Listas de valores
Congreso de los Diputados

Cerrar Cerrar

 
DS. Congreso de los Diputados, Comisiones, núm. 131, de 20/06/2012
 


CORTES GENERALES
DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
COMISIONES

Año 2012 X Legislatura Núm. 131
INDUSTRIA, ENERGÍA Y TURISMO
PRESIDENCIA DEL EXCMO. SR. D. PABLO MATOS MASCAREÑO
Sesión núm. 11
celebrada el miércoles,
20 de junio de 2012


ORDEN DEL DÍA:

Comparecencia del señor secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa (Valero Artola), para:

- Explicar las prioridades del Gobierno para la presente legislatura en materia de industria y de la pequeña y mediana empresa. A petición del Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió). (Número de expediente 212/000029). ... (Página2)

- Informar sobre la actuación del Gobierno en la X Legislatura en materia de industria y de la pequeña y mediana empresa. A petición del Grupo Parlamentario Socialista. (Número de expediente 212/000043). ... (Página2)


Página 2




Preguntas:

- De la diputada doña Susana Sumelzo Jordán, del Grupo Parlamentario Socialista, sobre plazos para la finalización de las obras del Parador de Veruela y su puesta en funcionamiento, así como financiación de las obras pendientes (procedente de la pregunta al Gobierno con respuesta escrita 184/003763). (Número de expediente 181/000284). ... (Página15)

- Del diputado don Félix Lavilla Martínez, del Grupo Parlamentario Socialista, sobre fecha en la que se va a aprobar la convocatoria de ayudas a la reindustrialización (procedente de la pregunta al Gobierno con respuesta escrita 184/000980). (Número de expediente 181/000302). ... (Página17)

- Del diputado don Félix Lavilla Martínez, del Grupo Parlamentario Socialista, sobre medidas para buscar un "inversor privado" de la empresa Norma de San Leonardo y revitalizar el tejido industrial de la zona (procedente de la pregunta al Gobierno con respuesta escrita 184/003600). (Número de expediente 181/000388). ... (Página18)

Se abre la sesión a las cuatro de la tarde.

COMPARECENCIA DEL SEÑOR SECRETARIO GENERAL DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA (VALERO ARTOLA) PARA:

- EXPLICAR LAS PRIORIDADES DEL GOBIERNO PARA LA PRESENTE LEGISLATURA EN MATERIA DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA. A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO CATALÁN (CONVERGÈNCIA I UNIÓ). (Número de expediente 212/000029).

- INFORMAR SOBRE LA ACTUACIÓN DEL GOBIERNO EN LA X LEGISLATURA EN MATERIA DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA. A PETICIÓN GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA. (Número de expediente 212/000043).

El señor PRESIDENTE: Señorías, vamos a dar inicio a la undécima sesión de la Comisión de Industria, Energía y Turismo de este Congreso de los Diputados. En esta ocasión el orden del día recoge la comparecencia del secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, don Luis Valero, al que volvemos a dar la bienvenida a esta Comisión, y que ha sido solicitada por dos grupos políticos, el Grupo Parlamentario Socialista y el Grupo Parlamentario Catalán de Convergència i Unió, más tres preguntas orales procedentes de preguntas escritas dirigidas al Gobierno.

Las comparecencias se tramitarán por el procedimiento habitual en esta Comisión y se debatirán conjuntamente al tener prácticamente el mismo contenido. Intervendrá en primer lugar el secretario general de Industria y a continuación los portavoces de los grupos parlamentarios que han solicitado la comparecencia, el Grupo Socialista y el Grupo Catalán. Después, de menor a mayor, intervendrán los portavoces del resto de grupos parlamentarios. El tiempo será el habitual, siete minutos, aunque saben que lo administramos con cierta flexibilidad. El trámite de preguntas se establece en dos turnos. Intentaremos que la pregunta y la respuesta se limiten cada una al mismo tiempo de siete minutos, y en el segundo turno tendrán alrededor de tres minutos. Este tiempo también lo administraré con flexibilidad, teniendo en cuenta la tolerancia del señor Lavilla, al cual agradecemos haber aceptado recibir por escrito las contestaciones del Gobierno, y por tanto renunciar a catorce de las dieciséis preguntas que podían haber llegado al orden del día de hoy. Para informar y explicar las prioridades y actuaciones del Gobierno en materia de industria y de la pequeña y mediana empresa, tiene la palabra el secretario general.

El señor SECRETARIO GENERAL DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA (Valero Artola): Señorías, muchas gracias por darme la oportunidad de trasladar a esta Cámara y a esta Comisión las ideas que tenemos en el Ministerio del Industria, Energía y Turismo sobre la política industrial. En principio voy a hacer una declaración general sobre la situación de la industria y el peso que tiene en nuestra economía, teniendo en cuenta los evidentes problemas que tenemos para mantener la actividad industrial actual.

A título estadístico -este será un dato coyuntural- les diré que en el año 2011 el índice de producción industrial bajó un 1,8%, caída que se acentúa en los primeros meses del año. En abril alcanzamos un 8,2% y en marzo de 2012 un 10%, es decir, la situación industrial lejos de mejorar se agrava. Por tanto nos encontramos en una situación delicada. La Unión Europea ha caído el año pasado un 2,3, es decir, la contracción


Página 3




industrial está generalizada en toda la Unión Europea, y eso no ayuda a las exportaciones industriales ni actividad alguna relacionada con la Unión Europea, teniendo en cuenta que como saben la economía española está muy abierta al mercado europeo.

En este clima económico adverso también quiero trasladar una nota un poco positiva. En los meses que hemos estado al frente del ministerio, en la parte que me toca, hemos dado audiencia a numerosos sectores industriales de todo tipo -ya entraré en más detalle para explicar qué tipo de actividad hemos tenido-, y no todo está mal. Como mensaje general diré que realmente hay sectores que si han sido capaces de exportar, tienen actividad exterior, tienen filiales fuera, las cosas les van mejor., y eso es algo de sentido común que se contrasta de forma repetida. Por ejemplo, maquina-herramienta, calzado, que se exporta bien, etcétera; hay muchos sectores que están en esa situación. En cualquier caso quiero distinguir entre economía real y economía financiera. Estamos envueltos todos ahora en un clima casi obsesivo de lo delicado de la situación financiera del que creo que hay que apearse un poco, y pensar que la economía real a veces está o puede estar mejor. Tiene dificultades pero son realidades palpables; la economía financiera a veces es muy inaprehensible.

No quiero entrar en el detalle, porque creo que son suficientemente conocidas por esta Cámara las reformas estructurales que el Gobierno ha adoptado en materia laboral y financiera, todavía en marcha. El Gobierno pretende crear un contexto general para que la actividad económica se reanime y a la vez genere empleo, y de esta forma entrar en una senda de crecimiento constante. Esta es una labor difícil que se ha emprendido con mucho ánimo, y en ese contexto queremos trasladar a esta Cámara que la política industrial se ve incorporada en esta gama de medidas transversales y estructurales que tendrán que tener una respuesta positiva para la industria y para la economía en general.

También quiero trasladar mi opinión sobre el tema de la economía financiera. España se está sometiendo a una especie de striptease financiero, de enseñar todas las cuentas, cosa que otros países no han hecho, y que es un ejercicio valiente y consecuente al que nos estamos enfrentando con cierto coraje. Lo principal ahora es generar confianza, para lo que se están tomando medidas de control del déficit público, reestructurando el sistema financiero y adoptando reformas que afecten a la competitividad de la economía y de la industria en general. También es muy importante dar prioridad en esta intensa agenda que hemos tenido estos meses a la política relacionada con las pymes, de lo que hablaré al final de mi intervención. Como bien saben, el nombre de mi secretaría general es Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, y la relación industria y pymes es un tema relevante que después desarrollaré un poco más.

Como he dicho al principio, lo que hemos hecho estos meses ha sido mantener una ronda muy extensa de consultas con sectores y empresas de todo tipo. En una parte de esas consultas nos hemos reunido también con sectores que son consumidores de electricidad para conocer los problemas que muchos de ellos tienen, de cara a la reforma del sector eléctrico. Hemos sido un poco los abogados de la industria ante el sector energético para decir que hay que tener cuidado con la política industrial, y que es un tema relevante a la hora de tomar medidas. Tenemos una idea bastante clara y hemos evaluado las implicaciones que esto tiene, pero no afecta solamente al consumidor directo; también afecta a aquellos sectores que viven del suministro de equipos, de ingeniería, etcétera. Lo que hemos hecho ha sido tener contactos amplios con todo el espectro relacionado con la generación eléctrica.

Por otro lado, por supuesto hemos tenido también consultas con la CEOE-Cepyme; hemos estado en el Consejo de política de industria de la CEOE; hemos tenido contactos con UGT y CCOO, y se puede decir que la panoplia no puede ser más amplia. La consigna del señor ministro es ser dialogantes y tener las puertas abiertas; el taxpayer es el que tiene derecho a entrar en un despacho y pedir que se le reciba, algo que hemos podido hacer a base de invertir muchas horas. En cualquier caso voy a hacer ahora mismo una aportación relevante. En España hemos perdido en ocho años 4 puntos del peso que tiene el PIB en la industria. Hemos bajado prácticamente de 17 a 11 puntos, y recuperar eso es complicado. También hemos perdido mucho empleo industrial, de 650.000 a 660.000 empleos de un tipo de empleo bastante cualificado, y eso tiene un coste importante. En la industria estamos incluyendo también todo lo que es energía, industrias extractivas, es decir, la industria en el sentido más amplio y no solo la manufactura. Por eso es evidente que es necesaria una política que cambie un poco el modo de enfocar la política industrial, y de alguna forma intentar conseguir en esta legislatura recuperar algún punto de esos 4 perdidos. Ese es el objetivo cuantificable. Todo va a depender del crecimiento natural de la economía, si lo hay. Esperemos que así sea y así lo buscaremos; lo que pasa es que queremos que ese crecimiento sea un poco más sano, más racional o con posibilidades de que sea más permanente.

La labor del Gobierno, cuando se habla de política industrial, para mí es algo grandilocuente, pues política industrial no solo la hace el Ministerio de Industria. El Ministerio de Industria puede tener un presupuesto más o menos reducido para ayudar con operaciones puntuales, de lo que hablaremos después, apoyando un tipo de industria u otra, y después tiene que tener una capacidad formativa, y la capacidad normativa del Ministerio de Industria se tiene sobre todo en temas de telecomunicaciones y en la parte de energía. ¿Y quién hace además política industrial? Pues la hace el Ministerio de Medio Ambiente, que ahora se llama Agricultura y Medio Ambiente, con las políticas de medio ambiente que sean amistosas o razonables con la industria. En mi etapa anterior, que todos conocen -he estado en el mundo de la automoción-, iba casi tantas veces al Ministerio de Medio Ambiente como al Ministerio de


Página 4




Industria, pues tenían tanto peso normativo las directivas y los ordenamientos comunitarios como Industria, lo cual quiere decir que a muchos sectores industriales les pasa lo mismo. A efectos de tomar esa medida, había una unidad dependiente del director general que hemos relanzado y que lleva medio ambiente, calidad, CO2 y energía. Todo está relacionado, y es la que se encarga de alguna forma de plantear las cosas al Ministerio de Medio Ambiente o al de Energía y monitorizan los intereses industriales de una forma racional. Y cuando hablo del resto de los ministerios, la política industrial también la hacen las infraestructuras, con una logística y unas infraestructuras competitivas; la hace también Educación, que crea capital humano cualificado para que la industria tenga una mano de obra que valga, la hace el tratamiento fiscal, y por supuesto Economía con la innovación. La política industrial es una política de Gobierno y es una prioridad que hay que señalar.

Por otro lado está el asunto de las pymes. Las pymes son prácticamente más del 90% del empleo. Son empresas pequeñas, pero a nivel europeo ya saben que pyme o mediana empresa llega hasta las 250 personas, y que para nosotros para los estándares españoles son bastante grandes. ¿Cuál es la vinculación entre industria y pymes? El mundo se desarrolla de una forma en el que se ve que las empresas industriales no tienen que ser muy grandes; al revés, pueden ser pequeñas. El conocimiento y la tecnología en manos de un equipo preparado, que se dedica a proyectos empresariales e industriales, se puede hacer con poca gente; después, en la segunda fase de elaboración se puede trasladar a otro. Es decir, que las pymes industriales tienen más futuro ya. Los grandes conglomerados que ya existen, multinacionales, existirán, pero en España nuestra capacidad de aumentar la producción industrial viene a través de las pymes, porque las fuentes de información que se tienen, como internet, etcétera, y la capacidad de acceso a otros mercados lo tienes casi en cualquier sitio en que estés sentado. Por eso el tamaño de la empresa industrial no tiene por qué ser forzosamente muy grande.

