesetas; Senegal, 3 de marzo de 1994, 275.000 millones de pesetas; Costa de Marfil, etcétera. Es un cuadro completo de todas las refinanciaciones, que con mucho gusto enviaré a su señoría.
Programas de condonación de deuda. Nosotros, bilateralmente, no tenemos programas que sean más generosos que el resto de los países. Nos movemos con el contexto de los miembros del Club de París y aceptamos, como es lógico, las normas que establece el Club. Es verdad que una vez que el Club establece, como usted sabe muy bien, el ejercicio multilateral de refinanciación, después hay que entrar en el proceso de refinanciación bilateral, donde todavía quedan algunos aspectos que ya forman parte de la autonomía del país en cuestión, que tiene que ver con el tipo de interés y que tiene que ver con el período de gracia. Pero las normas generales de la refinanciación están recogidas en las principales líneas del Club de París, que nosotros aceptamos.
Su señoría ha hecho mención a la diversificación de destinos y dice que no debe convertirse en dispersión. Estoy completamente de acuerdo con su señoría. No es ésa mi pretensión. Cuando digo mayor difusión, mayor diversificación, me refiero, dentro de las áreas geográficas prioritarias, a hacer hincapié en países que hasta entonces no han sido suficientemente penetrados, por decirlo de alguna manera. Y he mencionado Vietnam, Pakistán y la India, que están en una zona geográfica prioritaria que es Asia, pero donde la penetración de la exportación española y de los créditos no ha sido suficiente. Desde luego, dispersión, ninguna. No vamos a tener pequeños supermercados de FAD y vamos a intentar que el número de países receptores de FAD sea suficiente, no digo pequeño, pero desde luego no demasiado grande.
A continuación ha hecho usted mención a los convenios. Los convenios han funcionado bien, no puedo estar más de acuerdo, han funcionado bien. En aquellos casos en que pueda ser posible continuar con acuerdos bilaterales y con convenios lo vamos a hacer, pero evidentemente no siempre es el mecanismo más adecuado. En cualquier caso, vamos a estar siempre atentos a utilizar los sistemas que entendemos que son más eficaces y que dan mejor respuesta a la finalidad de los créditos FAD.
Ha hecho usted varias menciones al convenio con China. Hay un cierto escepticismo de S. S. a los resultados con China. Le voy a hacer tres menciones. La primera es que no ha habido, en los tres últimos años, incrementos más espectaculares en el comercio exterior de nuestro país que en China. Las exportaciones en 1994 han crecido el 192 por ciento y una parte muy importante, importantísima, ha sido porque se han financiado proyectos; no es que se haya crecido. Si yo le diera ese ejemplo en la exportación a países de la OCE, no podría decir lo mismo, ni siquiera en el crédito a la exportación --FAD no, porque no se recibe--, no podría apuntar el tanto de qué impacto tiene la financiación sobre el crédito a la exportación y sobre la exportación en general. En el caso de China, le puedo afirmar, señoría, de forma empírica, la importancia que han tenido las líneas de crédito, tanto los créditos FAD como los créditos comerciales; ha sido fundamental en el desarrollo de ese comercio, y lo vamos a seguir haciendo. Es verdad que hemos intentado que haya un componente menor de créditos FAD conforme va subiendo la situación económica de China, pero quiero recordar a S. S. --que me lo ponía en comparación con algún otro país más adelante en su intervención--, que China tiene 200 dólares de renta per cápita. Una cosa es que sea grande, pero sigue siendo muy subdesarrollado. Tiene menos renta per cápita que Bolivia y eso no significa, en absoluto, que Bolivia no esté claramente en los países prioritarios en nuestra política de concesión de créditos FAD.
Yo creo que el tema de China, la cuestión política y el respeto a los derechos humanos, es algo que ya hemos tenido oportunidad de debatir muchas veces en esta Cámara. El Gobierno español ha demostrado un alto grado, por una parte, de respeto a los derechos humanos y, en todo momento, en las conversaciones bilaterales con las autoridades chinas, hemos intentado hacer hincapié en ese aspecto, pero no hemos sido tampoco los abanderados en condicionar toda nuestra política de créditos a ese elemento, porque

Página 12647


no lo ha hecho ningún país, y nosotros hemos atemperado nuestra política exterior a ello. En cualquier caso, sí le puedo decir que el Ministerio de Comercio, la Secretaría de Estado de Comercio Exterior, como parte de ese Gobierno, ha sido totalmente respetuosa con la política desarrollada por el Gobierno español con respecto a China. Pero al mismo tiempo, no hemos querido en ningún momento que un excesivo purismo internacional mal entendido pudiera precisamente ir en contra de los intereses de nuestras empresas, porque no lo ha hecho ningún país. Todos los países han intentado mantener un cierto equilibrio entre la petición, que no sea injerencia --no hay que olvidar que China es un país de 1.200 millones de personas, en el que no son especialmente bienvenidas las injerencias extranjeras--, pero sí a las recomendaciones de todo tipo en nuestra política exterior.
No voy a entrar mucho, porque yo creo que ya está más que agotado el tema y S. S. sigue teniendo dudas a pesar de la información exhaustiva que ha recibido en comisiones, en Pleno directamente por el Ministro; usted, señoría con otras casi 150 preguntas contestadas y la posibilidad que ha tenido de estar suficientemente bien informado, y directamente, en la empresa sobre esa operación. Nunca, porque es su obligación como opositor, va a estar usted totalmente de acuerdo. Me extrañaría mucho que en una de mis comparecencias me dijera que está de acuerdo, porque empezaría a pensar que hay algo que no funciona. Es lógico, siempre va a haber algo en lo que usted no esté de acuerdo. Yo le puedo garantizar que el caso de Venezuela es claro, limpio y nítido para el Tribunal de Cuentas español, para la Procuraduría General de la República de Venezuela y para la Contraloría. A pesar de todo, siempre habrá alguien que declare algo que es más fiable que lo que dicen esas tres instituciones. Le puedo garantizar que no es es así y que no hay nada, no existe absolutamente nada y, desde luego, nada que pueda llamársele como usted lo titula, una operación escándalo. Pero curiosamente S. S. es un poco contradictorio argumentando a continuación que cómo es posible que el Gobierno, en el caso de Venezuela, esté presionando al Gobierno venezolano para que pague y que si no se le conceden los créditos FAD.
¿En qué quedamos, señoría? Lo lógico, como se hacen estas cosas --desde luego, en política exterior a nadie se le pone un puñal en el cuello--, si nosotros estamos absolutamente convencidos --porque lo estamos y porque así nos lo dicen esas tres instituciones que he mencionado, pero sobre todo las dos venezolanas-- de que ése es un crédito lícito y cobrable, tenemos que insistir al Gobierno venezolano en que lo debe pagar; no existe ningún motivo que impida pagarlo. Y las relaciones bilaterales funcionarán adecuadamente si no existen obstáculos en el cumplimiento de las obligaciones que los estados, independientemente de los gobiernos, han asumido. Por tanto, es perfectamente coherente. Eso no significa que hagamos un «quid pro quo» cerrado; lo hacemos en unas negociaciones entre países amigos. Pero ellos tienen que comprender, y así se ha comunicado al Gobierno venezolano, que ésa es una obligación de pago absolutamente legítima y que su propia Contraloría le dice: páguese.
Si no se ha hecho hasta ahora no es porque exista ningún motivo, como muchos de los que en esta Cámara se han intentado imputar y que ha quedado suficientemente probado que no es así.
Con respecto a los proyectos multilaterales, para el ESAF S. S. tendrá cumplida cuenta una vez que el propio Fondo Monetario Internacional nos haga llegar esos datos. Sí sabe S. S. que en los créditos ESAF la condicionalidad no es tan directa como en nuestros créditos bilaterales, es una condicionalidad indirecta y está menos ligado que los bilaterales, pero, una vez que el Fondo Monetario Internacional nos comunique todos los créditos, le haré llegar qué tipo de operaciones han ido al ESAF.
Menciona S. S. un tema y tengo que darle la razón. Dice S. S. que el crédito FAD, fondo Quinto Centenario, no ha funcionado suficientemente con el BID. Tengo que decirle que es verdad. Pero no ha sido por culpa nuestra, sino porque realmente de alguna manera los fondos del Quinto Centenario, dicho de una forma muy clara, hacen un poco la competencia a las propias ventanillas crediticias del BID. Como es un crédito y una línea de financiación concesional y comercial gestionada por el propio Banco Interamericano de Desarrollo, no siempre han tenido, tal vez, el interés que tenemos nosotros como españoles en ese aspecto.
Sin embargo, creo que vamos a hacer más hincapié --ya hemos tenido dos reuniones--, y en el próximo viaje del señor Presidente del Gobierno a Centroamérica vamos a dinamizar un par de operaciones que están en el «pipeline» del Banco Interamericano en la línea del fondo Quinto Centenario, como, por ejemplo, el tema relativo a la electrificación en Centroamérica, que creo puede seguir adelante, parte con la financiación del fondo del Quinto Centenario, parte con financiación FAD y parte financiación comercial.
En lo que se refiere a operaciones denegadas en los años 1993 y 1994, precisamente en el proyecto de ley que vamos a traer a esta Cámara una de la cuestiones que se recogen es que sí se va a dar una información, lo más detallada posible, a los miembros de la Comisión interministerial y, por tanto, a SS. SS., siempre que pidan esas resoluciones de la Comisión interministerial, de aquellas operaciones denegadas durante todo el período. No quiero en ningún momento --hasta ahora no se ha hecho, simplemente porque nos parecía una información irrelevante para la Comisión interministerial--, como presidente de dicha Comisión, que se piense que no llevar esos temas a la Comisión interministerial es por opacidad o falta de transparencia en la gestión de los fondos. La transparencia es absoluta. Los créditos del Fondo de Ayuda al Desarrollo, desde el punto de vista financiero, cubren absolutamente todos los filtros, son estudiados primeramente por la Comisión interministerial, a continuación los aprueba el Consejo de Ministros, posteriormente son fiscalizados por el Tribunal de Cuentas, sufren las auditorías externas del agente financiero del Gobierno, que es el ICO, y, al final, siempre existe la fiscalización del Tribunal de Cuentas, a que antes he hecho mención.
Por lo tanto, en ningún momento puede haber esa especie de connotación que políticamente S. S. hace en el sentido de comercio exterior igual a corrupción, Fondos de

Página 12648


Ayuda al Desarrollo igual a corrupción. Exactamente ha dicho S. S.
extorsión, soborno, etcétera. Yo no digo que no existan esas figuras ilícitas en cualquier actividad, pero me cuidaría muy mucho --y así lo quiero hacer, y traslado a S. S. esa inquietud--, porque creo que no es bueno, no sólo para este Gobierno, sino para el país en general, que se esté dando la impresión de que la gestión del comercio exterior, por el hecho de ser comercio exterior, es necesariamente ilícita o que existe un componente de corrupción mayor que en cualquier otra actividad, etcétera.
No existen, en absoluto, pruebas de que eso sea así y poco a poco iremos probando en cada uno de los casos en los que se hace mención a ello que no tiene ningún fundamento.
No puede aceptar eso S. S., porque aceptarlo supondría reconocer que las cosas se hacen bien y eso no es algo que sea nunca de buena aceptación por parte de la oposición y del primer partido de la oposición.
Por último, voy a hacer tres o cuatro menciones sobre las líneas maestras de ese proyecto de ley al que ha aludido S. S. Básicamente las he subrayado durante mi intervención preliminar y quiero decir que las pretensiones fundamentales son las siguientes. En primer lugar, hacer mucho más hincapié que en el propio Decreto-ley en vigor en que los Fondos de Ayuda al Desarrollo son, fundamentalmente, fondos de estímulo e incentivo a la actividad exterior de las empresas españolas, y fundamentalmente de sus exportaciones, aunque ello tenga un componente importante de ayuda oficial. En segundo lugar, que muchos de los temas que están recogidos en las recomendaciones del Tribunal de Cuentas en cuanto a comunicación, transparencia, plan anual, etcétera, van a estar recogidos en dicho proyecto de ley.
A continuación, paso a explicar varios temas que ha mencionado S. S.
relativos a la evaluación y control. En la evaluación y control de los fondos FAD hay una parte que se hace desde el punto de vista financiero y que usted sigue año a año, que es la evaluación de cómo van los créditos, y la evaluación de las operaciones que son financiadas por los créditos, que es precisamente lo que se ha empezado a hacer ahora, y se ha empezado a hacer ahora porque hasta hace muy poco tiempo había muy pocas operaciones que pudieran estar totalmente finalizadas. Ese sistema de encuesta al que el señor Ministro hizo mención, no es que sea un sistema de encuesta, sino que nos hemos dirigido a quienes únicamente nos pueden decir si la operación se ha llevado a cabo o no, que es la empresa. No hemos hecho una encuesta propiamente, sino que 145 empresas han recibido nuestra petición de que nos comunicaran cómo estaba la operación. De esas 145 --enviaremos los resultados--, solamente había 26 operaciones que todavía no se habían terminado y cuatro que habían sido canceladas. Por tanto, el sistema de evaluación y control, sistema que vamos a continuar en esa misma línea, consiste en cartas dirigidas por el Ministro o por mí mismo, como Presidente de la Comisión interministerial, a las empresas y es el que nos va a dar cumplida respuesta sobre la marcha de las operaciones. Que de ciento cuarenta y tantas solamente haya habido tres canceladas, entendemos que es un resultado sumamente favorable.
Su señoría también hace mención al asunto de los pagos ilícitos. España, como miembro de la OCDE, está en el Comité de Pagos Ilícitos, cosa que no tiene nada que ver con los créditos FAD o con la financiación comercial, sino con una problemática sumamente importante. Es una iniciativa de Estados Unidos que está discutiéndose en este momento. Precisamente la última reunión ha tenido lugar en París, en el mes de diciembre, sobre el código de pagos ilícitos en el comercio internacional. España suscribe básicamente los principios fundamentales que se recogen en la documentación que se está discutiendo, pero, obviamente, hay puntos en los que los países europeos --entre ellos España-- no están totalmente de acuerdo con los extremos a que quiere llegar Estados Unidos en esa legislación, puesto que, una vez más, Estados Unidos rodea el problema de la extraterritorialidad en el tema de los pagos ilícitos. Posiblemente ningún país europeo pueda estar de acuerdo al 100 por ciento con la iniciativa de Estados Unidos. En cualquier caso, puedo tranquilizar a S.
S. diciendo que España sigue muy de cerca estas reuniones de la OCDE sobre el código de pagos ilícitos, a las que acude la Directora General de Inversiones Exteriores, dependiente de mi Secretaría de Estado.
También quiero decirle que no existe una caída en la demanda de créditos FAD. Son muchos los casos en los que no podemos aceptar la demanda; es decir que, por supuesto, es mucho mayor la demanda de créditos que la oferta, y creemos que estamos cumpliendo de una manera adecuada, en primer lugar, con los países, que, como S. S. conoce, son los que realmente reciben los créditos, y, después, con las empresas, que son las que se benefician de la financiación de esos créditos concedidos.
Para finalizar, le tengo que decir a S. S., y no intento polemizar, que el Gobierno de Chile no ha dicho en ningún momento que no acepte los créditos porque tema que existe una especie de negociado corrupto. Se trata simplemente de que tienen un sistema de economía de mercado, un nivel de desarrollo y no les parece adecuado el tipo de financiación concesional, sino que quieren financiación comercial. No hay ningún otro motivo, no nos han dicho que exista ninguna otra razón de carácter político. (El señor Hernando Fraile pide la palabra.)

El señor PRESIDENTE: Me pide la palabra el portavoz del Grupo Popular. No se la voy a negar, aunque el reglamento no lo contempla. El Reglamento contempla, con carácter excepcional, la petición de aclaraciones o precisiones, que decidirá la Mesa o, en este caso, el Presidente. Pero, para no prolongar demasiado el debate de un grupo con el Secretario de Estado, o la autoridad compareciente, en exclusiva, creo que sería mejor dar la palabra al resto de los grupos y, al final, dar la palabra al portavoz del Grupo Popular. Si insiste el representante del Grupo Popular en intervenir ahora a lo mejor dispone de menos tiempo, para no prolongar el debate demasiado, puesto que la naturaleza y el sentido de estas comparecencias es a petición de un grupo, como mínimo, por supuesto, pero es un debate con el conjunto de la Cámara, representada aquí por los distintos grupos, no es sólo con el grupo peticionario de la comparecencia.


Página 12649


Sin embargo, dicho esto, como veo, a través de sus gestos, que el señor Hernando desea hacerlo ahora, dispone de dos minutos para aclaraciones o precisiones al señor Secretario de Estado.


El señor HERNANDO FRAILE: Señor Presidente, entiendo que no sólo me corresponde un turno para solicitar algunas aclaraciones, sino que me corresponde también un turno porque el señor Secretario de Estado ha contradicho algunos de mis argumentos y, reglamentariamente, cabe un turno para ello, y además lo ha hecho interpretando cosas que yo no he dicho y utilizando palabras mías de forma sesgada para llevar el agua a su molino. Por tanto, le pediría, señor Presidente, que me concediera también ese turno, puesto que ha contradicho algunos de mis argumentos y porque ha tergiversado algunas de mis palabras.


El señor PRESIDENTE: El señor Diputado dispone de cinco minutos, de acuerdo con el artículo 73, que dice que cuando un Diputado se considere contradicho en sus argumentaciones tendrá derecho a replicar o rectificar por una sola vez y por un tiempo máximo de cinco minutos.