Nosotros heredamos, por así decirlo, el Plan integral industrial horizonte 2020. Este plan se hizo público a finales de diciembre de 2010, casi bien entrada la legislatura, y la opinión que tenemos sobre el mismo es que es un ejercicio interesante de recoger sugerencias de muchos ministerios, como los que acabo de mencionar, ordenarlas y presentar propuestas; lo que pasa es que en ese momento -las cifras que se planteaban en cuanto a necesidades de inversión en diferentes ámbitos eran plurianuales- se hablaba de 84.000 millones de euros, y ahora no es planteable. Nosotros somos un poco más realistas y queremos que los pocos recursos presupuestarios que podamos tener se apliquen de forma muy selectiva, pero no descartamos hacer uso de algunas de las propuestas del plan. De hecho los planes que se están haciendo este año, que en gran parte son repetición de los anteriores, son planes que hemos asumido y que tienen aspectos positivos. No hay otra cosa que decir.

En cuanto a la política de pymes hay en marcha una ley del emprendedor. Está en la Presidencia del Gobierno y hay una comisión dedicada a su elaboración. Esa ley pretende crear un ámbito amistoso para las pequeñas empresas, que tengan facilidades y no trabas administrativas para poner en marcha sus empresas, que haya un tratamiento fiscal adecuado que puedan acceder al mercado de capitales, etcétera. Es un plan en el que este Gobierno tiene mucha ilusión y espero que se haga pronto. Tengo que decir que esta secretaría general fue la primera que puso en marcha esta iniciativa y la que presentó el primer borrador. Después, como afectaba a muchos ministerios, pasó a Presidencia del Gobierno.

En cualquier caso he de decir que cuando tratamos de enfocar la llamada política industrial pensamos que todas las medidas que podamos tomar son, en principio, el marco general que las reformas producen, y que espero que produzcan para que el empresario se sienta cómodo, y que consiga financiación. Las medidas que en el terreno de la financiación tenemos en nuestra mano actualmente son limitadas, porque como bien saben tenemos dos filiales que dependen del Ministerio de Industria, Enisa y Cersa, que facilitan financiación de forma limitada a las pymes, y queremos potenciar el sistema de garantías de Cersa, que saben que funciona como sociedades de garantías recíprocas, y que son importantes. A título no anecdótico, sino significativo, lo que hemos hecho con el ICO ha sido poner en marcha una línea que esté cogarantizada por las empresas de garantías recíprocas y la propia Cersa, porque lo que pasa con las líneas de ICO siempre ha pasado, que se da el funding a las empresas de crédito, a los bancos, y después como no asuman el riesgo o lo asuman ellos son mucho más selectivos en las operaciones. Nosotros supliríamos con este tipo de garantías el acceso a las líneas del ICO. Ya se ha firmado un acuerdo con el ICO y va en esa misma línea.

En cuanto a Enisa actualmente tiene 1.900 millones de euros en cartera, y convendría dar préstamos participativos. Se reparte esa cantidad en cifras pequeñas y por tanto llega a bastantes empresas, y eso siempre es bueno. Los criterios que se dan para este tipo de créditos -sirve también para los que se dan en la reindustrialización y en competitividad- en el fondo son todos de sentido común. Se trata de operaciones que tengan una cierta dosis de innovación, que tengan capacidad de generar empleo, capacidad exportadora, que tengan un efecto multiplicador en las inversiones, que tengan efecto tractor en ese mismo sector donde se producen, y en general que tengan un impacto positivo en la sociedad. Ese es un criterio que sirve para cualquiera de las operaciones.

Voy a pasar ahora a revisar algunos de los sectores donde estamos más activos, pues realmente es una labor casi de cierta continuidad con lo que se ha hecho hasta ahora. Estamos hablando de los planes de competitividad y de los planes de reindustrialización, que son un producto, por así decirlo, aunque los hemos cambiado un poco -si quieren, después lo hablamos más-, que se


Página 5




puede y se debe mantener. En el caso de la competitividad, como saben, lo que se pretende con este tipo de operaciones es financiar las que merezcan la capacidad productiva instalada. No oculto que muchas de estas operaciones de préstamo son un poco defensivas, es decir, hay una serie de empresas que tenemos en España que necesitamos mantener porque generan empleo, tienen efecto multiplicador, y problemas de posible deslocalización. Se ha empleado -el anterior Gobierno lo hizo y seguimos haciéndolo- en la automoción, hablando así de claro. En ese terreno todo lo que sea mejorar la competitividad de empresas, que no es que sean maduras, es que ya están consolidadas dentro y tienen un peso específico en la industria española, conviene de alguna forma hacerlo. Recuerdo que en los presupuestos de este año hay 408 millones de euros para este tipo de créditos y hay 220 dedicados a automoción. Ya se ha publicado, así que este tema ya está en marcha. El problema que hemos tenido este año con los presupuestos es que hemos ido anunciando, publicando las condiciones para llegar a tiempo y poder utilizar lo máximo posible en lo que queda de ejercicio, pero espero que el año que viene podamos hacerlo con más tiempo, porque puede existir el peligro de que no puedan meterse todas las operaciones, ya que realmente una operación de inversión tampoco se monta en cualquier momento, y sobre todo el beneficiario tiene que conocerlo de antemano y saber si lo tiene o no lo tiene. En este caso, en el caso de la automoción, ha habido 220 millones de euros, que es una cifra importante; es quizá el renglón que menos ha sufrido, y hay 161 millones de competitividad en términos generales, para cualquier sector. Ahí no hemos desglosado sectores concretos, son abiertos, porque las operaciones van puntualmente a empresas y queremos hacer la ayuda no a un sector en concreto, sino a empresas con una cierta oportunidad de innovación, que tengan una serie de cualidades como las que he dicho antes.

En el caso de la automoción, como saben, tenemos una industria que tiene un peso muy relevante en nuestra economía, el 6% del PIB, y es el segundo en el ranquin europeo de producción; tenemos muchos huevos dentro de la misma cesta. Aquí hay que decir, y es la opinión que tengo desde hace ya tiempo, que la crisis la hemos salvado bastante bien. Con las ayudas que se hicieron anteriormente se han adjudicado modelos de forma un poco generalizada gracias a los préstamos de competitividad que se hicieron antes, y continuamos en la misma línea con unas variantes o cambios. Tenemos un panorama industrial relativamente tranquilo, porque los problemas de renovación de modelos se producen a los tres o cuatro meses, y ya tienes una planta, tienes un problema, y tienes que volver a hacer una oferta para evitar que ese modelo se lleve a otro sitio. Este año hemos tenido buenas noticias -se anunciaron ya el año pasado-, ya que en el caso de Nissan van a hacer unos modelos nuevos que les garantiza una estabilidad en las inversiones y en la actividad industrial, tanto en Ávila como en Barcelona, y en el caso de Iveco se anunció una inversión importante para que prácticamente se doble la producción de vehículos pesados en Madrid, y se mantenga la producción de vehículos ligeros en Valladolid, así como un centro de I+D en Madrid. Iveco no hacía una inversión significativa en sus plantas en los últimos años, y ha decidido trasladar la producción de unas plantas de Alemania a España. Esto es un poco continuar lo que se estaba haciendo; es decir, yo creo que es un buen resultado y conviene resaltarlo.

Por otro lado también hay que decir que este año es previsible que, como ya se dio bastante dinero a los fabricantes en general -aunque Iveco era uno de los casos que no lo había hecho- y sus inversiones ya están programadas, se vuelquen las peticiones en la industria de componentes; eso es lo que prevemos que va a pasar. Si quieren algún detalle sobre esto por supuesto estaré encantado de dárselo. De todas formas el sector está pasando en Europa un momento muy difícil; las industrias de automoción están ganando dinero en China, en Rusia, en Brasil, pero muy poco en Europa, ya que es un mercado que está ya muy maduro, que solo es de reposición, y no tenemos crecimiento. Eso es un problema para nuestra capacidad de producción que se dirige a ese mercado. Hacemos un tipo de coche que sí es verdad que está demandado, porque es medio-bajo, pero mientras no tire el mercado alemán o el mercado francés de forma significativa seguiremos teniendo en España una capacidad instalada por encima de lo que somos capaces, funcionando a tres turnos, como ocurría en épocas pasadas.

Hay también un problema que preocupa a la Unión Europea -y paso a informarles-, y es que los acuerdos de libre comercio que se firmaron con Corea hace un año y medio o dos años provocan que se haya abierto más el mercado a esos vehículos. Para que se hagan una idea, en los pocos meses que se abrió ese acuerdo entraron 200.000 coches más en un mercado que estaba deprimido, y eso equivale prácticamente a la capacidad de una planta normal en Europa. Ahora tenemos delante unas negociaciones con Japón y con India, y el Gobierno se ha alineado claramente para que tengamos una relación equilibrada y no sea tan desequilibrada como en el caso de Corea; en este sentido la Administración española se alinea claramente en posiciones con los países productores como Francia, Italia y Alemania. Respecto al mercado español ya saben que lo está pasándolo mal, y que está en una zona muy deprimida. Estamos hablando de casi 800.000 unidades, y de alguna forma las plantas españolas sufren porque además sufren los mercados europeos, es decir, que lo estamos pasando mal a pesar de estar redimensionados.

En cuanto a otros sectores de interés quiero hacer hincapié en sectores como el espacio y la aeronáutica. España es líder en ambas cosas; bastante líder en el terreno especial, es el séptimo a nivel mundial, y en aeronáutica es uno de los pocos países que tiene todo el proceso productivo para ensamblar él solo un avión, y eso no lo hacen en cualquier lado del mundo. Es un


Página 6




mercado donde es importante apoyar la industria a través de la Administración, porque son operaciones de inversión a largo plazo, y las maduraciones de sus inversiones tardan mucho tiempo. Para que se hagan una idea, España contribuye o tiene una participación en EADS Airbus, con un 5,3%, y su retorno -el capital- está por encima del 11% o el 12%. Es decir, que la inversión en EADS es rentable, no solo porque es una empresa rentable, sino porque tiene un efecto multiplicador en toda la cadena de valor de lo que son los suministradores en ese sector. En el terreno espacial saben que pertenecemos a la Agencia Espacial Europea, que tiene unos programas que tienen todo el retorno; es decir, si nosotros metemos 220 millones de euros al año de cuota se retorna vía contratos que se adjudican a los diferentes programas. Este año, en noviembre, hay una conferencia importante donde se van a planificar las inversiones para los próximos cuatro años, y ahí dependerá un poco la asignación de proyectos a todos los socios que están allí. Además ahí tenemos una serie de diez o doce empresas que después tienen un efecto tractor de otras tecnologías que se aplican a otros sectores. Así pues esta es una forma de conseguir lo que decía al principio: tú aplicas la inversión o los recursos propios públicos escasos en un determinado sector que después salpica a muchos otros de forma positiva. Podemos entrar más en detalle sobre el tema de Airbus, o lo que ustedes quieren, pero de momento creo que con esto vale.

En el terreno del sector naval, como saben, tenemos últimamente un problema importante en Bruselas con la demanda que tenemos en trámite, si quieren les informo brevemente de cómo está. El comisario Almunia desde el principio no está ayudando demasiado, lo digo con claridad. Desde que se planteó con el anterior Gobierno y ahora con el actual, se han presentado cinco non papers, que son borradores para poder negociar una solución final. Esto finalmente tampoco ha sido posible, y la última baza, la última fase de estas negociaciones que están teniendo lugar es un sistema general que no precisaría más que la notificación de la Unión Europea porque no supone ninguna excepción; en esas estamos. Realmente yo apelo a todos los grupos parlamentarios a que, si es posible, nos ayuden en este tema, porque además están encima las posibles reclamaciones de ayudas que se han tomado desde los años pasados, que podrían llegar a 2.500 millones de euros, y que prácticamente dejarían arrasado el sector. Además el sector -esto es muy importante- está en una fase paradójicamente buena, porque después de haber saneado con recursos propios el sector naval y haber cerrado astilleros con coste social, después de muchos años estamos en una fase en la que hay 20 o 23 astilleros muy competitivos, que hacen barcos francamente buenos, y que se pueden vender bien. Estamos al final de poder conseguir dejar redimensionado el sector: tenemos el problema del tax lease, estamos redefiniendo la política de Pymar, y vamos a hacer un fondo nuevo con unos criterios más empresariales. En fin, por ese terreno yo creo que, con un poquito de suerte y la colaboración de todos, dentro de un años podremos hablar de que tenemos ya un sector competitivo y reordenado.

Sobre la industrialización ya saben que es un programa que se aplica en algunos casos de forma concreta en diez zonas geográficas de España que han sufrido una serie de situaciones industriales de pérdida, de deslocalizaciones, etcétera, son: Teruel, Ferrol, Soria, Jaén, la parte izquierda del Nervión, bahía de Cádiz, Canarias, Hierro, Lorca y Extremadura. Ahí simplemente se focalizan las ayudas. El total de las ayudas asciende a 387 millones, y ahora estamos visitando las zonas -ayer estuve yo en la parte de Algeciras, el director general había estado en Galicia- para explicar cuáles son los temas. Uno de los temas fundamentales de este año, que también afecta al tema de competitividad, es que hemos cambiado las condiciones financieras de los préstamos, y aplicamos unos criterios que creo que son más razonables. Los créditos anteriores eran a quince años, cinco de carencia, sin aval, y tipo de interés cero. Ese es un coste para el erario público muy importante. Tengan en cuenta que se dieron 1.800 o 1.900 millones de euros a ese tipo, y eso tiene un coste que se pueden imaginar que tal y como está la deuda en España en los mercados internacionales es difícil. Hemos llegado a un acuerdo con Hacienda para que fuera el 3,95, que sigue siendo atractivo, porque a diez años y tres de carencia no hay ningún banco que preste a nadie ni en Europa ni en ningún lado. Creo que sigue siendo un producto atractivo que tendrá su demanda, y cuando se vayan cerrando los concursos que acaban ahora, porque ya hemos ido ganando un poquito de tiempo sacando las condiciones, formalmente a primeros de junio se acaban, concretamente la semana pasada, llegarán las peticiones. Para julio o agosto estaremos en condiciones de repartir el dinero. Con esto acabo la presentación general. Por supuesto estaré encantado de dar más detalle de algunos temas.