El señor HERNANDO FRAILE: Gracias, señor Presidente.
Señor Secretario de Estado, cuando estuvo el señor Ministro en esta Comisión se quejó de lo mismo que usted, dijo que yo había realizado 100 preguntas, ahora dice usted que son 600, sobre los créditos FAD; no sé en qué quedamos, porque yo, desde entonces, no he formulado ninguna más; sería deseable que ustedes se aclarasen cuando vinieran a estas comparecencias sobre el número de preguntas que he hecho. Evidentemente, he realizado bastantes preguntas, pero preguntas que solamente tienen la posibilidad de efectuar un seguimiento documental porque es el único seguimiento que ustedes han realizado.
El artículo 6 del Real Decreto de 31 de marzo de 1977, en el que se regula el FAD, dice que la Comisión interministerial controlará la ejecución de cada operación y evaluará los resultados de la misma; para ello podrá solicitar la colaboración de los organismos de la Administración y aquellas otras que estime pertinentes. Usted ha sido durante muchos años presidente de esa Comisión interministerial. ¿Por qué jamás ha requerido usted esos apoyos para poder evaluar y controlar la ejecución de cada una de las operaciones, señor Secretario de Estado? Esa es la duda que tenemos: ¿por qué usted no lo ha hecho nunca? Nos alegramos de que ahora formule una serie de encuestas, pero le vuelvo a decir que eso no es lo que dice la norma existente, es que usted tiene que evaluar los resultados y tiene que controlar la ejecución, y eso no se controla mediante una encuesta, eso no es nada más que otro control de tipo documental similar a los que han existido.
Usted nos ha dado los datos y, efectivamente, veo que son 79.575 millones. Yo me alegro de que, al final, hayan podido ustedes, en las dos últimas semanas de diciembre, completar el 35 por ciento de las dotaciones; nos parece muy bien, pero a lo que yo he hecho referencia es que al 14 de diciembre solamente había 50.000 millones, según decía el Ministro, y la última documentación que yo tenía era la correspondiente a la contestación a una pregunta precisamente del 10 de octubre, en la que usted me decía que habían dado 32.000 millones solamente. Creo que mi error es excusable porque ustedes no nos han dado a tiempo los datos, lo que no quiere decir que no esté en crisis el sistema; el sistema está en crisis, señor Secretario de Estado, y está en crisis porque algunos países ya se muestran reacios, no sólo los que se han eliminado del paquete de Helsinki, sino también otros países, con este tipo de ayudas.
Usted conoce el asunto de Argentina, en el que se paraliza un crédito FAD; usted sabe que en Ecuador se ha creado recientemente un problema respecto a la adjudicación de unos trolebuses; usted sabe que durante muchos años, en Panamá, estuvieron en cajas embaladas las dotaciones precisas para hacer un centro comercialÉ Usted sabe que cuando la OCDE elabora un informe sobre las medidas necesarias para luchar contra la corrupción, contra el soborno y la extorsión --que es lo que he dicho-- es porque algo debe de haber; no se lo habrán inventado. ¿Estos señores de la OCDE son una especie de astronautas que viven en otro mundo y que no conocen para nada lo que sucede en el comercio internacional y elaboran informes porque no tienen otra cosa que hacer? Si eso es así, denúncielo usted, ya que los señores de la OCDE se inventan las cosas y elaboran informes que carecen de sentido. No venga usted a decir aquí que yo digo que en todos los temas de cooperación o de ayuda al desarrollo hay soborno y distorsión, porque eso yo no lo he dicho, señor Secretario de Estado, ni lo diré nunca. Sólo en el tema de Venezuela nosotros propusimos una comisión de investigación, y por lo que yo he podido investigar y por los datos que ustedes nos han mandado, que no han sido demasiados, sí le puedo decir que existen más de 1.300 millones que no han sido ingresados por Focoex del dinero que ha pagado Venezuela. Usted puede coger ahora y decir que yo me lo invento o puede coger y abrir una investigación. Durante mucho tiempo les pedimos que ustedes abrieran una investigación, y han investigado lo que ustedes han querido, y han querido ir a quien les venía bien para cumplir sus objetivos.
Solamente los cambios de las fechas de embarque del tipo de azúcar y por el precio pagado se obtiene fácilmente esta cifra de más de 1.300 millones de beneficios no computados en la cuenta de Focoex. Sí decirle que, al igual que la contaduría, hubo una fracción parlamentaria muy importante, presidida por el partido Acción Democrática, y el jefe, el portavoz de la fracción Acción Democrática en un informe interno dijo que había habido parte de ese dinero que se había pagado en comisiones a los señores Colimodio y Sarasola.
Pero no es éste el motivo del debate. Usted verá lo que hace con los datos que yo le doy y usted me dirá que todo está muy bien y que no hay problemas y que no hay objeto de hacer evaluación ni hay objeto de hacer control porque todo es perfecto. Nuestra percepción no es ésa; nuestra percepción es que es necesario hacer evaluación y que ustedes

Página 12650


han cometido un grave error haciendo dejación de unas funciones que les encomendaba la Ley.
Yo me alegro que haya dicho que no ha habido caída en la demanda, pero le rogaría, por favor, que nos remitiera, de una vez por todas, las operaciones no aprobadas a aquellas empresas que han solicitado financiación FAD, empresas españolas, a las que ustedes no les han autorizado la línea de crédito y las razones, porque, aunque usted dice que yo formulo muchas preguntas, también es cierto que ustedes a veces no las contestan, y ése es uno precisamente de los casos más patentes y más evidentes.
Respecto al tema del proyecto de ley, no nos ha aclarado gran cosa. Dí decirle que ya existe un anteproyecto de ley por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores, en el que hacen una regulación de los créditos FAD, que dice, en su artículo 32 de este anteproyecto, que son un instrumento de la cooperación financiera cuya finalidad es contribuir a alcanzar los objetivos de la cooperación para el desarrollo recogidos en esta ley; no hace referencia este anteproyecto a que sea el objetivo prioritario el fin comercial. Además, ya establece un modelo el anteproyecto en el que dice precisamente que esta Comisión interministerial que regule los créditos FAD estará adscrito al Ministerio de Asuntos Exteriores.
A mí me gustaría conocer una opinión de usted sobre este anteproyecto del Ministerio de Asuntos Exteriores, y si responde a la realidad del anteproyecto que ustedes nos van a formular o si se contraviene y no es más que lo que hemos venido anunciando: una batalla más de la guerra que ustedes se traen entre el Ministerio de Comercio y el Ministerio de Asuntos Exteriores sobre el control de los FAD.


El señor PRESIDENTE: Señor Hernando, ya lleva más de ocho minutos.


El señor HERNANDO FRAILE: Señor Presidente, acabo sobre el tema boliviano.
Usted dice que Bolivia es un objetivo prioritario. Como tiene usted los datos y como nos los ha dado a todos, en 1994, 400 millones, el 0,5 por ciento; en 1993, 123 millones, el 0,15 por ciento. China ocupa en 1993 el 12 por ciento y en 1994 estará próxima también al 8 por ciento, y las condiciones financieras siguen siendo más duras para Bolivia que para China. Eso es lo que le estoy diciendo. Me parece que nuestro país tiene mayores intereses históricos y de cooperación con Bolivia que con China.
Yo no pongo en duda que comercialmente haya funcionado bien nuestra ayuda a China, no lo pongo en duda; es más, reconozco que ha funcionado bien, ha abierto un mercado que estaba cerrado, pero, indudablemente, no le acepto que usted diga que ha habido otros países que no hayan condicionado su ayuda a China basándose en el tema de respeto a los derechos humanos, porque sí los ha habido, y usted sabe que empresas multinacionales que no operaban a través de otros países, como era el caso francés, han tenido que utilizar su filial en España para entrar en el mercado chino.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra el señor Secretario de Estado.


El señor SECRETARIO DE ESTADO DE COMERCIO EXTERIOR (Ruiz Ligero): No quisiera en este turno agotar el tiempo. Lo siento mucho, señoría, pero cuando a uno se le desmonta un argumento, tiene que recurrir a otros razonamientos. ¡Qué culpa tengo de que estemos en febrero y de que, dado el cúmulo de respuestas que recibe, todavía no se haya puesto al día de lo que le dije en octubre! Esa no es mi responsabilidad. Maneja usted tanta información que lo que le pasa es que a lo mejor necesita un poco de sistemática. De todas maneras, sea cual sea el número de preguntas y de respuestas que le envío, le puedo decir que es usted el primer Diputado de la Cámara, con diferencia, que recibe información, y le tengo que decir que mucha más de la que, según el artículo 7 del Reglamento de esta Cámara, debería recibir. Recibe toda, precisamente para que no exista en ningún momento ningún criterio de falta de transparencia. No recibe algunas que están claramente dentro de lo que es la confidencialidad de empresas privadas sometidas al derecho mercantil, que luego, supongo que no por responsabilidad de S. S., aparecen con pelos y señales en la prensa y de lo cual tenemos que responsabilizarnos nosotros con esas empresas. Dicho eso, ha habido bastantes y S. S. conoce muchas de ellas. No tengo ninguna imputación que realizar a S. S., porque, una vez que se envía y se hacen fotocopias, es muy fácil que exista esa filtración, que no hace ningún bien.
¿Que no me he preocupado de la evaluación? Creo que he intentado decirle a S. S. que el control y la evaluación económica de los proyectos que son de períodos de maduración largo ha traído consigo el que la evaluación se haya hecho posteriormente. He dicho que la hemos iniciado, que la estamos haciendo y, desde luego, vamos a intentar por todos los medios que se convierta en un sistema. Le puedo decir que una de las formas más importantes de hacerlo es, desde luego, preguntando a las empresas. Por supuesto que después puedo controlar, a través de otras instituciones de la Administración. Hasta ahora no ha habido incidencias graves en ninguna operación y no he tenido que recurrir, como Secretario de Estado y Presidente de la Comisión, a otras partes de la Administración, como hubiera podido ser la Administración tributaria o el Ministerio de Industria para temas técnicos o el Ministerio de Obras Públicas. No ha hecho falta, porque en el control y la evaluación que se está haciendo no ha habido ninguna incidencia importante. Curiosamente, S. S. menciona sólo aquellos casos en los que ha habido alguna referencia específica en prensa, por ejemplo, argentina. Casi siempre han sido los que han perdido la licitación los que han puesto en cuestión el problema de los que la habían ganado, cosa absolutamente normal en el comercio internacional, y S. S. lo sabe muy bien.
Tampoco he pretendido en ningún momento que S. S. considere que todo el comercio exterior está lleno de corrupción, pero, desde luego, en muy pocas ocasiones veo que S. S. utilice en el caso del comercio internacional la máxima de «in dubio pro reo», porque casi siempre hay

Página 12651


que demostrar justamente lo contrario. Mal sistema tener que demostrar la inocencia, cuando lo lógico es al revés. En casi todos los casos se parte de una intuición, una hipótesis que a veces puede ser de gran olfato.
Recuerdo que S. S. desde hace muchos años ha venido comentando, incluso a mí personalmente, que tenían gran cantidad de tremendos «affaires» que irían saliendo. Quiero recordar que S. S. era entonces Senador cuando me dijo en el año 1990 que había una cantidad de cosas sumamente oscuras que algún día irían saliendo. Yo también era Secretario de Estado y usted me lo dijo en el Senado siendo usted Senador en aquella ocasión, si no recuerdo mal, por Guadalajara. Veo que su seguimiento es muy importante, pero los datos que le doy cada vez le van confirmando más que hay muy poco de eso.
Por último, no tengo ningún inconveniente y, como he dicho antes, lo vamos a incorporar a la nueva legislación del FAD y mucho menos voy a negar lo de la transparencia y vamos a enviar lo de las operaciones denegadas. No hay ningún problema. Era un tema puramente interno. De todas maneras, las operaciones no son denegadas a las empresas, porque, repito una vez más, es a los países, pero las empresas entran en esa ley de financiación.


El señor PRESIDENTE: ¿Grupos que piden la palabra? (Pausa.) Por parte del Grupo Mixto, tiene la palabra el señor Albistur.


El señor ALBISTUR MARIN: Señor Secretario, le pido disculpas porque a lo mejor usted ya ha contestado a las preguntas que le voy a hacer, pero en este caso no las nieblas del norte, sino las del centro, han hecho a nuestro avión, de una ciudad ilustre, pero pequeña comparada con otras, retrasarse casi dos horas y no he podido llegar a tiempo a esta comparecencia.
Quería aprovechar su presencia para hacerle dos preguntas. Una de ellas está relacionada con la problemática que se ha producido prácticamente durante todo el año 1994 con el caso China. Parece ser que el Gobierno de China ha pedido que la ayuda que estaba prevista para este año se retrasara prácticamente un año, en función de las perspectivas de enfriamiento de la economía china. Quería saber cómo ha evolucionado esta situación y, sobre todo, qué tipo de empresas se han visto afectadas. Se lo pregunto --cuando ha estado en el País Vasco a lo mejor también se lo han preguntado-- por la problemática relacionada con las pequeñas y medianas empresas que participan en proyectos chinos, sobre todo en equipamiento, máquina-herramienta o bienes de equipo, que, en general, suelen ser las que más se ven afectadas normalmente cuando se produce este tipo de problemas.
En segundo lugar, ¿cuál es la relación actual con Nicaragua, donde parece ser que existe un enfriamiento de relaciones entre el Gobierno español y el de Nicaragua? ¿Es una razón política o es que la situación económica es grave y es imposible poder realizar cualquier tipo de operación económica, porque en el sector empresarial existe una cierta preocupación por lo que allí está sucediendo?

El señor PRESIDENTE: El señor Secretario de Estado tiene la palabra.


El señor SECRETARIO DE ESTADO DE COMERCIO EXTERIOR (Ruiz Ligero): El otro día yo tuve un magnífico tiempo en mi visita al País Vasco.
En este momento no creo que haya que mostrar cierta alarma por la situación en China en cuanto al tema de los créditos. Hablo muy frecuentemente con las empresas que operan en China y ninguna me ha hecho llegar ningún problema especial. Lo que sí es verdad es que una economía que está creciendo como la china, que está creciendo por encima del 10 por ciento del PIB año a año, tiene problemas de recalentamiento, que pueden afectar, como es lógico, a la financiación, pero en este momento no ha surgido ningún problema especial, ni tampoco en las instituciones, bien sean centrales o descentralizadas, en lo que se refiere a las garantías de los créditos. China va a seguir siendo, durante bastante tiempo, un mercado importante de destino de nuestras exportaciones. Lo que sí es verdad es que necesariamente vamos a tener que mantener financiación concesional durante más tiempo del previsto, porque así lo están haciendo otros países. Nosotros creímos que habíamos tenido un primer impacto, desde el año 1985 hasta 1991-92, de una gran importancia en los créditos FAD, pensamos que podíamos levantar el pie del acelerador y dejar más financiación comercial que concesional mezclada, pero hemos visto que China sigue recibiendo desde nuestros principales países competidores mucho crédito concesional y, por tanto, hay que seguir insistiendo en ello.
En cuanto al impacto de las Pymes, yo he comentado el otro día precisamente en Bilbao y en San Sebastián --y lo he dicho también en alguna declaración a los medios de comunicación-- que el hecho de que las Pymes no sean beneficiarias directamente de crédito FAD no significa que no se beneficien claramente. En la encuesta que hemos enviado a las empresas para que avalúen cómo van las operaciones, también hemos pedido que nos digan cuántas son las empresas subcontratistas. Para 140 empresas, hay 1.200 empresas subcontratistas y de esas 1.200 más del 60 ó 70 por ciento son Pymes. Por tanto, aunque directamente no son titulares de las operaciones que reciben la financiación, sí están muy directamente vinculadas, es decir, que sí hay un efecto bastante importante, de manera indirecta, de los créditos FAD a las Pymes.
Respecto a Nicaragua, le puedo decir de manera muy tajante que la situación con Nicaragua en este momento es magnífica. El señor Presidente del Gobierno español se va la semana que viene a Nicaragua en visita oficial, se van a cerrar algunos aspectos financieros que previamente tanto el Ministro de Comercio y Turismo como yo cerramos en Madrid en el último trimestre del año pasado. Ha habido un problema, que se está resolviendo y que influía negativamente en nuestras relaciones, que era la no satisfacción a un número de confiscados españoles que habían sido confiscados en su día por la revolución y que al igual que en otros casos se están siguiendo sus trámites. Ya son varios los ciudadanos españoles que han obtenido satisfacción

Página 12652


de una confiscación previamente hecha por el Gobierno nicaragüense. Fuera de eso, está el problema económico de Nicaragua en el sentido más amplio.
Nicaragua es un país con dificultades muy serias, desde el punto de vista económico. Es un país que tiene una deuda externa seis veces su producto interno bruto. Eso es duro. Lo que puedo decir es que desde el punto de vista bilateral, España está haciendo todo lo posible, colaborando en los organismos multilaterales y a través de nuestra política bilateral, para que nuestras relaciones con Nicaragua sean las mejores posibles, siempre dentro de la enorme limitación que supone un país como Nicaragua que, como digo, tiene una situación económica delicada --mirando simplemente la relación deuda externa-producto interior bruto se ve que lo es-- y necesita de la cooperación internacional.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra el señor Recoder, por el Grupo Catalán (Convergència i Unió).


El señor RECODER I MIRALLES: En primer lugar, quiero dar la bienvenida al señor Secretario de Estado, una bienvenida especial porque es la primera vez que comparece ante esta Comisión y, sin lugar a dudas, no va a ser la última porque los temas que recaen dentro del ámbito de la competencia de su Secretaría de Estado guardan una relación muy directa con el objeto de esta Comisión.
Después de esta introducción, quiero decir que no quiero desmerecer el valor de su comparecencia, ni mucho menos, pero es evidente que llega en un momento en el cual está un poco descafeinada porque sabe usted que hace menos de dos meses compareció el Ministro de Comercio para hablarnos más o menos de lo mismo que usted ha manifestado. No es su responsabilidad, pero quiero que sirva de excusa para justificar que mi intervención va a ser breve, cosa que estoy convencido de que el señor Presidente y el resto de los miembros de la Comisión van a agradecer porque, si no fuera así, entraríamos en una reiteración del interesante debate que ya mantuvimos, en su momento, con el señor Ministro.
Señor Secretario de Estado, quiero insistir en una cuestión que a nuestro Grupo le preocupa y que, por lo que pudo observar en la comparecencia del Ministro, no se centra exclusivamente en este Grupo Parlamentario, sino que es compartida por la mayoría de grupos de la Cámara. Usted nos decía que los FAD están inscritos en el Plan Anual de cooperación internacional, pero a su vez argumentaba que los destinatarios están en la línea del Ministerio de Comercio. El Ministro nos manifestaba, en su comparecencia del 14 de diciembre, que el FAD constituye un elemento fundamental de la política comercial del Estado.
Es evidente que entre estas manifestaciones existe una cierta contradicción entre los criterios que se siguen en la concesión de los créditos FAD y lo que es la política de ayuda oficial al desarrollo.
Ustedes, con su lógica, se ciñen fundamentalmente a los intereses de la política comercial y económica del Estado en el momento de conceder estos créditos. Esos criterios, que son muy loables y que serían muy defendibles, no están en una perfecta sintonía con lo que constituyen los criterios de la política de ayuda oficial al desarrollo; criterios que fueron definidos, en su momento, por el Congreso y el Senado y que han sido ratificados en los PACI.
Con ello quiero decir que no estoy defendiendo una posición que tenga su fundamento en la especial sensibilidad de esta Comisión ante la política de ayuda oficial al desarrollo, sino que es compartida por ambas Cámaras y que está incorporada en los propios PACI. Quería poner en evidencia esa contradicción que se manifiesta, por ejemplo, en las prioridades territoriales que no coinciden, ni mucho menos, con las prioridades manifestadas por el Congreso o Senado o por los mismos PACI. No le voy a dar cifras porque las conoce usted tan bien como yo.
Esta manifestación encierra una crítica, pero, sobre todo, encierra la voluntad de encontrar una solución a este problema. Creo que estamos en un año definitivo e importante para lograr una mayor coordinación y una mayor coherencia de todos los instrumentos que integran nuestra política de cooperación, entre los que juegan un papel protagonista los fondos FAD, así como para encontrar una vía para que las prioridades de la política de cooperación no supongan un obstáculo para ayudar a la internacionalización de nuestra economía en algunos mercados que no necesariamente están incluidas en la AOD porque es evidente que los criterios que la definen son diferentes a los de la política comercial.
1995 ha de ser un año definitivo, en tanto en cuanto existe el compromiso del Gobierno y el mandato de las Cortes, de esta Cámara, de aprobar la ley de cooperación exterior y en tanto en cuanto usted nos ha reiterado hoy lo que ya nos manifestó el señor Ministro en su momento. Si no recuerdo mal, el Ministro fijaba un horizonte temporal desde su comparecencia --es decir, desde diciembre-- de seis meses más o menos --y le estoy hablando de memoria-- para presentar el proyecto de ley que regula los fondos FAD. Creo que deberíamos aprovechar estos importantes debates parlamentarios de cara a la definición de nuestra futura política de ayuda al desarrollo para redefinir el papel de los fondos FAD dentro de esta misma política.
Una segunda cuestión que le quisiera plantear --y guarda una gran relación con la preocupación que ahora le expresaba-- es la relativa a la evaluación del impacto de los créditos. En su intervención me ha parecido entender que la Secretaría de Estado realiza una evaluación desde la perspectiva económica en cuanto a la rentabilidad de los créditos FAD. Yo quisiera saber si ustedes incorporan también la rentabilidad en términos de ayuda oficial al desarrollo. No olvidemos --y no quiero dejar de reiterarlo una vez más-- que los créditos FAD constituyen un elemento fundamental de nuestra ayuda oficial al desarrollo. Yo sé que es costosa la evaluación de estos créditos dentro de esta perspectiva. Es mucho más fácil efectuar una valoración estrictamente económica o comercial, pero quisiera saber si ustedes incorporan estos criterios y qué previsiones tienen al respecto.
Por último --y pienso que deberíamos resolverlo también dentro de este año 1995--, constatamos una vez más la falta de un único órgano administrativo coordinador de la ayuda oficial al desarrollo. De hecho, es una constatación

Página 12653


que el Senado, en su reciente informe del año 1994, ya ponía de manifiesto. Además de constatarlo, quisiera conocer la opinión del señor Secretario de Estado, que evidentemente será muy valiosa.
Nada más.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra el señor Secretario de Estado.