Paso ahora a hablar de la política de pymes. Al principio he dicho que la política de pymes está entroncada con la política industrial. Básicamente asumimos la agenda europea en este terreno, la estrategia europa 2020 y la Small Busines Act. Estamos en coordinación con la Unión Europea donde tenemos a Daniel Calleja, como director de empresa, que depende de su política de pymes. Aquí se nombró a Manuel Valle -yo le llamo míster Pyme- como la persona en la que se focaliza toda la política de pymes y su relación con la Unión Europea, y en definitiva tenemos que hacer una labor muy activa. Básicamente lo que pretendemos es basarnos en unos principios sencillos y de sentido común, y es el fomento de la iniciativa de los emprendedores. Quiero resaltar un dato que tengo desde hace meses metido en la cabeza, y es que las estadísticas y encuestas que se hacen en una universidad china al final de una carrera indican que el 80% de los chinos quieren ser empresarios, y en el caso de las universidades españolas solo el 20%. Con eso lo tenemos mal. Realmente si podemos


Página 7




reformar la educación, en la línea de procurar decir a los alumnos que ser emprendedor no solo no es malo, sino que puede ser apasionante, sería muy positivo. Por eso es tan importante la educación. Cuando hablamos de política industrial también hay que hablar de educación.

Por supuesto también hay que crear y facilitar la creación de empresas, el acceso a la financiación, que es un mal general, y en la medida de nuestras posibilidades, con lo que he dicho de Cersa y Enisa, vamos a intentar aumentar el grado de actividad de esas dos filiales, y por supuesto la cooperación con las instituciones. Las pymes necesitan para una política de pymes la colaboración con instituciones como las cámaras de comercio, los organismos sectoriales, etcétera, para llegar a las más adecuadas, a las que queremos meter ese gota a gota. Ya no podemos hablar de una regadera o una manguera que das dinero al buen tuntún, sino hacerlo, si se puede, de forma selectiva asumiendo el riesgo de que te puedes equivocar. Como saben, hicimos la propuesta de la ley de emprendedores, y ahora estamos en el terreno de crear un consejo de la pyme -antes había un observatorio que nos parece que no daba el nivel, dada la importancia que tiene-, y se va a crear un consejo consultivo, que es el consejo estatal del emprendimiento y de las pymes, que estaría adscrito al Ministerio del Industria y Turismo. Ahí tienen cabida todas las instituciones oficiales que tengan algo que ver.

En el terreno de otras actividades por supuesto estamos intentando fomentar la red de business angels, la promoción de iniciativas de emprendedores, los centros de apoyo a los emprendedores, aquellos clusters innovadores de pequeñas empresas también, para lo que tenemos pequeñas cantidades en el presupuesto; en definitiva una panoplia de medidas de las que reconozco las limitaciones pero es lo que tenemos. Al final hay que tener claro que las pymes crearán empleo, riqueza y emprenderán nuevos proyectos cuando el contexto general se normalice. Eso es lo que deseamos todos que pase.

Con esto doy por finalizada mi intervención, y me excuso porque a lo mejor me he extendido demasiado.

El señor PRESIDENTE: A continuación, por el Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra don Joaquín Puig.

El señor PUIG FERRER: Muchas gracias, señor secretario general, por su información y por su comparecencia. La situación en que se encuentra la industria no es delicada; sinceramente es dramática. Usted sabe -como yo- que no hay un país avanzado sin un sector industrial fuerte. Necesitamos -y en eso estamos todos de acuerdo o espero que así sea- un mayor peso en el PIB de nuestra industria y que se convierta en ese sector generador de empleo que tanto necesitamos. La duda que tengo tras su intervención, sinceramente, es saber si con sus políticas será posible. Hace pocos días conocíamos los datos de abril del índice de producción industrial. Este año -como se ha referido- hemos caído un 8,2; en los últimos cuatro meses un 6,2. La cuestión no mejora si nos fijamos en el destino económico de los bienes, ya que todos los sectores presentan tasas interanuales negativas alcanzando la caída del 15% en el caso de los bienes de equipo. En esta misma línea los datos del PIB muestran que el valor añadido bruto de las ramas industriales intensifica su descenso en el primer trimestre de 2012, pasando de menos 0,4 a menos 3,0, en línea con la evolución contractiva de la demanda nacional y la moderación de las exportaciones de bienes industriales. Por lo que se refiere a la industria manufacturera, que considero fundamental, el descenso es algo más intenso, del 0,1 al 3,9.

En cuanto al empleo en la industria sucede lo mismo. Como nos muestra la EPA del primer trimestre de este año 2012, el sector industrial ha destruido solo en estos meses 50 000 empleos, un 20% más en apenas tres meses. El empleo -coincidiremos todos- es la prioridad absoluta, es la clave. Todas las políticas tienen que orientarse a ese gran objetivo y la industrial es fundamental para que haya recuperación en el empleo. La pérdida de peso de la industria en el PIB y en la estructura de la ocupación -como usted ha comentado- no es tampoco una cuestión nueva. Es evidente que es una cuestión que la crisis ha acrecentado. Pero hemos de ser conscientes de esta alarma, y por tanto no se puede producir, frente a una situación tan negativa, unos presupuestos tan negativos para la industria como los que se han producido y se van a aprobar en breve. La industria está en caída libre. Señor secretario general, me preocupa su concepción de la política industrial. El ministro y usted -lo ha confirmado hoy- establecía aquello de que no quería una política industrial dirigista -yo estoy de acuerdo según a qué se refiera el dirigismo- y que al final se centraría en generar condiciones favorables. Pero al final parecen palabras huecas cuando se contrastan con el presupuesto, que ha bajado un 30% en esta situación. La verdad es que lo bueno es que hay industrias que están funcionando bien, pero desgraciadamente para usted no es por su ayuda, sino porque afortunadamente las industrias funcionan adecuadamente. En ese aspecto tenemos que alegrarnos, pero no es la acción del ministerio la que hace posible que estas cosas vayan bien.

La concepción del Partido Popular respecto de la política industrial tiene un pasado cuando en la primera legislatura del señor Aznar, entre otras cosas, se eliminó el Ministerio de Industria, y ya en aquel momento, en un momento de crecimiento económico, el sector industrial creció un escaso 5% en cuatro años frente al 27% que creció la construcción. Todos sabemos el resultado de ese modelo dónde nos ha llevado. Pongo esto encima de la mesa simplemente porque escuchamos las mismas ideas, y muchas ideas vacías, aunque hayan cambiado los actores, y estoy seguro de que nadie quiere que repitamos ese modelo fracasado. Es evidente que hay que crear las condiciones adecuadas para la actividad empresarial, pero la primera condición, la fundamental, sería el acuerdo, y ustedes en este momento lo que han hecho


Página 8




ha sido prácticamente no hablar ni con los empresarios ni con los sindicatos. Había un plan, como usted ha dicho, el Plan integral de política industrial 2020, que ha sido pactado con las industrias, con los interlocutores sociales y, a través de las declaraciones, vemos que ustedes lo quieren cambiar, aunque hoy tampoco ha dicho en qué lo quieren cambiar o cómo lo quieren cambiar; lo que me preocupa más es que se quiera cambiar unilateralmente. Si hay que hacer una revisión del PIN 2020 -que habrá que hacerla teniendo en cuenta la situación económica-, ha de hacerse en base al acuerdo que garantizó este plan. Respecto a los sectores estratégicos, en el sector del automóvil usted, como gran conocedor que es de la industria del automóvil, sabe -y lo ha dicho- que las políticas activas positivas que hizo el Gobierno socialista en 2009-2011, con ayudas por más de 2.700 millones, que financiaron 450 planes de competitividad con 6.000 millones de euros, han servido finalmente para garantizar que no se haya destruido o, por lo menos, no se haya eliminado ninguna planta de la construcción del automóvil en nuestra nación. Pero, realmente, fueron las ayudas -aquellas que fueron tan criticadas como el Plan Vive o el PlanE 2000- las que facilitaron esa adquisición de más de medio millón de vehículos y hoy no sabemos si se van a continuar o qué políticas se van a hacer a este respecto.

El futuro también pasa por el vehículo eléctrico y ahora se ha reducido su apoyo a la mínima expresión. Ciertamente, los datos no son nada esperanzadores. El sector cuenta ya con que el 2012 será el peor año de la historia, con una caída en el mes de abril del 21,7 y sabe perfectamente, porque usted estuvo muy relacionado con este sector, que el presidente de Anfac dijo que si el mercado europeo está débil el nuestro está absolutamente destruido. Ha sido una buena noticia -lo ha dicho usted- la inversión de Iveco, pero el número de ERE en los tres primeros meses de este año aumentó el 76%. Ahora estamos pendientes de si van a hacer algo con Derby, pues la multinacional ha anunciado que el día 31 de julio va a abandonar, si no hay un acuerdo; y es grave para la industria de la producción de motocicletas. En Ford, ahora que hablamos también de lo que tiene que hacer el ministerio más allá de las acciones directas, de lo que tiene que influir en el conjunto de la política del Gobierno, estamos pendientes en estos momentos de una decisión seria respecto al corredor mediterráneo. Me gustaría saber qué ha hecho el Ministerio de Industria respecto a esta cuestión. En el sector aeronáutico, ¿qué pasará con el Plan estratégico del sector aeronáutico 2010-2014? ¿Se van a movilizar esos 200 millones de euros que estaban previstos? ¿Qué va a hacer su ministerio respecto al cierre de Alcoa anunciado estos días, que significará una pérdida de 2.000 empleos directos?

Respecto a la reindustrialización, no voy a extenderme mucho, pero es verdad que llegamos a final de año y no ha habido una plasmación clara de qué se va a hacer en todas las zonas. Es fundamental; abandonar a su suerte a los ciudadanos de estas zonas es terrible. Por otra parte, me preocupan también mucho los sectores tradicionales, que sabe que son fundamentales y están absolutamente relacionados con las políticas de pymes, pero las políticas de pymes en la realidad, en lo que usted ha llamado y es la economía real. No ha dicho nada del textil, de la confección, de la cerámica, del calzado, del cuero, del juguete, del mueble o de la madera. Son sectores fundamentales. Es evidente que usted viene de la gran empresa y yo de la pequeña empresa y cada uno tiene su sensibilidad. Yo tengo una sensibilidad más especial, si se quiere, por esa gran parte de pequeñas empresas, que son las fundamentales de nuestro tejido industrial. Son una fuente de energía, de vía de empleo y de riqueza que deberían mimar y en estos momentos los planes específicos para cada uno de estos sectores están sin definir. Había una estrategia que ustedes han roto y me gustaría saber en qué situación se encuentran los planes de apoyo a estos sectores, qué piensa hacer para impulsar estos sectores, no desde una política defensiva sino desde una política ofensiva, porque son sectores que tienen futuro; el calzado tiene futuro, la cerámica tiene futuro y no tenemos que huir de ese espacio industrial que no solo debemos defender sino tener ante él una posición ofensiva. Es cierto que estamos en una situación complicada y por eso hay cosas que no se pueden dejar de lado, como son los observatorios. Esos observatorios de los sectores a quienes de verdad ayudan es a las pequeñas empresas, porque un gran empresario o un gran representante de cualquier industria multinacional o de cualquier industria del automóvil puede hablar con usted o con el ministro cuando quiera, pero un pequeño empresario del textil, del calzado o del cuero no puede y, por tanto, es fundamental que haya esas mesas de encuentro. No me parece adecuada esa estrategia de primar a unos frente a otros. Creo que es fundamental hacer políticas de sector y deben mejorar mucho el diálogo y apoyar a todo el tejido de las pymes. No es correcto pasar de un enfoque sectorial a un enfoque de empresa. Eso sí sería hacer una política dirigista.

Respecto al problema de la financiación, usted decía que le preocupaba -obviamente, nos preocupa a todos-, pero lo que dice no se acompasa demasiado con la realidad, con las acciones que toman, porque este pasado viernes el Consejo de Ministros aprobó lo siguiente: que los créditos ICO liquidez, que hasta este momento eran para las pymes a siete años, con un año de carencia, ahora se modificaban y como máximo pasaban a dos años. Creo que ese es, desde luego, un síntoma muy negativo de lo que son las políticas de apoyo a las pymes en la cuestión crediticia.

El señor PRESIDENTE: Debe ir concluyendo, señor Puig.

El señor PUIG FERRER: Muchas gracias, señor presidente, por su amabilidad.

Concluyo ya diciendo que yo no vengo aquí simplemente a llorar -vengo llorado de casa-, pero ciertamente


Página 9




las políticas que ustedes han ejercitado en estos pocos meses son bastante dispersas y desde luego no dan confianza a los empresarios -eso es lo que nos transmiten-, tampoco la dan a la parte social que ve que no se le consulta, que no hay una relación positiva, que es lo que deberíamos hacer. En este momento habría que hacer muchos grandes pactos, seguro, pero si hay un gran pacto que habría que hacer sería por la industria. Los socialistas estamos por eso y, en la medida que ustedes quieran, nosotros trabajaremos por ello. Hemos propuesto un fondo para el empleo de las pymes que me gustaría que miraran con ojos positivos, porque como usted ha dicho muy bien -yo, desde luego, me alegro de escucharlo en este ámbito en el que la culpa de todo la tenía la herencia-, como ha recalcado, hay una parte de la herencia de la política industrial que merece la pena defender.

El señor PRESIDENTE: Por el Grupo Parlamentario Catalán, tiene la palabra doña Inmaculada Riera.

La señora RIERA I REÑÉ: Secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, quiero agradecer su comparecencia para informarnos sobre las prioridades del Gobierno para esta legislatura en materia de industria y de pequeña y mediana empresa. Dos ejes interconectados, dos ejes esenciales para que salgamos de esta crisis reforzados, con un modelo productivo que genere crecimiento, empleo y competitividad.

Quisiera hacer tres consideraciones previas más generales, pero antes déjenme compartir la reflexión que ha hecho el secretario general en relación con la diferenciación entre la crisis y la situación financiera y la economía productiva. Estoy de acuerdo en que hay una situación muy crítica desde el punto de vista financiero, pero también estoy de acuerdo en que hay una economía productiva que, con muchísimas dificultades y habiendo cerrado también muchas empresas, continúa tirando hacia delante y es la que hemos de apoyar. Hemos de evitar que el efecto contagio de la primera sobre la segunda se extienda.

Entraré ya en las tres consideraciones previas que quisiera hacer con carácter más general. La primera sería resaltar la importancia de la industria en nuestra estructura económica y la convicción que tenemos en el grupo parlamentario que represento del papel que tiene la industria en nuestra economía, en nuestra ocupación y en nuestro crecimiento. Tenemos retos de cambio de modelo productivo, retos de cambio en nuestra estructura de crecimiento y estos retos pasan, desde nuestro punto de vista, por la industria, por ponerla en valor y que ello se evidencie de manera clara en un crecimiento en términos de aportación al PIB. La crisis que hemos vivido y que estamos viviendo ha puesto de manifiesto cómo los países más industriales, como Alemania, son aquellos que antes han salido de la misma. Por tanto, necesitamos recuperar tejido industrial, necesitamos un modelo y unas políticas muy claras y bien definidas que respondan a este modelo, necesitamos una industria mucho más diversificada, mucho más competitiva y mucho más internacionalizada. Este es el gran reto. También necesitamos que aquella parte del tejido industrial formada por las pequeñas y medianas empresas tenga más vocación exportadora y más capacidad innovadora. Estas son las empresas y aquella parte del tejido industrial que más nos necesita, que más apoyo requiere, porque es la más débil en esta crisis económica y la que más ha sufrido las restricciones de crédito, que han condicionado no solo su crecimiento sino en muchísimos casos su viabilidad. Estamos frente a una serie de cambios estructurales tanto en el modelo económico como en las empresas por lo que se refiere a su orientación, su enfoque y su financiación.

La segunda consideración es que la política industrial, desde nuestro punto de vista, pasa de manera inequívoca por dos ejes: por la innovación y por la internacionalización, y en ellos incidiré. El valor de la industria y su competitividad -su valor diferencial- lo tendrá en los mercados, pero dependerá del valor diferencial que incorpore a través de la inversión en innovación, en innovación de sus productos y en innovación de sus procesos. Por ello, es fundamental apostar por la industria, porque eso es apostar por la innovación y por la eficiencia del sistema general de I+D+i para que funcione en su conjunto a favor del tejido, de la recuperación y de la competitividad industrial.

La tercera consideración está relacionada con las pequeñas y medianas empresas. Se trata de poner en valor su importancia en términos de crecimiento y de ocupación. Nuestro país tiene una estructura productiva mayoritariamente formada por pequeñas y medianas empresas, que, repito, son las que se han visto más afectadas por esta crisis, las que más han sufrido las restricciones del crédito, que ha condicionado no solo su crecimiento sino su viabilidad y, por tanto, requieren de una especial atención y apoyo. Es necesario, también hablando de pymes, llevar adelante y poner en marcha de manera urgente la ley del emprendedor, porque necesitamos recuperar industria pero también espíritu empresarial. Necesitamos una ley del emprendedor que no solo dé mecanismos fiscales de estímulo para emprender, para iniciar nuevos proyectos y nuevas actividades económicas y productivas, sino que también permita impulsar mecanismos de financiación de estas actividades.

Hechas estas consideraciones, quiero subrayar que los recursos para todo ello, para impulsar la política industrial, son importantísimos y esenciales. En los últimos presupuestos del Estado nos ha faltado ver una apuesta clara y decidida por la industria y por la innovación. En los presupuestos del último ejercicio hemos podido constatar que el Ministerio de Industria ha sido el tercero en términos de esfuerzo presupuestario, con una disminución del 31,5 respecto a 2011, lo que representa un déficit importante en esta apuesta, que defendemos desde Convergència i Unió, por el cambio del modelo productivo y por una política industrial fuerte, transversal e


Página 10




innovadora, sin olvidar tampoco el papel de los sectores estratégicos. Es cierto -y ello nos complace- que inciden más en el valor de la empresa que en los sectores, lo que compartimos con determinados matices, a los que me referiré después. Pero queremos saber cómo podremos construir una política industrial, apoyar a la empresa en los términos que ustedes nos indican, con esta escasez de recursos y con partidas presupuestarias claramente deficitarias para llevar adelante esta política industrial. Hablamos de empresa y no de sectores. Nos gusta en general el concepto de empresa, porque es el núcleo base que da valor y transversalidad a la industria, pero no podemos olvidar que hay sectores y actividades singulares y específicas que requieren de una particular atención, porque son actividades o sectores tractores que permiten el impulso de otras actividades económicas. Tenemos que saber poner en valor las empresas que tenemos; también tenemos que poner en valor que hay una parte del tejido productivo que va bien, y usted ha hecho referencia a ejemplos como Nissan o Iveco; y hay otros más. Hay que ponerlos en valor porque estos también tienen un efecto tractor positivo sobre el resto del tejido productivo. También hay sectores que en este momento tienen dificultades pero que están funcionando e invirtiendo, como el sector químico. Hay otros sectores que pasan por una serie de dificultades y una situación muy crítica, como el sector de las motos, pero buscan alternativas a través de la innovación, de la moto eléctrica y también de la búsqueda de inversores extranjeros que puedan participar en los proyectos. En todo este engranaje es donde su ministerio y su secretaría general han de estar presentes y dar apoyo, y al que hemos de destinar también los recursos necesarios.

Otra cuestión que para nosotros es importante y que está ligada a esta escasez de recursos y a la política industrial, y sobre la que nos gustaría conocer su opinión, está relacionada con los planes de competitividad, a los que usted también ha hecho referencia. Nos preguntamos qué coste supone para estos planes la minoración de recursos que padece el ministerio. Me gustaría hacer referencia también a los planes de competitividad del sector de la automoción, pues es -ya lo hemos dicho, y también el portavoz del Grupo Socialista- responsable del 9% del valor añadido bruto industrial y del 10% de la industria manufacturera y tiene un papel fundamental para que la industria aumente su contribución al producto interior bruto. El 18 de mayo su ministerio aprobó la orden ministerial para la convocatoria de dichos planes de competitividad para 2012, gracias a los cuales se movilizarán 220 millones de euros, pero tendrán unas características de financiación determinadas y también un incremento de coste para las empresas. Cambian, obviamente, las características de la estructura de financiación de dichas ayudas. Esto también nos preocupa porque, por otra parte, encarece el coste a cargo de las empresas en un momento especialmente delicado para ellas.

Acabo, señor presidente. Haré referencia muy brevemente a dos temas más. Respecto al programa de reindustrialización, nos preocupa la situación que están padeciendo las comarcas mineras, pero ya en su momento, en el debate de este tema en el Pleno, nosotros solicitamos con carácter urgente la presentación de un plan específico para estas comarcas, porque volvemos a insistir en que el futuro de las mismas pasa por la presentación de un plan específico y bien definido de reactivación, de reorientación de su actividad y de formación. Por tanto, quisiéramos conocer su opinión sobre ello.

Por último, quería incidir sobre el sector aeroespacial, al que usted ha hecho referencia. Usted ha hablado también con detalle sobre el mismo. Es un sector con un alto componente de innovación y con un elevado valor añadido para nuestro tejido industrial, pero es imprescindible el apoyo y el compromiso del Gobierno en este sector y que estos se materialicen, teniendo en cuenta que en el mes de noviembre de 2012 se definirán los programas europeos. Si no existe el compromiso de recursos a nivel presupuestario o la búsqueda de otro mecanismo de financiación para la AESA, nosotros podemos quedar fuera de estos programas, y esto supondría un coste de cinco, diez o quince años para las empresas que forman parte de este sector y perder una oportunidad en un sector estratégico de un alto valor añadido.

El señor PRESIDENTE: Debe concluir, señora Riera.

La señora RIERA I REÑÉ: Termino ya, señor presidente.

No insisto más sobre la importancia de incidir en la innovación y en la internacionalización cuando hablamos de política industrial y de seguir los ejemplos de Europa. No insistiré más en la necesidad de atraer inversión. Tenemos capacidades, tenemos tejido productivo y hemos de ser capaces de que la inversión extranjera también venga a nuestra economía e invierta aquí. No insistiré más en la necesidad de coordinación con otros ministerios, especialmente el Ministerio de Economía y de Competitividad, y la importancia del funcionamiento de organismos como Enisa o Cesce, que son instrumentos al servicio de la competitividad de las empresas y la coordinación de ellos con otros organismos como el ICO o como el CDTI, que dependen de otros ministerios y que son fundamentales, y más en este momento, y determinantes de la competitividad y del crecimiento de nuestro tejido industrial.

El señor PRESIDENTE: Por parte del Grupo Parlamentario Mixto, ¿van hacer uso de la palabra? (Denegaciones). El Grupo Parlamentario Vasco no está. Unión Progreso y Democracia, tampoco. Por el Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural, tiene la palabra el señor Yuste.


Página 11




El señor YUSTE CABELLO: Muchas gracias, señor secretario general. Sin duda, el desafió de nuestro tiempo es el de volver a la senda del crecimiento y a la creación de empleo, esa tiene que ser la principal obsesión del Gobierno. En ese sentido, estamos viendo cómo 2012 va a ser un año perdido. Ojalá en 2013 empecemos a ver otras políticas y no corra la misma suerte, pero todavía no es así. Recuerdo en campaña electoral que en algún debate cuando se preguntaba por la política económica y de creación de empleo del Partido Popular, sus candidatos repetían la consigna de la ley de emprendedores. Simplemente enunciando la ley de emprendedores todo el mundo entendía que el problema del paro estaría resuelto, o eso parecía al menos en aquellos días de campaña electoral. Yo hacía algunos chistes al respecto diciendo que salvo que en la ley de emprendedores digan que todo el mundo tiene que trabajar obligatoriamente, me da la sensación que no valdría de mucho. Aparte de esas bromas electorales, quiero conocer algo más del contenido de ese proyecto de ley de emprendedores. El 18 de abril, usted dijo que ese proyecto de ley estaría aprobado en mayo o junio. Estamos acabando junio. La previsión es que pueda pasar por el Consejo de Ministros un viernes de estos, o quizá no tiene tanta información. Sería bueno saber exactamente en qué fase se encuentra y si puede adelantarnos algo más respecto al contenido. Ha hablado de cuestiones fiscales sin entrar a detallarlas. Le ha dado bastante importancia a la cuestión de la cultura emprendedora o de la educación para el emprendimiento. No sé si es tan importante la educación. Puede que sea importante en cuanto a la cultura emprendedora de los ciudadanos, pero me imagino que no será más importante que el hecho de que se abra el grifo de la concesión de créditos o que se acabe con la pescadilla que se muerde la cola de la morosidad, con todo lo que eso conlleva, o los problemas de falta de simplificación administrativa, que supongo que sí se abordarán en ese proyecto de ley. Me gustaría que pudiera explicarnos algo más respecto a su contenido.