El señor SECRETARIO DE ESTADO DE COMERCIO EXTERIOR (Ruiz Ligero): Señoría, en primer lugar, no acabo de terminar de entender dónde está la contradicción entre lo que planteó el señor Ministro en su comparecencia y lo que yo he comentado. A continuación, abunda S. S. en la contradicción entre las líneas maestras del Plan de cooperación y la política comercial y económica.


El señor RECODER I MIRALLES: Perdón, señor Secretario de Estado, entre sus manifestaciones y las del señor Ministro no encuentro contradicciones.


El señor SECRETARIO DE ESTADO DE COMERCIO EXTERIOR (Ruiz Ligero): Es decir, se refiere a los planes generales.
Señoría, más que contradicción, si tuviéramos que establecer una especie de gama de los instrumentos de ayuda al desarrollo que tiene el país, nuestra gama --y lo he dicho muchas veces-- sería la más dura de todas, sería la menos generosa de todas --dicho de forma amplia--, o la que puede parecer menos solidaria. No estoy muy seguro. Yo me apunto al lema chino de que no hay que darles pescado sino enseñarles a pescar y creo que en ocasiones mucho dinero que se destina a financiar este tipo de proyectos tiene más utilidad que si va directamente a la ayuda humanitaria, que también considero debe existir.
Yo no creo que exista esa contradicción. En el contexto del Plan anual tiene perfecta cabida ese tipo de proyectos, pero sí es verdad --su señoría lleva total razón y lo he dicho muchas veces en esta Cámara-- que para el Ministerio de Comercio y la Comisión Interministerial hasta ahora han primado mucho más las razones de política comercial y de política económica exterior que las de ayuda al desarrollo. Lo cierto es que el protagonismo fundamental de la ayuda al desarrollo en el país es ejercido por aquel organismo, dentro del Ministerio de Asuntos Exteriores, que tiene una competencia clara y específica sobre ese tema, que es Cooperación Internacional. Nosotros aportamos a la ayuda oficial al desarrollo y tenemos una buena coordinación con el Ministerio de Asuntos Exteriores y con la Secretaría de Estado. Incluso estamos en conversaciones para ver si en el futuro nos podemos poner de acuerdo en a qué países vamos y si vamos al tiempo tiempo, antes o después. Estamos hablando de la posibilidad de que si, por ejemplo, Asuntos Exteriores elabora un plan de cooperación directo en fondos no retornables destinado a no sé qué país con un fondo de asistencia técnica, ese fondo de asistencia técnica, que es útil «per se» y que es cooperación a fondo perdido, que es no retornable, tenga al mismo tiempo un valor económico importante de cara al futuro para empresas españolas. Creo que eso es perfectamente legítimo y lo hacen todos los países.
Creo que, de verdad, no existe esa contradicción. Ahora bien, si ponemos los tres extremos de la cooperación, entre la ayuda alimentaria de urgencia con Ruanda y la construcción de una planta potabilizadora en Nicaragua, probablemente nosotros estamos haciendo mucho más hincapié en esta última que en la otra, pero no sé si existe verdadera contradicción.
En cualquier caso, lo que sí es verdad --y en esto tengo que darle toda la razón a su señoría-- es que con el anteproyecto de nueva ley de cooperación y con el anteproyecto de ley de los nuevos FAD que van a venir a esta Cámara, vamos a intentar cubrir --creo que con la participación y la discusión parlamentaria de SS. SS. se va a conseguir-- todos esos flancos que el funcionamiento, tanto de la cooperación pura como de los FAD, ha venido planteando en los últimos tiempos. Uno de ellos, por ejemplo, es el que S. S. destaca respecto al impacto de los créditos desde el punto de vista del desarrollo. No lo hemos hecho, señoría. La evaluación que hemos hecho durante todo este tiempo ha sido fundamentalmente económica y comercial; eso es cierto. Es verdad que han tenido ese impacto en el desarrollo, pero nosotros no lo hemos hecho. Así como en la evaluación lo hemos empezado a hacer unos años después del inicio, el financiero se ha realizado desde un principio. Tengo que decir que todo este proceso es muy joven, tiene 17 ó 18 años a lo largo de los cuales el país está haciendo financiación al desarrollo y, por tanto, vamos aprendiendo poco a poco con la experiencia propia y con la de los demás. Evidentemente, la evaluación del impacto de los créditos sobre el desarrollo es algo que deberá estar recogido en la ley de los nuevos fondos o en la propia ley de cooperación internacional.
Usted me pregunta mi opinión --lo ha hecho en varias intervenciones-- sobre el único órgano administrativo. A mí lo que me parece que debe existir es una absoluta y buena coordinación, y yo creo que esa absoluta y buena coordinación la da la Comisión Interministerial para la Cooperación Internacional, de la que forma parte el Ministerio de Comercio con el Ministerio de Asuntos Exteriores. Lo que sí es verdad es que hay una parte, que es la de los fondos de ayuda al desarrollo, que precisamente por su vertiente comercial y económica ha estado donde está hasta ahora, sin que eso signifique en absoluto que no esté coordinada con el Ministerio de Asuntos Exteriores. Lo que señala el informe del CAD y lo que se indica en todos los criterios en el mundo de la cooperación es que lo que debe existir es una buena coordinación. Que necesariamente esa coordinación tenga que venir establecida porque sólo dependa de un órgano, yo creo que es difícil. No estoy hablando solamente del Ministerio de Comercio, estoy hablando de la cooperación que lleva cada uno de los ministerios, de la cooperación que en el mundo del trabajo lleva el Ministerio de Trabajo, de la cooperación del Ministerio de Obras Públicas o de la del Ministerio de Industria con las pymes, etcétera. Lo que sí se debe exigir --eso sí que es una obligación del Gobierno y creo que está haciendo lo

Página 12654


máximo en ese sentido-- es una coordinación adecuada y un conocimiento exhaustivo de todos los medios que pone el Estado, y sobre todo ahora ya que, como usted decía muy bien, éste es un año crucial porque los compromisos que ha adquirido el Gobierno en esta Cámara se van a poner sobre la mesa y van a ser muchísimos fondos los que se van a destinar a la ayuda al desarrollo. Creo que es muy importante que se haga hincapié en todo aquello que tenga que ver con una asignación adecuada de los fondos y con un control posterior de los mismos.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra el señor Vázquez, por el Grupo Parlamentario Federal de Izquierda Unida.