En segundo lugar, más allá de lo que pueda contener esa ley de emprendedores, para nosotros es muy importante abordar un cambio en el modelo productivo para el cual la industria es capital, es la condición sine qua non. Tiene que haber una política industrial activa, tiene que haber una apuesta por productos de mayor valor añadido, una industria de base tecnológica, más sostenible, más sana. Usted ha empleado ese adjetivo, lo cual me ha congratulado. Ir a una economía más sana tiene que pasar por una mayor apuesta por la investigación, el desarrollo y la innovación. Sin embargo, esos elementos que debería haber en esa apuesta por un cambio del modelo productivo no los estamos viendo, al menos en el presupuesto de 2012. Ojalá en el año 2013 sea distinto, pero tenemos serias dudas de que la apuesta de su Gobierno vaya por ahí. Me da la sensación de que usted sí que habla de política industrial, su ministro no. Usted no dice cambio del modelo productivo, pero habla de elementos que forman parte de ese cambio del modelo productivo. El ministro de Industria niega que el Gobierno pueda cambiar el modelo productivo, y en su primera comparecencia tuvimos la oportunidad de celebrar un debate ideológico sobre esa cuestión, que me sorprendió bastante. Es necesario que haya un cambio de modelo de crecimiento. Hay que ir a un crecimiento más sano, hay que ir hacia otras cuestiones y no volver la vista atrás a los buenos tiempos de las vacas gordas, porque esos buenos tiempos no volverán y, además, fueron unas vacas gordas bastante engañosas que nos dejaron el país al borde del abismo. Por tanto, hay que tener cuidado con esas añoranzas del pasado. Lo importante es esa apuesta por la economía real de la que usted hablaba. Economía real, no economía especulativa. En ese sentido, cuando hay comunidades autónomas que están subastando su dignidad para atraer un proyecto del perfil y de la catadura de Eurovegas, alguien que defienda la producción industrial debería tener el aplomo de decir: el modelo de desarrollo que queremos para el Estado español es algo bien distinto que eso por el que otros se están pegando o están compitiendo.

Usted ha dado a entender que hay que hablar de empresas y no de sectores, pero en realidad ha hablado de sectores estratégicos. Ha hablado solo de tres. En su comparecencia del 18 de abril habló de cuatro. El ministro en su primera comparecencia habló de veintitantos, incluidos todos los sectores maduros que el portavoz socialista echaba de menos hoy. Usted luego habló de cuatro principalmente y luego el resto. Hoy ha hablado de tres. Ha omitido el sector de defensa, lo cual me podría parecer bien por razones que no viene al caso comentar ahora. En todo caso, es bueno que fijemos las reglas del juego de cuál va a ser la posición o el trabajo. ¿Va a haber una apuesta solo por tres sectores y el resto ya veremos cómo queda? Dentro de los tres sectores, ¿se apostará por determinadas empresas que se considerarán motor y se confiará en que las demás puedan ir a rebufo de esas? ¿Cuál es la estrategia del Gobierno respecto a los sectoriales? Los sectores maduros supongo que requieren distintas soluciones que los sectores estratégicos aeronáutico, automoción, etcétera, pero no sé si en su mente solo está el que haya diferentes soluciones y por eso les da un tratamiento desigual o si se entiende que la baja prioridad de los sectores maduros supone que van a quedarse apenas con las migajas del presupuesto, las migajas de la política de su secretaría general, en este caso. Me gustaría que pudiera aclarar algunas de estas cuestiones. Le he visto optimista con el sector de la automoción. Yo vengo de Aragón y allí cada equis años tenemos un susto nuevo con la Opel. Cuando no es una cosa es otra. Al final, siempre hay que estar renegociando con la multinacional y ofreciéndoles nuevos apoyos y nuevas compensaciones para que decidan quedarse unos añitos más. Es la realidad en la que estamos instalados. Sin duda, la reciente noticia de Iveco le permite hablar de un cambio de situación y que ahora las cosas van razonablemente bien. En todo caso, no sé si lo de Iveco es algo excepcional o si usted ve que en el sector, dentro


Página 12




de las dificultades que tiene, que las ha señalado, podemos ir a un horizonte de menos sustos.

Quería concluir preguntándole si está en condiciones de hacer algún tipo de balance de los créditos preferenciales destinados a los sectores estratégicos, dentro de los planes de competitividad. Hubo una cierta polémica la pasada primavera cuando no se sabía qué porcentajes, cuántos años de carencia, si se requeriría aval o no. En la comparecencia de 18 de abril, con motivo de los presupuestos, respondió a alguna cuestión al respecto. No sé si están ya en marcha y si ya podemos valorar el eco que han tenido esos créditos, cuántas empresas los han solicitado, cuántos créditos se están concediendo, en qué casos se han exigido avales y en cuáles no. Concluyo con una mención escueta a la necesidad de un desarrollo alternativo de las comarcas mineras. Ya sé que no es de su negociado pero usted, como principal valedor de la política industrial en el Gobierno, entiendo que debería señalar a sus colegas que es fundamental, sea cual sea la salida futura que se dé a las cuencas mineras, que haya unas políticas de desarrollo alternativo para no condenar al olvido y al abandono a comarcas enteras de Asturias, Castilla y León, Aragón y otras comunidades autónomas que han estado sirviendo bien a la riqueza del Estado español y que ahora no pueden ser olvidadas a su suerte.

El señor PRESIDENTE: Por último, por parte del Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra don Ovidio Sánchez.

El señor SÁNCHEZ DÍAZ: Muchas gracias, señor secretario general, por esta comparecencia. Ha expuesto con toda crudeza la situación que está viviendo la industria española. Esta es una nota característica del Gobierno, no estar ocultando una situación a la que nos tenemos que enfrentar. Si hoy preguntamos a cualquiera cuál es la mayor preocupación que hay en la calle esta es, sin duda alguna, el empleo. Nadie pensará crear empleo al margen de la industria; es uno de los grandes tractores en la creación de empleo. Este es un elemento fundamental en el desarrollo económico de nuestro país. He escuchado con la máxima atención todas las intervenciones y, posiblemente, podemos compartir muchas de las cosas que dicen los intervinientes, lo que pasa es que cuando se gobierna hay que hacerlo en tiempo real y en el momento actual. En este momento, el Gobierno de España está en una situación de emergencia económica nacional. Por tanto, o resolvemos ese problema y empezamos a darle salida o ningún sector tendrá futuro. El Gobierno está enfrentándose de verdad a lo que realmente es más importante en este momento y, sin duda alguna, la industria es parte de esta apuesta general.

Ha dicho, creo que con gran criterio, que hablando de industria podemos cerrarnos exclusivamente a unos sectores, pero es evidente que a la industria le afecta todo, le afectan las infraestructuras para las comunicaciones -como el corredor mediterráneo- o para el intercambio de mercancías y le afecta la educación. Ha hecho usted una referencia que está muy en la calle en este momento que necesitamos cambiar nuestros sistemas productivos sobre la falta de vocación emprendedora de este país. Usted decía que solo el 20% tenía ambiciones emprendedoras; estoy seguro de que el otro 80% piensa ser funcionario. Esto quiere decir que estamos buscando salidas mucho más seguras que otras mucho más exitosas en lo profesional y particular, porque tiene más riesgo. Por eso, esa ley de emprendedores es una gran oportunidad en la que podemos ir haciendo hincapié en que la salida hacia la inversión en desarrollos personales y de nuevas ideas tenga una cabida dentro de las oportunidades del Gobierno, es decir, que sea atractivo ser emprendedor, porque eso es bueno para todos.

Decía el portavoz socialista -y también creo que con buen criterio- que le gustaba que haya dicho que hay políticas del anterior Gobierno que se mantienen. Eso es de sentido común, lo que está funcionando bien no hay que cambiarlo. Lo que hay que cambiar es lo que puede mejorarse o lo que no está funcionando bien. Es una señal muy positiva del interés del ministerio en sacar el máximo desarrollo de las políticas que pueden funcionar y corregir aquellas que no están funcionando. También decía el portavoz socialista -que también comparto- que hay empresas que van muy bien y que no es gracias al Gobierno. Eso es para felicitarse. Lo que sería bueno es que todas las empresas fueran bien y no necesitasen al Gobierno. Cuando se necesita al Gobierno es cuando la situación va mal o son situaciones muy difíciles o son sectores muy maduros que tienen poco futuro y que necesitan modificaciones y recuperaciones.

Estamos totalmente de acuerdo, señor secretario general, con que necesitamos un impulso industrial. No podemos seguir cayendo dentro de la influencia del producto interior bruto porque eso es como dar la razón cuando se pierden 800.000 puestos de trabajo, que son los que se perdieron en la industria en los últimos años. Si queremos una oportunidad del empleo hay que, sin lugar a dudas, hacer una política industrial, acompañada de otras políticas que afectan directamente a la industria y que el Gobierno está haciendo, porque a la política industrial le afecta la reforma laboral, la educativa y la fiscal. Todas las inversiones que puede haber en infraestructuras le afectan, toda la gran política tiene una gran incidencia en la política industrial. Ahí el Gobierno está comprometido a desarrollar esas políticas que son las que, a través de las nuevas modificaciones legislativas, pueden dar un giro sustancial a la política económica del Gobierno enmarcándose en la política industrial. Hay sectores con una mayor preocupación en un momento determinado. Ha mencionado al sector naval. Me gustaría que profundizase en el asunto del tax lease, ver cómo está situado, cómo están los acuerdos con la Unión Europea, qué ha pasado con Holanda -uno de los grandes denunciantes- o por qué no valen las políticas que se aplicaron en Francia sobre estas ayudas que ahora nosotros queríamos implementar. Me gustaría que profundizase


Página 13




en este tema. Se ha hablado -como no puede ser de otra manera- de las empresas del carbón, que tienen una importante vertiente industrial. Es evidente que los planes de desarrollo de las cuencas mineras tuvieron una gran aportación económica en los distintos gobiernos y también es evidente que en algunos aspectos, especialmente en la creación de empleo, no dieron los resultados que se preveían. Se previó invertir en esas comarcas mineras a través de los fondos de desarrollo para crear nuevas industrias alternativas que acompañasen la pérdida de empleo minero con la creación de otras industrias. Desgraciadamente eso no tuvo el resultado que esperábamos después de dos grandes planes de la minería que concluyen ahora, en 2012. Por tanto, respecto a estas comarcas, hay que hacer una nueva apuesta, distinta, mucho más ajustada a los tiempos, que es el plan 2013-2018, y en ella situar todas las políticas industriales de recuperación de las comarcas mineras, apoyadas, en la medida de lo posible, en el empleo todavía existente del carbón y estudiar por qué no funcionaron la cantidad de medios -más de 6.000 millones de euros- que se invirtieron para crear una nueva industria alternativa en las comarcas mineras y, si somos capaces de detectar el porqué, corregirlo.

Se han comentado algunas políticas que, según algún portavoz, tienen menos apoyo en estos presupuestos, como la política del coche eléctrico. Tenemos que ser realistas y las políticas que no funcionan tenemos que tener agilidad para cambiarlas porque en estos momentos los medios son muy escasos. Si en el proyecto anterior había una cantidad importante para el desarrollo del vehículo eléctrico pero resulta que no se gasta, lo que no tiene sentido, pensando que este año tampoco se va a gastar, es detraer fondos de otras partidas para asegurar una inversión que fue fallida en su momento. Por tanto, ha habido la actualización necesaria para concretar específicamente partidas que sí se puedan gastar. Estamos en momentos de recursos muy escasos y administrarlos es la labor del Gobierno, pero teniendo la referencia de que la industria es la gran creadora de empleo en este país. Por tanto, si desarrollamos con tenacidad todas estas políticas, estas tendrán resultado.

El señor PRESIDENTE: Para responder a las observaciones o las preguntas formuladas por los portavoces de los grupos parlamentarios, tiene la palabra el secretario general de Industria.

El señor SECRETARIO GENERAL DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA (Valero Artola): He percibido en las intervenciones de los grupos parlamentarios un cierto grado de consenso en cuanto a la difícil situación que estamos viviendo y veo que valoran todos de forma casi unánime que tenemos que tomárnoslo muy en serio, porque esto es una política de Estado, de todas las administraciones que, de una forma u otra, participan para hacer un marco propicio para el desarrollo de la industria.

Voy a responder a varios temas generales que creo que no han quedado claros en mi exposición -como el modelo productivo, por qué la empresa y no el sector-, ya que han estado en las intervenciones de los cuatro grupos que han participado. Respecto al modelo productivo, entiendo que cambiarlo de una forma arbitraria, es decir, ahora vamos a hacer esto porque es mejor, me parece imposible. Lo que se propicia es crear un marco donde la educación favorezca al emprendedor, crear un marco donde el papeleo para la creación de una empresa sea el mínimo, que no se dupliquen las cosas, un tratamiento fiscal a la pyme mejor que el que hay, que las pequeñas empresas puedan ir a los mercados alternativos de Bolsa donde el inversor puede tener un cierto beneficio fiscal. Todo esto propicia de forma natural que el emprendedor que tenga una buena idea, o piense en un negocio, pueda arriesgar. Después arriesgará y le saldrá bien o mal. El cambio de modelo es más bien dar libertad al que crea riqueza para que lo haga de la forma más flexible posible, pero desde el Gobierno es muy difícil. Tú puedes inducir, dirigir, etcétera.

Paso al tema del sector de la empresa. ¿Por qué decimos nosotros que queremos aplicar los pocos recursos que tenemos en empresas? La experiencia que se tiene en los últimos años en los que se han dado este tipo de ayudas es que no son tales, porque son préstamos a un empresario o a una empresa que los tienen que devolver y que se arriesgan. Aquí no estamos hablando de una subvención, aunque en una parte puede haber una subvención, pero la mayoría eran préstamos, esos préstamos que se dieron de 2.000 millones para todos los sectores en tres años y que los tienen que devolver. Ya estamos implicando que hay un riesgo empresarial en todo lo que ha habido, en la cartera de préstamos que se han dado. Porque también se ha utilizado, y es algo que propicia el esquema, en el caso de Reindus sobre todo, para hacer instalaciones como polos de desarrollo, zonas de oficinas, facilidades y estructuras de apoyo a las empresas. ¿Y por qué vamos a hacer eso ahora? Ya hay cantidad de centros donde se han hecho inversiones públicas de todos los estamentos a lo largo de toda España donde realmente ya hay unas infraestructuras físicas suficientes. A no ser que sea una cosa imprescindible, realmente con lo que hay parece que te puedes arreglar, y entonces vamos a las empresas. Asumo el riesgo, y lo he dicho, de que nos podremos equivocar, pero eso poco que tenemos vamos a intentar aplicarlo con esos criterios que he dicho a los proyectos que se presenten. Insisto en que son préstamos que pagan un tipo de interés que sigue siendo atractivo y unos plazos suficientes para una inversión que se amortice en diez años o incluso antes. ¡Ojalá lo puedan hacer antes! Esto por este lado.

El representante socialista hablaba de todos estos sectores clásicos o tradicionales; no se han visto todos porque hay una cosa que les tengo que decir y es que además no he elaborado mucho esta parte, y nosotros hemos atendido y recibido a todo el que ha preguntado


Página 14




y que quiere vernos, a todos. Por supuesto, consecuencia de ello es que hemos visto a mucha gente. Hablamos del juguete, hablamos de los observatorios, y hablamos del calzado. Le voy a contar tres tipos de sectores que estaban deslocalizándose hace cinco o seis años y están relocalizándose en España de vuelta: calzado, textil y curtido o piel. Ha habido una fiebre de ir a China. ¿Y en China qué ha pasado? Pues en China, aparte de que es complicado moverse, se pensaba que se podía fabricar más barato y que había un mercado potencial, y los que estaban allí que tenían calidad y que sabían hacer las cosas y que se habían ido de aquí porque tenían una situación laboral complicada, se fueron allí y sin querer se han redimensionado aquí, porque se han tenido que ir, pero vuelven ahora. La empresa Louis Vuitton, que se puede decir que en Ubrique encarga bolsos de los que se compran a gran precio y hay un margen enorme en esos productos, dice que en China le pedían que hiciera 50.000 bolsos, y aquí solo 5.000, y como tampoco el consumo es tan grande es mejor hacerlo en casa, y se vuelven. En el textil, en el diseño y donde hay innovación es donde funcionan las cosas. O sea que hay un poco de todo.

En cuanto a los tradicionales -y ahí voy al diálogo del que hemos hablado- nosotros hemos dejado los observatorios abiertos, y yo a cada uno de los que han venido y muchos de los sectores que han estado y que nos han venido a ver les he dicho: el día que tengáis un problema y que penséis que es la mesa adecuada vendrán los sindicatos, vendrá la Administración de la forma más amplia posible, porque antes solían venir a los observatorios solo Trabajo, ahora Empleo, y hay veces que tiene que venir otra parte de la Administración. Eso lo hemos dejado abierto y depende de ellos el diálogo con las administraciones. La primera semana que tomé posesión llamé a cada consejero de Industria de cada comunidad autónoma para ponerme a su servicio. A los sindicatos UGT y Comisiones también. Por ahí lo que haga falta y seguimos en esa línea porque es como tiene que ser, porque si encima nos peleamos con lo que está cayendo, la cosa puede ir peor. Con esto quiero decir que en el fondo la política industrial, lo he dicho al principio, es un tema complejo que depende de muchos, y no solo de un ministerio que se llama Industria, porque Industria puede ser valedor, puede propiciar políticas, puede orientar, puede poner ese dinero de la forma mejor posible y acertar, y coge una serie de sectores que vienen de la época pasada y que nadie dice que no, que están bien elegidos, y les seguimos apoyando ya con menos dinero. Es así de fácil y así de difícil. Esto por un lado.

¿Qué pasa con la ley de emprendedores? Todos conocen bien cómo funciona la Administración. Empieza porque es iniciativa nuestra, porque está puesto en el título de esta secretaría general, y a los quince o veinte días de tener la ley teníamos un primer proyecto, lo ponemos en marcha, y aunque políticamente es atractiva, no cabe duda por otro lado de que tocan temas sensibles, sobre todo el tema fiscal, pero también el tema laboral y el tema de la educación. Mientras tanto yo no estoy excusando así a nadie. Eso pasa en la esfera de Presidencia del Gobierno y es donde se está, por así decirlo, elaborando. Déjenme un poquito más de tiempo. Sé que he incumplido porque dije que iba a ser en mayo, pero lo siento, han pasado muchas cosas y no pasa nada. Esto vendrá y estoy seguro de que pronto.

En cuanto a Iveco desgraciadamente conozco bien el tema porque nos lo hemos tenido que trabajar. ¿Qué quiere decir eso? Quiere decir que si una empresa como Fiat-Iveco apuesta por deslocalizar la producción en Alemania y viene aquí es porque la planta española es muy buena, no porque le vayamos a dar un dinero que es una parte mínima de la inversión total. Esa es una cosa buena porque el sector y la paz social de Iveco es perfecta, y se han ajustado, y ha habido ERE, y ha sido doloroso. Entonces es un síntoma bueno no solo que pongan un dinero, sino que encima han hecho esa apuesta. ¿Y qué vamos a decir a la señora Merkel cuando pregunte por el sitio que han cerrado o van a cerrar, porque lo van a cerrar despacito? Es un tema delicado también.

En cuanto a la cuestión naval es una pena, lo he dicho al principio, porque estamos a punto de tener en un sector racionalizado, razonable, libre y que tiene un producto competitivo, porque hace unos barcos fenomenales, unos ferries buenísimos, de servicios en plataforma; y queda Navantia, que es un problema que se tiene ahí casi estructural, y nos cae la maza, al anterior Gobierno y a este, de una denuncia que realmente estaba sacada un poco por los pelos, porque ya había pasado con Francia. Por favor, señor comisario, le pido que ayude porque son 30.000 empleos. Todos, empresarios, sindicatos y Administración, les pedimos a ustedes que, por favor, le digan al señor comisario que sea un poco razonable. Él contará cosas de la competencia, pero eso lo tenemos muy trillado, y ahora tiene una propuesta sobre la mesa que es razonable, que es un régimen general que no afecta a la competencia, que es un marco general, y ya saben que el problema es cuando hay excepciones y entonces eso puede suponer ayudas del Estado. Ese es el tema.

Podría en la réplica elaborar más algunas de las preguntas que han hecho, si me he dejado alguna fuera, pero básicamente he querido responder a la mayoría de ellas. (El señor Puig Ferrer pide la palabra).

El señor PRESIDENTE: Señor Puig, es un turno excepcional y se utiliza para hacer alguna pregunta o aclaración, no para entrar en debate. Tiene un minuto.

El señor PUIG FERRER: Simplemente es para repetir preguntas no contestadas. En principio le he preguntado si va a haber alguna política de apoyo a la adquisición de automóviles, es decir, a la renovación del parque móvil, el tema de Derbi y el tema de Alcoa, básicamente estas cuestiones que me gustaría que respondiera porque tienen una gran actualidad.

Por otra parte, finalmente si el ministerio -porque evidentemente, como usted ha dicho, la política industrial


Página 15




tiene un carácter transversal- de verdad va a influir directamente en cuestiones que sí que son fundamentales para que existan algunos sectores industriales. Desde luego el Estado tiene que intervenir claramente, por ejemplo, en lo que le he comentado del corredor del mediterráneo.

El señor PRESIDENTE: Señora Riera, ¿también para hacer preguntas?

La señora RIERA I REÑÉ: No. Intervengo muy brevemente, señor presidente, para que el señor secretario general pudiese explicitar el compromiso con el sector aeroespacial, de cara al programa que se decidirá en noviembre de 2012. Creo que es una fecha determinante y condicionante para la viabilidad, no solo para el crecimiento de este sector.

El señor PRESIDENTE: Señor secretario general, tiene la palabra.

El señor SECRETARIO GENERAL DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA (Valero Artola): Son puntuales los temas, pero los puedo responder.

Alcoa es el mayor electrointensivo. Ya saben que el aluminio tiene un consumo enorme y tiene un régimen especial en España, que es una tarifa que se llama G4, y es un problema en el contexto que hay de la reforma energética, y de la eléctrica en concreto. Hay otros países en Europa que tienen algunas soluciones, todas ellas difíciles. Estamos hablando con Alcoa y con otras más, porque esto afecta también a Arcelor y a Asturiana de Zinc. Es decir, estamos hablando de cinco plantas de tres empresas, ese es el tema concreto de Alcoa. Yo creo que Alcoa este año no ha dicho lo de cerrar, yo no lo he oído, hemos hablado con ellos, y lo que sí han hecho ha sido bajar prácticamente a la mitad la producción este año, tanto lo que hay en Galicia como lo que hay en Asturias, han hecho un ERE y han bajado la producción. Este es un asunto difícil que estamos intentando atajar. Lo he mencionado de pasada al principio de mi intervención, cuando he dicho que hemos estado hablando con aquellos consumidores, eléctricos especialmente sensibles. ¿Pero por qué aquí hay varias gamas de consumidores? Es que no solamente hay muy intensivos e intensivos, también hay no tan intensivos, la cogeneración, etcétera; en fin, es un tema bastante complejo en el sentido de que el consumo no es igual.

El sector de la automoción, en su sentido más amplio, ha pedido desde el principio, como estaba tan deprimido el mercado, unas ayudas como las que se habían tomado con Gobiernos anteriores. Es evidente que ese tipo de medidas, como tienen un efecto dinamizador, provocan más ingresos y las cuentas pueden salir, de hecho tienen que salir por puro sentido común. Lo que pasa es que este tema ya está muy estudiado por la Administración, y cuando hablo de la Administración, no solo me refiero al Ministerio de Industria, sino también a Economía, porque ahora está repartido, ya que esto es un incentivo al comercio de coches, que depende de Economía; está la parte fiscal y la parte industrial. Como Industria nosotros somos partidarios de que se produzca esto, lo que pasa es que yo creo que eso se tiene que englobar en una política del propio Gobierno, que decida tomar medidas de incentivo a la demanda, pero a lo mejor de otros sectores; entiendo que no debería ser una medida aislada.

Sobre el tema de Derbi -además creo que hay alguien de aquí que estuvo presente- el ministro me pidió que recibiera a varios diputados de la zona catalana para hablar de este tema, pero nunca pudimos llegar a tener esa reunión. Hablé con Mena, el consejero de Industria, sobre cómo estaba el tema. El asunto desgraciadamente estaba bastante cerrado, porque había habido una solución un poco paliativa en el sentido de que se iban a producir unas piezas, especiales etcétera, y lo veo mal, pero es que tampoco he visto respuesta por parte de Cataluña, y veo difícil que eso se pueda reconducir.

En cuanto al tema del espacio hay que decir que tenemos que pagar una cuota por ser miembros de la Agencia Europea Espacial, que yo soy el que encabeza la delegación española. Partíamos del déficit que el anterior Gobierno nos dejó, menos 96 millones de euros, es decir, ya arrastrábamos un déficit. Por tanto si encima tenemos restricciones presupuestarias, hay que escalonar los pagos para mantener la posición de ir cumpliendo los compromisos internacionales. Eso se cruza con lo que ha dicho la representante de Convergència i Unió de una conferencia importante donde se ponen las directrices y donde se asignan los presupuestos para cuatro años, porque las inversiones en este sector son muy a largo plazo y muy intensivas, el capital hay que mantenerlo, y a su vez hay que estar muy encima para seguirlo. Nosotros lo tenemos claro. Hemos pedido al sector que ahora antes de verano nos pongan, negro sobre blanco, cómo lo ven ellos, porque nosotros ya trasladamos sus proyectos. La verdad es que casi todos los países tienen problemas presupuestarios; a la hora de hacer las contribuciones no solo España tiene algún problema de retrasos. La idea es ponernos al corriente lo antes posible y mantenernos encima de esa conferencia que en efecto es importante para que el sector tenga una visión a medio y largo plazo, y siga donde está, que está bien, está siendo competitivo.

- DE LA DIPUTADA DOÑA SUSANA SUMELZO JORDÁN, DEL GRUPO SOCIALISTA, SOBRE PLAZOS PARA LA FINALIZACIÓN DE LAS OBRAS DEL PARADOR DE VERUELA Y SU PUESTA EN FUNCIONAMIENTO, ASÍ COMO FINANCIACIÓN DE LAS OBRAS PENDIENTES (PROCEDENTE DE LA PREGUNTA AL GOBIERNO CON RESPUESTA ESCRITA 181/003763). (Número de expediente 181/000284).