El señor VAZQUEZ ROMERO: También quiero empezar mi intervención saludando la presencia del señor Secretario de Estado en esta Comisión por primera vez. Le aseguro que no será la última si la legislatura dura. Tengo que reconocer que gran parte de los argumentos de fondo ya han sido tratados fundamentalmente por el señor Recoder. En cualquier caso, quiero insistir sobre alguno de ellos.
Ni yo personalmente ni mi Grupo tenemos voluntad o vocación de censor jurado de cuentas como para entrar en el detalle de cualquiera de las operaciones de los créditos FAD. Nos importa mucho más la discusión política, y teniendo en cuenta que ésta es una Cámara fundamentalmente de debate político, es ahí donde hay que llevar la discusión.
Si partimos de la base de que los FAD significan alrededor del 50 por ciento --discutíamos el 14 de diciembre con el Ministro si eran el 35 ó el 55--, aproximadamente la mitad de la ayuda oficial al desarrollo que dedica el Estado español a ese epígrafe son fondos FAD. Usted dice con toda claridad que los FAD son un elemento de promoción de exportaciones y de implantación de empresas españolas en el exterior y, de forma absolutamente residual, muy residual, son ayuda al desarrollo. Nos encontramos con la primera contradicción señalada anteriormente. Es decir, estamos dando la mitad de la ayuda oficial al desarrollo a países que tienen un determinado nivel de renta per cápita, un determinado nivel de desarrollo económico que haga posible que retornen esos créditos FAD.
Por tanto, estamos lejos de la utilización de esos FAD para la ayuda al desarrollo, estamos claramente en la dinámica comercial de los mismos.
Haré un inciso aquí. Respecto a la operación de venta de azúcar a Venezuela, que se ha citado anteriormente, realizada en el año 1989, si no recuerdo mal, tengo que reconocer que no fui capaz de encontrar irregularidades dignas de mención en el informe del Tribunal de Cuentas español ni en el equivalente del Tribunal de Cuentas de la República de Venezuela, ni en el informe de la Contraloría de Cuentas de la República de Venezuela. En aquella ocasión, cuando el Partido Popular lo presentó, estudié aquellos informes detalladamente y no fui capaz de encontrar irregularidades. Esto no quiere decir que no sea necesario, no sólo por ese caso sino por otros que han aparecido en medios de comunicación, afinar los instrumentos para evitar las comisiones excesivas, las comisiones ilegales o al menos la sospecha de que pueda haber, en el trasfondo de este tipo de operaciones, irregularidades de tipo económico.
Creo que eso va en beneficio de todos, fundamentalmente de la imagen de nuestro país en el exterior.
Como decíamos antes, si los FAD significan el 50 por ciento de la AOD y se dedican fundamentalmente a promocionar nuestro comercio exterior y no a ayudar al desarrollo de los países que lo necesitan, estamos incumpliendo acuerdos de esta Cámara y del Senado, estamos incumpliendo el informe que elaboró el Congreso en noviembre de 1992, en el que se establecían las líneas fundamentales de la política de cooperación y ayuda al desarrollo del Estado español. Es decir, no estamos siendo coherentes cuando nombramos unas cosas de manera y les damos un uso bastante alejado de su epígrafe.
Decía el ministro de Asuntos Exteriores hace relativamente poco tiempo en esta Comisión, cuando hablábamos de la tendencia hacia el 0,7 del PIB para ayuda a los países empobrecidos, etcétera, que había aumentado la conciencia ciudadana en nuestro país que posibilitaba que el Gobierno hiciera el esfuerzo de intentar llegar al 0,5 en el año 1995 en el que estamos; y que había crecido esa conciencia ciudadana gracias al esfuerzo de determinadas ONG, de determinados movimientos ciudadanos. Creo que eso se correspondía con la realidad y obligaba a que se hiciera el esfuerzo por parte de todos de dedicar mayor cantidad de recursos económicos a este menester, no sólo por razones de tipo solidario, altruista, sino incluso por el propio interés, no sólo pensando en el corto plazo del fomento de nuestro comercio exterior, sino en una idea de más calado, en la imposibilidad de concebir nuestra vida en el contexto de la Unión Europea con normalidad, a medio o a largo plazo, rodeados de subdesarrollo y de miseria. Por propio interés nuestro, tenemos que ayudar, al menos a los más cercanos y a ser posible al resto del mundo, desde nuestra posición de privilegio, a que esas diferencias insultantes se vayan reduciendo, repito que incluso por nuestro propio interés.
Esa conciencia ciudadana que sin duda ha ido aumentando, cuando conoce que, del 0,5 teórico de ayuda oficial al desarrollo al que se podrá llegar en el año 1995, aproximadamente la mitad lo van a constituir fondos FAD y que el objetivo de esos fondos FAD va a ser exclusivamente la promoción del comercio exterior y la implantación de nuestras empresas en el exterior, va a sentir que se está frustrando una expectativa y un objetivo que fue capaz de movilizar a buena parte de nuestra sociedad.
No seré yo quien me niegue a que nuestras empresas encuentren beneficio de esa política comercial, pero yo creo que sería mucho más razonable que en esa próxima ley que usted nos avanza, y que no hará más que cumplir lo acordado por esta Cámara, los créditos FAD vayan reduciendo su importancia en el conjunto de la ayuda oficial al desarrollo, y que todo lo que signifique el papel que hoy juegan los FAD de fomento del comercio exterior se tramite a través de los otros organismos de promoción comercial con que cuenta nuestro país para ir adecuando más

Página 12655


los nombres a las realidades, para ir adaptando más lo que es un teórico fondo de ayuda al desarrollo a la realidad de ese necesario desarrollo.
Usted ha citado cinco criterios para la concesión en este año 1995. A mí me parece que son criterios estrictamente comerciales a los que habría que añadir algunos más como, por ejemplo, el respeto a los derechos humanos. Se ha citado antes el caso de China y yo quiero mencionar el caso de Indonesia, donde esa violación de los derechos humanos es palmariamente reconocida por todos los organismos internacionales y, sin embargo, sigue siendo uno de nuestros mayores receptores de fondos FAD.
Usted ha citado antes que en 1994 los cinco primeros fueron Argentina, China, Uruguay, Ecuador y Marruecos, por ese orden, y, si no estoy equivocado, el sexto es Indonesia, donde --repito-- la violación de derechos humanos es constantemente denunciada en muchísimos organismos internacionales. El respeto a los derechos humanos por parte de los países receptores, no sólo de créditos FAD desde la óptica comercial sino de ayuda oficial al desarrollo desde su más pura concepción, debería ser una condición casi «sine qua non».
Desde mi punto de vista, también sería importante introducir criterios, en este caso desde la óptica comercial, a la hora de conceder créditos FAD teniendo en cuenta la protección de los derechos de los trabajadores de los países receptores, entre otras cosas para evitar algo que está ocurriendo continuamente, que es esa especie de «dumping» social que se produce entre los países del llamado Tercer Mundo, del mundo empobrecido, y del mundo desarrollado, cuando determinada ausencia de protección social está favoreciendo una competitividad falsa y está introduciendo criterios de darvinismo poco tolerables en el mundo en que vivimos.
Decía usted antes que la Comisión Interministerial es absolutamente transparente y que pasa todos los controles que tiene que pasar. Sin embargo, en algunos casos de operaciones, si no de venta de armas directamente con créditos FAD sí de venta de materiales susceptibles de doble uso a esos países que además son poco cuidadosos con el respeto a los derechos humanos, es difícil acceder a ese tipo de información. Si usted es defensor de la transparencia de resoluciones de esa Comisión no tendrá inconveniente --y ya se lo avanzo a los demás grupos-- en que el Grupo Parlamentario que apoya al Gobierno suscriba una proposición no de ley que va a presentar mi Grupo pidiendo la publicación trimestral de los fondos de las operaciones con créditos FAD que se dediquen o se puedan dedicar directamente a la venta de armamento o bien a materiales susceptibles de doble uso. Ya sé que se dice que desde el año 1990 España no ha utilizado ningún crédito FAD para vender armamento, sin embargo, hay algunos datos que no acaban de estar de acuerdo con esa afirmación.
Por ejemplo, en diciembre de 1992 el Consejo de Ministros aprobó un crédito FAD a una empresa española Defex, que se dedica a la exportación de productos de la Defensa española, lo que de alguna manera indirectamente está favoreciendo con fondos FAD ese tipo de actividades poco acordes con acuerdos, normas y convenios internacionales. Me gustaría alguna precisión a ese respecto. También me gustaría que me contestara si los recortes presupuestarios que ha anunciado el Ministro de Hacienda estos días pasados van a repercutir en esa tendencia hacia el 0,5 del PIB de ayuda oficial al desarrollo en este año 1995.
Ha dicho usted que hasta ahora únicamente han evaluado los efectos comerciales de los créditos FAD. Ya lo ha dicho y no hace falta insistir sobre ello, pero espero que usted esté de acuerdo conmigo en que además de los criterios comerciales para evaluar los resultados de esa aplicación de los FAD a determinados países, el Gobierno español se dote de los medios adecuados para poder evaluar el impacto sobre las otras variables, no de comercio, sino de reducción de la pobreza, de aumento de la calidad de vida, etcétera, de los países receptores de este tipo de créditos.
Acabo, señor Presidente. En ese proyecto de ley que reforme la situación actual de los FAD debería ser obligatorio ir reduciendo --como decía anteriormente-- su importancia en el conjunto de la AOD y dedicar parte de los créditos FAD actuales para la promoción del comercio exterior a través de esos organismos de promoción exterior comercial con que ya cuenta el Estado español. Además, sería importante establecer las normas más estrictas posibles para impedir cualquier sombra de sospecha en ese tipo de actividades de comisiones excesivas o ilegales que arrojan en algunas ocasiones sombras de duda a las que usted ya ha contestado anteriormente.
Estamos repitiendo un debate que ya tuvimos el 14 de diciembre con el Ministro de Comercio. Lógicamente, las coordenadas que mueven su acción, señor Secretario de Estado, y las que mueven al Ministro son las mismas; ambos están, por aquello de la lógica de las cosas, impregnados de la lógica comercial, razón de más para que se apoye una petición, bastante sensata de muchos grupos de esta Cámara, de que salgan directamente de la órbita de comercio, sin que ustedes estén exentos de participar en la concesión de los FAD, y pertenezca más el control de los mismos al Ministerio de Asuntos Exteriores, porque también por la lógica de las cosas es posible pensar que desde ese otro Ministerio se tenga más cuidado en lo que significa realmente la ayuda al desarrollo, y siendo importante la ayuda a la promoción del comercio, no sea el único y esencial motivo de concesión de los mismos.
Yo acabaría aquí, señor Presidente, y me gustaría que el señor Secretario de Estado me diera respuesta a algunas de mis preguntas.


El señor PRESIDENTE: El señor Secretario de Estado tiene la palabra.


El señor SECRETARIO DE ESTADO DE COMERCIO EXTERIOR (Ruiz Ligero): A mí me gustaría hacer algunas puntualizaciones que creo que son importantes. El hecho de que nosotros reconozcamos que tanto el origen como la evolución de los créditos FAD tienen una vertiente más fundamentalmente económica y comercial, no quiere afirmar dos cosas: primera, que el impacto es muy importante sobre el desarrollo. Nosotros no damos un crédito FAD a ningún país que supere los 3.000 dólares de renta

Página 12656


«per cápita». ¿Podemos pensar que porque les demos créditos a Bolivia, a Perú, a República Dominicana, a Nicaragua, o a Honduras, no son países en desarrollo? Son países en desarrollo, y hasta ahora y durante mucho tiempo era el único mecanismo verdaderamente importante desde el punto de vista económico.
También tengo que decir que no es el 50 por ciento. El 50 por ciento lo fue un año, señoría. Después, el promedio ha sido del treinta y tantos por ciento. Pero va a ser menos, se va a ir reduciendo cada vez más, porque los Fondos de Ayuda al Desarrollo, según las perspectivas presupuestarias, no se van a mover de la cifra en la que están, con lo cual van a ir perdiendo importancia relativa. Según nuestros cálculos, si en el año se cumple el 0,5 del PIB estaremos hablando de 244.000 millones de pesetas de incremento más la dotación inicial, con lo cual 80.000 sobre esa cantidad, sobre casi 300.000 millones, va a quedar bastante diluida. Yo creo que razonablemente, conforme el país se va haciendo adulto, desde el punto de vista de la cooperación internacional, va a tener cada vez más la orientación a que hace mención su señoría.
Sin embargo, quisiera comentarle --porque estamos en un mundo que no es precisamente de palomas-- que en Alemania e Italia, según los últimos datos dados precisamente por «International Trade», que es una publicación norteamericana, el 66 y el 88 por ciento de sus créditos respectivamente son créditos ligados. A pesar de que, como es lógico, son muchos más generosos y solidarios que nosotros, yo le puedo garantizar, señoría, que la mayor parte de la cooperación que dan, como no hable alemán o italiano en muchos de esos casos, no se da. Quisiera llevar eso al ánimo de SS. SS., en el sentido de que no nos pasemos de manera pendular hasta llegar a pensar esto de una manera absolutamente clara --y estoy de acuerdo con las proposiciones y resoluciones que ha hecho esta Cámara-- y que no perdamos de vista que en la cooperación al desarrollo siempre se ejerce una influencia política y que una parte importante de dicha cooperación tiene una vertiente económica, sin que con ello quiera decir que sea la única, ni muchísimo menos. Quiero dejarle tranquilo en el sentido de que la participación de los FAD sobre el total va a ir disminuyendo en términos relativos y empezará dentro de nada.
Al mismo tiempo S. S. hace mención a algo que desde la perspectiva de los países en desarrollo no se ve con agrado: el dumping social. A veces es difícil que por una parte seamos extraordinariamente generosos y solidarios en ese tema y que, sin embargo, en el tema del comercio y derechos sociales parezca que tenemos otros registros --lo digo en general, no me estoy refiriendo a S. S.--, y los países en desarrollo nos pueden acusar de que, por una parte, parece que estamos siendo sumamente generosos en la cooperación para el desarrollo y, sin embargo, luego imponemos una serie de cortapisas a esos países para que cumplan las normas de la OIT --con las que estoy absolutamente de acuerdo-- que tienen que cumplir. (El señor Vázquez Romero: ¿Qué desarrollo es ése?) En cuanto a la publicación no hay ningún problema. La publicación, de hecho, se hace, porque todos los datos que se le han enviado son las resoluciones de la Comisión interministerial y del Consejo de Ministros.
No se publica --y ya he dicho que no tenemos ningún inconveniente en publicarlo en lo sucesivo-- el listado de operaciones que pasan por la Comisión, no sólo de las que se aprueban, sino también de las que se deniegan.
Quisiera contestar a S. S. a un tema que me parece importante. Por criterio de la propia Comisión interministerial las comisiones en los casos de créditos FAD no pueden superar nunca el 3 por ciento. Estas comisiones se fijan y de ello tenemos control los funcionarios públicos.
Que puedan existir comisiones ilegales por su propia naturaleza nosotros lo desconocemos, si es que existen. Y si en un momento determinado se descubre o existe la más mínima implicación de que existan comisiones ilegales, nosotros vamos a ser los primeros interesados en acabar con ello. Incluso en el caso de comisiones ilegales --y a la palabra comisión se le está dando una connotación que en el comercio internacional no es precisamente negativa--, éstas están limitadas en el caso de que la financiación sea concesional, y no se conceden ese tipo de comisiones y tienen que ir en la documentación de la operación. Lo que nosotros no podemos controlar es que se concedan comisiones ilegales --si son ilegales por su propia naturaleza, nosotros las desconocemos--, pero sí controlamos claramente ese tema.
En relación con el tema de material de Defensa volvemos a una historia a la que se le está dando más importancia de la que realmente tiene. Es verdad que desde el año 1990 no hay financiación de material de defensa con cargo al FAD. El hecho de que en un momento determinado la empresa Defex actúe en una operación de venta de camiones al Ministerio de Defensa de no sé qué país, es porque el material no es ni susceptible de doble uso. En ocasiones --y creo que el Ministro así lo ha manifestado aquí y lo repito-- hay países en los que la institución que articula los suministros hasta de pan o de primeras materias es el ejército; por tanto, el que en un momento determinado, por ejemplo a Costa de Marfil, se le conceda un crédito FAD para 50 camiones Pegaso o Land Rover no creo que deba interpretarse en el sentido de que nosotros estamos concediendo créditos FAD para defensa, aparte de que se toman las cifras completamente sesgadas y por este motivo el otro día tuve que aclararlo ante los medios de comunicación. Se habla de un 25 por ciento, etcétera.
Incluso se incluyen operaciones que no nos competen a nosotros realizadas con anterioridad con Egipto; pero aun contando con la operación con Egipto que fue tremendamente importante, el porcentaje es muy pequeño.
También es verdad que somos absolutamente respetuosos --a partir de una resolución que tomó esta Cámara en el año 1990-- y no se financian créditos para material de defensa ni de doble uso, eso puedo garantizárselo a S. S. y ése es el criterio. ¿Que se puede colar alguna? Entonces responderemos en esta Cámara, pero no es el criterio general ni es la norma.
Por otra parte, en cuanto a que exista una clara diferenciación y que el Ministerio de Asuntos Exteriores sea quien lleve la cooperación y nosotros nos dediquemos más al tema comercial y económico, le repito a S.
S. que

Página 12657


en todos los países existe una clara coordinación entre los Ministerios de Cooperación o de Economía y los Ministerios de Asuntos Exteriores.
Nosotros también vamos a intentar llevar a cabo esa coordinación y tal y como hemos establecido con el Ministerio de Asuntos Exteriores, vamos a delimitar muchas veces los campos. Nosotros no podemos dar un crédito, ni siquiera concesional, a un país como Mozambique que tiene 60 dólares de renta per cápita, esto sería como hacernos trampas en el solitario. Ahí la cooperación es pura y dura y a fondo perdido. Por eso nosotros no vamos a Mozambique. Sin embargo, hay países con los que sí podemos cooperar, porque pueden devolvernos los créditos, ya que éstos son muy favorables; créditos a 30 años, con 10 de carencia, al 1 por ciento, y están al alcance de determinados países, que, además se acostumbran --tema muy importante-- a que la cooperación al desarrollo vale dinero y a que es importante, aunque sea de manera muy generosa, devolver esos créditos.


El señor PRESIDENTE: El señor Cremades, en nombre del Grupo Socialista, tiene la palabra.


El señor CREMADES SENA: Quiero, en primer lugar, agradecer la presencia del Secretario de Estado en la Comisión en este año, año en el que esta Comisión va a tener bastante trabajo debido a los proyectos pendientes de desarrollar.
Cuando se leen en la prensa declaraciones como que el FAD se está asemejando en este momento al GAL, y esas declaraciones las hacen importantes responsables de la AOD, teniendo presente que el FAD y el GAL lo único que tienen en común es la «A» del centro y con significado totalmente diferente, a mí me hace pensar si nosotros, los responsables políticos, nos estamos equivocando, porque esa información es tremendamente negativa para la ayuda oficial al desarrollo.
Es curioso darse cuenta de que todas las resoluciones de esta Cámara relativas a la AOD han sido por consenso: el informe de las líneas generales de cooperación y ayuda al desarrollo, los acuerdos del último debate de los Presupuestos Generales del Estado, donde lo hemos incrementado hacia ese 0,5 por ciento; la proposición no de ley del Grupo Popular que se debatió en el Pleno; todas por consenso, y, a continuación, uno observa cómo, después de ese consenso en las resoluciones, las interpretaciones que cada uno hacemos son totalmente distintas.
Se habla de crisis del FAD porque no se gastan los 80.000 millones destinados a esto, y cuando se aclara que sí se gastan se sigue hablando de crisis por otras causas. Cuando se habla de los retornos y que queda claro que son cobros, que no están incluidas condonaciones, etcétera, se sigue insistiendo en que no se cobra lo que se debería cobrar. Creo que esto es negativo para la AOD. Es negativo porque nosotros mismos confundimos el instrumento FAD y los objetivos que desde 1976 marca el Fondo de Ayuda al Desarrollo; por eso lo queremos reformar con ese proyecto de ley que tiene que venir a la Cámara proximamente. Mezclamos la AOD y el FAD en un totum revolutum que nos confunde a todos. Es evidente que para el FAD no es objetivo prioritario la AOD pura y dura, eso lo sabemos todos. Es evidente que el FAD atiende una demanda importante de la sociedad, como es el apoyo a las empresas exportadoras españolas, y que, como aquí se ha dicho --y yo me alegro--, será muy positivo en el caso de China abriendo un mercado importante --por fin se reconoce aquí que esas operaciones con China son importantísimas desde un punto de vista comercial y desde un punto de vista de ayuda al desarrollo--. También me alegra que en casos como el de Venezuela, que nos han traído durante meses, lleguemos a la conclusión, puesto que ninguno demuestra las irregularidades dichas en medios de comunicación e incluso en esta Cámara, de que son percepciones y sospechas.
Pero a la vez que el FAD cubre ese objetivo de apoyo a las exportaciones españolas y, por tanto, a la industria española, ¿tenemos la culpa nosotros de que eso compute como AOD en muchos casos? Esa es una pregunta que me he hecho varias veces. ¿Por qué hemos de renunciar a que una parte de esos créditos, que están destinados esencialmente a fomentar las exportaciones españolas, los pueda computar el CAD como AOD? ¿Tenemos que renunciar al porcentaje que eso pueda significar en nuestra AOD global? ¿Por qué? Si no lo hace ningún país. ¿por qué hemos nosotros de renunciar a eso? Esa es la pregunta que yo me hago.
Evidentemente, hay que ir reduciendo el pilar FAD como AOD global de este país. Ya lo explicó el Ministro. A medida que vayan siendo mayores los retornos, es evidente que eso no puede computar como cantidad de AOD, y ese propio fondo será suficiente para refinanciarse, año tras año, con los retornos que se vayan obteniendo. Lo hemos dicho en esta Cámara.
Cuando se tiene el temor de que el pilar FAD de la AOD global española pueda seguir significando ese porcentaje, que yo reconozco que sigue siendo alto en el montante global de AOD, no el 50 por ciento, aunque no vamos a discutir porcentajes, es evidente que si en este año 1995 hemos decidido incrementar hasta el 0,5 por ciento la ayuda oficial global al desarrollo con respecto al PIB y seguimos manteniendo 80.000 millones de FAD, creo que cualquier persona entiende que se va reduciendo el pilar FAD como componente importante de la AOD española. Por tanto, cuando se habla de AOD, no se puede seguir hablando de aquellas cuestiones que no se ajustan a las líneas generales de política de ayuda oficial al desarrollo establecido en esta Cámara, ciñéndonos solamente al FAD; creo que de ahí viene la confusión que yo citaba en esa información de prensa que he leído cuando alguno hace esa comparación del FAD y del GAL a que me he referido al principio de mi intervención. Es evidente que el PACI establece unas líneas generales de cooperación y de la AOD global, pero también es cierto que el Fondo de Ayuda al Desarrollo, al tener que atender prioritariamente a criterios comerciales, a criterios exportadores, a la oportunidad que en el algunos casos hay que tener sobre nuevos mercados, unido al hecho de que eso condiciona mucho las concesiones de los créditos FAD, evidentemente, ello da lugar a que Asia, como ha dicho el Secretario de Estado, en el año 1993, se convierta en un área