Página 16




El señor PRESIDENTE: Pasamos al siguiente punto del orden del día, correspondiente a las preguntas orales. Le recuerdo al señor secretario general que en este trámite el Gobierno tiene tasado el mismo tiempo que los portavoces de grupo parlamentarios.

Para hacer la primera pregunta tiene la palabra doña Susana Sumelzo.

La señora SUMELZO JORDÁN: Señor secretario general, el pasado 13 de marzo el ministro de Industria, Energía y Turismo anunció la paralización de la construcción de los nuevos paradores, cuya finalización estaba prevista para los próximos dos años, sin fijar ningún horizonte para retomar los trabajos. Las declaraciones del ministro se corroboraron con los Presupuestos Generales del Estado, los que el Gobierno ha realizado para el año 2012; unos presupuestos que contemplan un drástico recorte para la inversión en paradores, y concretamente para la partida asignada al propio parador de Veruela, que ve desaparecer las consignaciones presupuestarias de los anteriores ejercicios quedando reducida a cero euros. Lamentablemente tampoco se contempla proyección para los siguientes ejercicios.

Esta noticia creó una gran preocupación en la provincia de Zaragoza, especialmente en las comarcas de Tarazona y de Borja, que vieron cómo la decisión del Gobierno central afectaba de lleno a las obras del parador de Veruela, que podrían ser paralizadas a pesar de encontrarse en una fase muy avanzada de ejecución.

Esto motivó que el pasado día 15 de marzo formulase una pregunta escrita sobre los plazos de ejecución contemplados por el Gobierno para la finalización de las obras del parador de Veruela, sobre los plazos, sobre su puesta en funcionamiento, y sobre la financiación prevista para la ejecución de las obras pendientes. Recibimos fuera de plazo respuesta escrita a la pregunta planteada que, con los debidos respetos, no contestaba a la pregunta formulada, por cuando exponía -leo literalmente-: las obras interesadas se están ejecutando y estamos tratando que la actual situación de la crisis afecte lo menos posible a los cronogramas de actuación. En principio la finalización de las obras de construcción del parador se estiman para finales de 2014, y dados además unos hechos extraordinarios, la esperanza que creó el presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza, Luis María Beamonte, que el 4 de abril, el pasado mes, tras entrevistarse con la secretaria de Estado de Turismo, aseguró que las obras del parador de Veruela iban a continuar, que podrían ser finalizadas el próximo año, y que además desde el Ministerio de Industria se avanzaría en las obras del proyecto complementario, que hace referencia a accesos y al aparcamiento, entre otras cosas, con el objetivo de que este parador pudiese estar en servicio a lo largo de 2013. Dada la confusión existente, señor secretario, ¿puede indicarnos usted cuál es el plazo contemplado por el Gobierno para la finalización de las obras del parador de Veruela? ¿Cuáles son los cronogramas de actuación a los que el ministerio alude en su respuesta, y que desconocemos? ¿Cuál es la financiación prevista para la finalización de las obras, puesto que tampoco contestan en el escrito recibido y en los Presupuestos Generales del Estado la partida figura a cero?

El señor PRESIDENTE: Señor secretario general.

El señor SECRETARIO GENERAL DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA (Valero Artola): Voy a ser muy breve respondiéndole porque, aunque me he encargado de hablar con la secretaria de Estado, se pueden imaginar que esto no es de mi competencia. Yo le voy a trasladar la pregunta y le voy a preguntar, pero lo que sí me ha dicho, y lo tengo por escrito, es que se prevé que el parador y sus obras se acaben a finales de 2014. Esto es lo que me han dicho. No sé si eso sirve, pero como me pide ya que le conteste con más detalle, prefiero coger la pregunta y pasársela para que le responda. De momento la respuesta sobre cuándo se van a acabar es a finales de 2014.

El señor PRESIDENTE: Señora Sumelzo.

La señora SUMELZO JORDÁN: Señor secretario general, lamento que usted no nos pueda dar respuesta. De nuevo queda patente con la respuesta que nos da que no hay igualdad en la contestación dada por la secretaria de Estado de Turismo, por lo menos con lo que nos trasladó el presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza, de su mismo partido político, y lo que nos está trasladando el secretario general aquí presente. Yo le diría, para que también lo trasladase, que debemos tener en cuenta que las obras del parador de Veruela se iniciaron en julio de 2008 y que hasta la fecha se han invertido cerda de 20 millones de euros, que no estamos hablando de iniciar los trabajos, sino prácticamente de terminarlos, que las obras se encuentran en una fase avanzada de ejecución, y que su previsible retraso, o en el peor de los casos la paralización de los mismos, agravará todavía más la crisis de unas comarcas que arrastran un grave problema de desempleo. Permítame que le diga también que el futuro parador de Veruela está ubicado en una zona de la provincia de Zaragoza con un enorme interés turístico, que esta zona fue visitada el año pasado por más de 60.000 personas, y que la apertura del mismo potenciará el valioso patrimonio, además del impulso turístico vital para el desarrollo de esta zona. Permítame que le diga asímismo que una vez que se terminen las obras y se inicie la actividad, el parador se convertirá en el motor para el desarrollo económico de las comarcas de Tarazona y de Borja, generando la creación de más de sesenta puestos de trabajo y muchos otros indirectos. Por ello, señor secretario, no voy a insistirle más, pero es de sobra conocida la importancia que este parador tiene para el futuro de las comarcas de las que hablamos, especialmente castigadas por la crisis, por la pérdida de población, y por las políticas de recortes que está llevando a cabo el Gobierno y que afectan principalmente al medio rural. Por ello podemos entender, señor secretario,


Página 17




que las obras se lleven a otro ritmo -estamos viviendo tiempos muy difíciles-, pero no podemos entender ni admitimos que estas obras se paralicen, porque realmente es una barbaridad, dado el avanzado estado de ejecución de los trabajos. En su respuesta esperamos un compromiso.

El señor PRESIDENTE: Señor secretario general.

El señor SECRETARIO GENERAL DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA (Valero Artola): Yo he hablado esta mañana con la secretaria de Estado y me ha confirmado algo muy positivo. Yo creo que lo que ha habido es una política de racionalización en el tema de paradores, y después se ha mostrado una cierta flexibilidad para seguir con algunos, quizá cerrar otros. En su caso lo que le interesa a la señora diputada veo que tiene buena pinta. No le puedo decir otra cosa. Le paso el tema a la secretaria de Estado.

El señor PRESIDENTE: Le invito a que traslade por escrito por parte del Gobierno el cronograma que ha solicitado la señora diputada.

- DEL DIPUTADO DON FÉLIX LAVILLA MARTÍNEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA, SOBRE FECHA EN QUE SE VA A APROBAR LA CONVOCATORIA DE AYUDAS A LA REINDUSTRIALIZACIÓN (PROCEDENTE DE LA PREGUNTA AL GOBIERNO CON RESPUESTA ESCRITA 184/000980). (Número de expediente 181/000302).

El señor PRESIDENTE: Pasamos al punto 4º del orden del día. Para formular su pregunta tiene la palabra el señor Lavilla.

El señor LAVILLA MARTÍNEZ: Señor secretario general, esta sí que es de su competencia y de su incumbencia. La primera pregunta es la referida a las ayudas de reindustrialización, y tiene que ver después con la siguiente que formularé, que es la relativa al mantenimiento de 569 puestos de trabajo, donde sí que le voy a pedir compromisos claros y concretos, ya se lo anticipo. Y refiriéndome a esta pregunta, las ayudas de reindustrialización para Soria, tengo que decir que entre el año 1996 y el 2004 no hubo ni un céntimo para Soria, fueron 0 euros; entre el año 2005 y 2011, hubo 93 millones de inversión que movilizaron más de 300 millones de inversión y la creación de 500 puestos de trabajo. Quiero expresamente pedirle que felicite a todo su equipo por el buen trabajo que han realizado y que mantienen también en la parte de información, dado que tengo constancia de que mantienen la información a los empresarios de Soria, pues recientemente, esta semana se han desplazado por parte del ministerio allí, a Soria. Por tanto la parte positiva hay que destacarla y así lo hace este diputado por Soria. No obstante quiero apoyarle a usted en que mejore las condiciones de las ayudas de reindustrialización en varios campos. Primero, usted sabe que ahora se cobra un interés -3,95%- que antes no se cobraba, y usted me dirá que ahora hay menos recursos, y yo puedo decirle que intenten priorizar y buscarlos en otro lugar. Vamos a intentar también ser posibilitas. Lo que sí tiene todo el derecho usted a exigir -y yo se lo voy a exigir a usted como diputado- es intentar conseguir más fondos totales de ayudas de reindustrialización. No se entiende que con el paro que tenemos en nuestro país la partida total de las ayudas de reindustrialización se reduzca en un porcentaje importante, más del 20%. Eso no es justificable porque es un crédito que las empresas devuelven, y yo sé, porque lo he vivido empresa por empresa cuando hemos ido al ministerio, que además son ayudas muy útiles porque las empresas que lo solicitan, después tienen que devolver los créditos y además son para proyectos maduros. Si una empresa recibe un crédito de este tipo y no ejecuta el proyecto en los plazos previstos, con la prórroga lógica de tres o seis meses, que es el máximo estipulado por la normativa, al final tiene que devolver la ayuda con intereses. Por lo tanto, es ayuda a la creación de empleo directo y a la inversión directa. Usted tiene que tener toda la exigencia del mundo donde tenga que tenerla para incrementar el total de las ayudas que se destinan a este programa. No me cansaré de recordarlo. Lo hice con el anterior Gobierno y con el grupo parlamentario y conseguimos que cada vez fuera mayor la cantidad que se conseguía, pero en esta situación de crisis no es justificable recorte alguno en el monto total.

También le pediré lógicamente que intente mejorar para los empresarios el porcentaje que se pide de crédito. El 3,95 puede ser una cantidad que pueda disuadir a algún empresario de acometer un proyecto empresarial, pero sobre todo mejore el monto total y después las condiciones, si es posible, y si antes tenían quince años -cinco años sin pagar nada mientras se lanza la actividad, y eso es importante en una época de crisis económica mundial que nos afecta, y en una contracción como la que tenemos-, tiene también que pelear usted para conseguir los quince años que había, cinco años más diez -cinco años hasta comenzar a pagar la devolución del crédito y luego diez años más para la devolución del importe recibido-. Tiene usted que conseguirlo, es necesario. Hay sectores estratégicos a los que les vienen muy bien estas ayudas. Puedo hablar de todo tipo de sectores: del sector del automóvil, del sector del mueble, de cualquier actividad en que los proyectos se han llevado a cabo y han sido muy interesantes. Por tanto quiero en este caso, como digo, felicitar al equipo y pedirle esos tres compromisos concretos, siendo uno de ellos irrenunciable: que para el presupuesto -y lo vamos a vigilar- del año 2012 usted tiene que conseguir que la cantidad de ayudas de reindustrialización, no solamente se ponga a nivel de 2011, sino que incluso se incremente porque las razones de Estado del país lo requieren y lo exigen.


Página 18




El señor PRESIDENTE: Señor secretario general.

El señor SECRETARIO GENERAL DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA (Valero Artola): Gracias por decirnos que estamos haciendo alguna cosa bien. La verdad es que en el caso de Soria nos ha salido bastante bien, pues ayer en la Cámara de Comercio de Soria se estaban dando las explicaciones sobre cómo iba a funcionar el nuevo marco, y hoy había una jornada en Madrid de empresarios sorianos y gente para traer inversión en la provincia, y además lo ha clausurado el presidente de esta casa, que es un ilustre soriano. ¿Qué quiero decir? Que me encantaría poder darle la razón y tener más dinero para hacer este tipo de operaciones. Pero yo también les quiero decir que en un momento dado en este caso se nos ocurrió, y fue una ocurrencia, pedir un 15% de aval para ser selectivo, y llegamos a la conclusión de que podía ser un desastre pedirle a alguien el 15% de una inversión en un banco, no llevárselo, y dejarlo depositado durante todo ese periodo, y entonces desistimos. La verdad es que hemos sido bastante realistas dentro de lo que cabe.

Me parece que he explicado el tipo de interés, que es un promedio en su momento de lo que le costaba al Tesoro un préstamo de tipo medio que se aplica a diez años, y la verdad es que diez años para una inversión es un margen bastante amplio. Insisto, vayan por ahí, pregunten, y a lo mejor el BEI, el Banco Europeo de Inversiones, financia a más de diez años, pero, son casos contados. Por ejemplo un banco que va al beneficio contigo. Esta es una fórmula beneficiosa.

No he concretado las fechas, y al intentar adelantarnos un poco, porque había prisa, nos quedamos casi sin el año. En el BOE de 4 de mayo sacamos las condiciones de Reindus y tienen hasta el 2 julio para presentar operaciones. Aprovecho también para decir que ya está cerrado también el de competitividad, y tengo que decir que en competitividad por ejemplo de automóvil hay mucho más de componentes que de fabricantes de automóvil, lo cual está bien porque se dispersa más y las inversiones son más pequeñas.

El señor PRESIDENTE: Señor Lavilla.

El señor LAVILLA MARTÍNEZ: Señor secretario general, yo he sido muy claro y muy concreto. Le he pedido un compromiso claro y concreto que usted no me ha dado, y por lo tanto no puede irse usted de aquí sin comprometerse. Le he felicitado porque trabaja bien, pero le he dicho que el país requiere de un mayor monto total de las ayudas de reindustrialización porque no son dineros que se pierden, es un dinero que recupera el Estado. Y tiene usted toda la legitimidad del mundo para que el ministro -y usted tiene una responsabilidad clara en el área de industria- lo exija del Gobierno -y lo está diciendo el presidente Obama y todo el mundo-. Para poder devolver los créditos, para que este país vaya adelante tenemos que crecer, y para crecer estas ayudas son imprescindibles. Se lo digo yo que las conozco, y las conozco bien. Usted tiene todo el derecho del mundo a pedirnos todo el apoyo para conseguir ese dinero de más, pero tiene que hacerlo porque es necesario. Luego le he dicho: si puede mejorar las condiciones financieras, mejor, ya se ha establecido una gradación. Y respecto de los avales, señor secretario general, evidentemente ya lo conocíamos. Por eso se quitó. Se quitó precisamente porque los empresarios de Soria nos lo trasladaron, entre otros muchos, y el ministerio fue receptivo y se quitaron por eso, porque ahí solo ganaban los bancos. La inversión que hace un empresario muchas veces tiene que ser aval suficiente porque nadie quiere invertir para tirar su dinero. Se lo juega y si se lo juega el Gobierno tiene que apoyarlo. Por lo tanto me gustaría que por lo menos al primer punto se comprometiera un poco más hasta donde usted pueda llegar.

El señor PRESIDENTE: Señor Valero.

El señor SECRETARIO GENERAL DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA (Valero Artola): Por supuesto. Me parece que he dicho que de las pocas herramientas de política industrial que tenemos en Industria que dependan de nosotros solo son estas, estas y la competitividad, y después intentar convencer a los ministerios de que hagan esto y lo otro; eso es más complicado muchas veces. Por supuesto que vamos a pedir más. Es decir, nosotros sabemos que estamos en un contexto difícil y nos han metido un recorte importante en este apartado. Yo entiendo que ahora si cambiara un poco la política de incentivos, sería más propicio en este caso para que quien controle los presupuestos tuviera un marco más amplio. Una cosa que sí vamos a intentar hacer, y no es fácil pero lo vamos a intentar, es con este tema de los márgenes del año y las prórrogas hasta la segunda mitad del año tenemos muy poca flexibilidad y los procesos de inversión no se pueden hacer -me parece que lo he dicho en mi intervención general-; pero vamos a intentar ser más flexibles con alguna fórmula plurianual, etcétera, para tener más capacidad de maniobra, así que vamos a pedir más, por supuesto. Ya sabe que contra la virtud de pedir está...

- DEL DIPUTADO DON FÉLIX LAVILLA MARTÍNEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA, SOBRE MEDIDAS PARA BUSCAR UN "INVERSOR PRIVADO" DE LA EMPRESA NORMA DE SAN LEONARDO Y REVITALIZAR EL TEJIDO INDUSTRIAL DE LA ZONA (PROCEDENTE DE LA PREGUNTA AL GOBIERNO CON RESPUESTA ESCRITA 184/003600). (Número de expediente 181/000388).

El señor PRESIDENTE: Pasamos al último punto del orden del día, la última pregunta. Señor Lavilla.


Página 19




El señor LAVILLA MARTÍNEZ: Aquí sí le voy a pedir un compromiso mucho más claro. Tomo las palabras literales que ha dicho de intentar conseguir más dinero, primero, porque la situación del país, como digo, lo requiere y es bueno para España.

En este caso la pregunta se refiere al problema que tiene Puertas Norma en San Leonardo. Como usted muy bien sabe, Puertas Norma supone en este momento 569 puestos de trabajo, es la vida de una comarca entera de pinares, no solamente de Soria, sino también de Burgos. Mi compañero, el diputado Luis Tudanca de Burgos, está también muy pendiente y hemos preparado la intervención conjuntamente; estamos muy preocupados, pero este no es un conflicto típico y por eso me ha sorprendido la pregunta -aquí sí agotaré un poco más el tiempo con la flexibilidad que espero del presidente-, porque estamos ante un problema serio que tiene solución y yo aquí vengo a avanzar en la solución, que no va en la dirección de la respuesta escrita que he recibido aunque fuera de plazo, porque el Gobierno me dice -por eso no lo conocen suficientemente y de ahí viene el primer compromiso que yo le pido, y eso sí depende de usted-: El Gobierno conoce la situación por la que atraviesa Puertas Norma. Pues no, no lo conoce porque en el siguiente párrafo dice: No obstante, no puede ni debe interferir de forma directa en la adopción de decisiones empresariales que debe respetar. No, no es así, señor secretario general, ¿Por qué? Porque, como usted bien sabe, hay un concurso de acreedores -precisamente por las ayudas, que luego hablaremos de qué es Norma y lo que significa y qué es lo que tenemos que hacer entre todos-, que está en el Juzgado de lo Mercantil, y la Junta de Castilla y León y probablemente el Gobierno a través del Ministerio de Hacienda va a tener que intervenir, se va a tener que pronunciar porque hay dos ofertas. Hay una oferta que la parte sindical -luego lo detallaré- dice que lo único que pretende la empresa es el desmantelamiento de las instalaciones que hay allí para que después no compitan con ella hacia donde se vaya a deslocalizar, y hay otra que tiene un consenso sindical político PP-PSOE-Izquierda Unida, de los dos sindicatos, UGT y Comisiones Obreras, y también institucional, el ayuntamiento por unanimidad, y parece ser, por las declaraciones que hemos podido leer, de la propia Junta de Castilla y León, y ahí se tienen que pronunciar.

El primer compromiso que le pido -y aquí quiero que sea claro-: es una reunión con los sindicatos, con el comité de empresa, con el ayuntamiento, donde podemos estar los dos diputados de Soria, don Jesús Posada, presidente del Congreso, o la persona que él designe, y yo mismo, para intentar que ustedes conozcan con detalle cuál es la situación que hay allí, porque el Gobierno no va a ser ajeno, va a tomar una decisión ante el concurso de acreedores que hay y lo que queremos es que se tome una decisión en la dirección que mejor favorezca la creación de empleo o el mantenimiento del empleo en la zona. Es un tema muy dramático porque Norma ha dado vida, supongo que usted lo sabe, lleva 56 años trabajando, además se hizo una apuesta muy decidida, con una coordinación discreta en la que participé muy directamente con el equipo de la empresa, con los responsables de la empresa que gestionaban en ese momento frente a la multinacional, hicieron una inversión importante de 31 millones de euros, hicieron una apuesta importante, y precisamente lo que le da futuro a la empresa es esa inversión de 31 millones de euros. El Gobierno no puede ser ajeno, primero porque tiene que decidir, pero también porque las multinacionales -evidentemente, esto es libertad de mercado- pueden invertir cuando quieran y demás, pero a lo que no tienen ningún derecho es a meter un caballo de Troya de otra empresa, que parece ser que lo único que pretende es desmantelar esas instalaciones, que son lo que le puede dar futuro allí, porque cuando vinieron y se instalaron tuvieron ayuda pública y la deuda social cada vez tiene que ser una exigencia mayor. Libertad de mercado, sí, pero si una empresa que ha recibido ayuda pública se marcha del territorio no tiene ningún derecho a dejarlo calcinado, ningún derecho, y los trabajadores llevan allí muchos días de lucha y de encierro y van a seguir en esta situación. ¿Por qué? Porque ellos saben que tiene futuro la empresa. Por cierto, como usted sabe, las nuevas instalaciones fueron inauguradas por el entonces presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y estuvo también el embajador de Estados unidos, Eduardo Aguirre, y habló del ejemplo de colaboración entre los dos países, entre Estados Unidos y España.

El Gobierno tiene que dirigirse también a través del Ministerio de Asuntos Exteriores a la Embajada americana y decir que esto no se puede hacer. Si se marchan, que se marchen, pero que paguen lo que deben evidentemente, y que dejen a otros inversores que quieren tirar con la empresa adelante con los trabajadores que puedan. Tenemos la obligación social e institucional de tirar hacia delante sin lugar a dudas. Son 569 puestos de trabajo y es el futuro de una comarca entera en la zona de Soria que afecta también a Burgos. Por tanto, el segundo compromiso que yo le pido es que también hagan ese contacto con la Embajada americana para que esa empresa que fue modélica y que tiene esa inversión ya ejecutada allí, si se quiere marchar la multinacional Jeld Wen, lo haga, pero que evidentemente no calcine el territorio.

El tercer compromiso que yo le pido es con la Junta de Castilla y León. Este no es un conflicto normal. Imagínese usted, señor secretario general, qué supondría, por ejemplo, en Madrid, en Barcelona, en cualquier gran territorio, 569 puestos de trabajo, cuando más en Soria donde somos 95.000 habitantes tan solo. Esto es dramático, esto no es un conflicto laboral sin más, es la muerte entera de una comarca que se ha sabido mantener con los recursos naturales y que ha sabido salir siempre adelante con esos trabajadores cualificados. Por tanto, el tercer compromiso que yo le pido es el diálogo institucional con la Junta de Castilla y León para establecer un plan de empleo en Pinares. Es verdad que el sector


Página 20




del mueble ha entrado ya en el sector de competitividad, y esto es importante, pero muchas veces enlatar lo que ya existe y ofrecerlo de una manera institucional coordinada, solo eso, ya puede atraer inversiones colaterales para ir reverdeciendo el empleo que ya se ha perdido de los 700 puestos de trabajo que había cuando se inauguraron las nuevas instalaciones el 27 de octubre de 2006 a la actualidad, y que empiecen a abrirse nuevas instalaciones. Por tanto, me gustaría, señor secretario de Estado, que se comprometiera con estas tres, son fáciles, no requiere hablar con otros ministerios, uno de ellos, es tan solo decir: evidentemente este ministerio, este Gobierno está preocupado por ese problema y nos vamos a juntar de una manera plural con todos ustedes para recibir de primera mano lo que nos están trasladando.

El señor PRESIDENTE: Señor secretario general.

El señor SECRETARIO GENERAL DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA (Valero Artola): Por supuesto que soy el primero en querer organizar una reunión junto con la Comunidad Autónoma de Castilla y León, porque creo que es fundamental que sean las dos administraciones las que conozcan de primera mano cuáles son las alternativas. Eso me sirve para ofrecer a todos los señores diputados, a través de mi secretaría general -y lo ha hecho en varias ocasiones estos primeros meses-, que cualquier diputado que haya tenido algún tema industrial que afecte a mi competencia estaré encantado de recibirle y hablarlo con los interlocutores que considere conveniente, porque también creo que es una función propia de esta Cámara intermediar, por así decirlo, entre sectores o empresas que tienen problemas o con los que no los tienen para anunciar una inversión muy buena de cualquier sector para venir al Ministerio de Industria a plantearlo.

Ahora mismo daré instrucciones para que lo montemos con Castilla y León, con el director general de Industria o con quien sea, y tengamos lo antes posible una reunión.

¿Había algún otro compromiso? Es que se me pasan.

El señor LAVILLA MARTÍNEZ: Había pedido tres: uno, que el presidente del Congreso, si puede, reciba a los representantes de los trabajadores con los diputados de Soria, o, si no, la persona en quien delegue, que puede ser su jefe de gabinete, a mí me da igual quién venga para que sea una cosa de todos; dos, la coordinación institucional con la Junta de Castilla y León por la responsabilidad compartida que tienen; y tres, en el concurso de acreedores que hay el compromiso que yo le pedía tiene una doble dirección; es decir, el Gobierno se va a tener que pronunciar sobre cuál de las dos opciones quiere y facilitar el contacto con la embajada cuando ustedes tengan las cosas claras y, cuando decidan, que decidan por la oferta que quiere crear y mantener allí el empleo, que es Promociones Económicas.

El señor PRESIDENTE: Señor secretario general.

El señor SECRETARIO GENERAL DE INDUSTRIA Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA (Valero Artola): En la tercera, como no conozco la situación del concurso, voy a intentar estudiar y ver la capacidad de maniobra que tenemos, pero es evidente que si tiene créditos del sector público, ya sean de la Administración central o de la Administración autonómica, tendremos que opinar alguna de las dos. Lo voy a mirar.

El señor PRESIDENTE: Terminamos ya la Comisión agradeciendo al secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa su comparecencia y la información que nos ha dado, igual que a todos los portavoces y diputados que han intervenido.

Les comunico que la ponencia sobre seguridad nuclear se reunirá aquí mismo, en su primera reunión, dentro de cinco minutos, mientras despedimos al secretario general.

Se levanta la sesión.

Eran las seis y cinco minutos de la tarde.

Congreso de los Diputados · C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID · Aviso Legal