Página 12658


geográfica prioritaria, cuando para nosotros no es la segunda área prioritaria en ayuda oficial al desarrollo y en cooperación. Pero si venimos a reconocer que abrir el mercado chino es y ha sido muy positivo para España y también para el desarrollo mundial de un país de las características de China, tendremos que tener presente que Asia --si hablamos del FAD-- es la segunda área geográfica en el año 1993, pasó a la tercera en 1994, de lo cual nos alegramos, puesto que no está en el área prioritaria de AOD, pero ello no quiere decir que Asia sea el área prioritaria de AOD global española, porque queda compensada y pasa a tercer lugar si incluimos la AOD total que viene a través del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Se sigue insistiendo en el tema de la venta de armas y de la cláusula democrática en la concesión de créditos FAD. Yo he dicho en alguna otra intervención en esta Comisión que la venta de armas, normalmente, no se hace a través del FAD desde el año 1990, sino que hay otro instrumento que conocemos todos, que es el CARI, a través del cual se venden las armas. Otro debate, que no es éste, sería sobre la conveniencia o no de vender armas o no venderlas y de qué hacemos con las empresas españolas fabricantes de armas y qué reivindicaciones de esos trabajadores podemos apoyar o no cuando existen algunas reestructuraciones o algunos intentos de rebajar esa cantidad de producción de armas, pero ése no es el debate de hoy. Lo que sí es importante decir hoy es que la venta de armas no se hace a través de un FAD, puesto que hay otros mecanismos, y si se hiciera alguna susceptible de material de doble uso, no computaría como AOD. Por lo tanto, ese crédito no estaría finalmente computando como AOD, y no estaríamos diciendo que se ha producido en ese caso concreto, si existiera, alguna transgresión a las directrices internacionales de la OCDE, del CAD y de nosotros mismos en esta Cámara sobre la ayuda oficial al desarrollo.
Yo quiero terminar diciendo que ayuda oficial al desarrollo mundial es todo, que los países en vías de desarrollo tienen una gradación importante, desde los países que necesariamente tienen que recibir AOD no ligada, ayuda pura y dura, por decirlo de alguna manera, a otra serie de países en vías de desarrollo, a los que evidentemente se puede acceder a través de créditos concesionales ligados, y donde a la vez hay una reciprocidad positiva a la hora de los beneficios de esos créditos, del país que los concede, en este caso España, y del país que los recibe, porque va creando, va mejorando las infraestructuras de ese país, sobre todo si, como ha dicho el Secretario de Estado, incluso en los créditos FAD (que, repito, no es su objetivo prioritario y que deben seguir existiendo, aunque computen como AOD la ayuda oficial al desarrollo) hay apoyo a las exportaciones sobre todo, si somos escrupulosos en reconocer que sectores como la sanidad--como se ha dicho aquí--, sectores como la electrificación de una zona, etcétera, van a colaborar mucho en el desarrollo de los países a los que les son concedidos estos créditos.
Por lo tanto, en cuanto a áreas geográficas, en cuanto a sectores prioritarios, no está el FAD muy desencaminado de las líneas marcadas en la AOD en esos dos temas, lo cual quiere decir, a mi juicio, que desde el Ministerio se está haciendo un esfuerzo importante, aunque no debiera ser ése el objetivo prioritario, por intentar adecuar que incluso desde el Ministerio de Comercio estos créditos FAD se vayan asemejando cada vez más a los criterios globales para la AOD española.
Yo termino, señor Secretario, señor Presidente, agradeciéndole al Secretario de Estado su comparecencia, las informaciones que nos acaba de dar y desde luego lamentando que cada vez que hay una comparecencia de estas características, aquellos acuerdos, que son por los que tenemos que luchar, consensuados en la Cámara, no se traduzcan luego ante la opinión pública en ese propio consenso. Quiero recordar --termino con ello-- que el consenso del 0,35 para este año fue unánime en la Cámara, se llego a la unanimidad para el 0,5, estamos en ese camino, y ya estoy percibiendo que en los sectores sociales, posiblemente alentados por algunos de nosotros, empieza a haber divergencias sobre la creación del Consejo de Cooperación, sobre el que, por cierto, mi Grupo ha pedido la comparecencia del Secretario de Estado y de la Presidenta de la AECI, para que aquí, en la Cámara, se aclare y no se siga generando la confusión, en un año en el que el incremento y el esfuerzo de la sociedad española en favor de los países en vías de desarrollo es muy importante y muy positivo. No estropeemos ese consenso social y político que tuvimos en el debate de los presupuestos con afirmaciones o con estar lanzando permanentemente sombras de duda sobre cosas que yo pienso que son claras y transparentes desde el punto de vista de la gestión del Ministerio.


El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra el señor Secretario de Estado.


El señor SECRETARIO DE ESTADO DE COMERCIO EXTERIOR (Ruiz Ligero): Yo quisiera decir, en primer lugar, que estoy totalmente de acuerdo con las matizaciones que el señor Diputado ha hecho sobre la ayuda oficial al desarrollo. Creo que es sumamente importante hacer esas precisiones, el no hacerlo de esa manera creo que sería no llevar el debate a sus justos términos. Por tanto, estoy totalmente de acuerdo sobre todo cuando S. S.
afirma con toda razón que no debemos renunciar a que, aunque sean créditos concesionales, que tienen un componente más económico o comercial, vuelvo a repetir una vez más, eso no signifique que no tengan un componente de ayuda al desarrollo, y, como muy bien dice S. S., ningún país renuncia a ello. Cualquier crédito concesional, por definición, tiene un componente de ayuda al desarrollo y tiene que ser reconocido.
Otra cosa distinta es que en toda la discusión política de cara al futuro en un país como España, que está despegando a otra concepción del desarrollo, cada vez tengan menos importancia como ha ocurrido en los otros países, los fondos concesionales. Los fondos concesionales ligados van a tener menos importancia. No obstante --sigo leyendo las cifras del año 1994--, en el caso de países como Alemania e Italia, las ayudas ligadas, las ayudas al desarrollo superan en todos los casos el 50 por ciento.


Página 12659


Sin embargo --y en eso coincido con lo que comentaba a S. S.--, a pesar de todas esas consideraciones, a pesar de que para nosotros, Ministerio de Comercio, el esfuerzo prioritario sea el de la internacionalización de la empresa, vamos a intentar, y lo estamos intentando ya en la práctica y en la letra, acercarnos lo máximo posible al resto de las consideraciones. Es decir, no somos un Ministerio que actúa completamente por libre y que no es consciente de lo que suponen el resto de los condicionamientos de la ayuda oficial al desarrollo, pero partiendo siempre de la base de que por obligación --y se nos demandaría si no lo hiciéramos así-- utilizamos esos fondos, que son de todos los españoles, primero, para que sea una financiación de operaciones adecuadas para nuestras empresas y para el desarrollo --y quiero decir que en un 99 por ciento de los casos es así y se puede comprobar en los 18 años de funcionamiento del FAD-- y, en segundo lugar, y de manera muy importante, que esos créditos no han supuesto ni cinco céntimos al gasto público de este país, porque se devuelven, y no creo que sea una buena gestión conseguir que los créditos, por el hecho de que sean blandos, dejen de devolverse.
Tiene que existir también financiación concesional no retornable. Estamos completamente de acuerdo en ello, pero mientras no se demuestre lo contrario, nos dedicamos a la financiación concesional retornable, que tiene un impacto importante sobre las exportaciones, que tiene un impacto muy importante sobre los puestos de trabajo de este país y de otros y que, además, afortunadamente, en su mayoría, no ha supuesto ni cinco céntimos al Erario público, puesto que han sido créditos financieros, fondos financieros que no afectan a la financiación del déficit; incluso yo diría que afectan positivamente a la financiación del déficit público.


El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Secretario de Estado, por su comparecencia y por su presencia aquí que, como han dicho otros portavoces, lógicamente no será la última en esta Comisión.
Muchas gracias a todos.
Se levanta la sesión.


Eran las doce y veinticinco minutos del mediodía.

Congreso de los Diputados · C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID · Aviso Legal