El Proyecto de Ley de medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas inicia su tramitación parlamentaria

date 20/12/2012

El Pleno del Congreso rechaza con 120 votos a favor, 189 en contra y 16 abstenciones las enmiendas a la totalidad que pedían la devolución al Gobierno del Proyecto de Ley de medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas, con lo que esta iniciativa continúa su tramitación parlamentaria.
 
La propuesta de elevar al Pleno antes de que pase al Senado propuesta por el Grupo Socialista ha sido rechazada con 139 votos a favor, 185 en contra y ninguna abstención. 

El proyecto, defendido ante el Pleno por la ministra de Fomento, Ana Pastor, tiene el objetivo fundamental de flexibilizar el mercado del alquiler para lograr la  necesaria dinamización del mismo, por medio de la búsqueda del necesario equilibrio entre las necesidades de vivienda en alquiler y las garantías que deben ofrecerse a los arrendadores para su  puesta a disposición del mercado arrendaticio.
 
Tal objetivo, argumenta el Gobierno en la exposición de motivos, se busca mediante la modificación de un  conjunto de preceptos de la Ley de Arrendamientos Urbanos, que suponen la actuación sobre varios aspectos de la regulación.
 
Entre estos aspectos, figura el régimen jurídico aplicable, reforzando la libertad de pactos y dando prioridad a la voluntad de las partes, dentro de los límites del título II de la Ley; y en la duración del arrendamiento, cuya prórroga obligatoria se reduce de cinco años a tres y de tres a uno la duración de la prórroga tácita, con objeto de dinamizar el mercado del alquiler y dotarlo de mayor flexibilidad. De esta forma, arrendadores y arrendatarios podrán adaptarse con mayor facilidad a eventuales  cambios en sus circunstancias personales.
 
También modifica los aspectos relacionados con la recuperación del inmueble por el arrendador, para destinarlo a vivienda permanente en determinados supuestos, que requiere que hubiera transcurrido al menos el primer año de duración del contrato, sin necesidad de previsión expresa en el mismo, dotando de mayor flexibilidad al arrendamiento.
 
Por otra parte, se prevé que el arrendatario pueda desistir del contrato en cualquier momento, una vez que  haya transcurrido al menos seis meses y lo comunique al arrendador con una antelación mínima de un mes. Se reconoce la posibilidad de que las partes puedan pactar una indemnización para el caso de  desistimiento.

Esta Ley viene en un contexto en que el mercado inmobiliario español se caracteriza por una alta tasa de propiedad y un débil mercado del  alquiler. En España, el porcentaje de población que habita en una vivienda en alquiler se encuentra apenas en el 17 por ciento, frente a la media de la Unión Europea que está muy próxima al 30 por ciento. Esto le sitúa como el país europeo con mayor índice de vivienda por cada 1.000 habitantes y también como uno de los que posee menor parque de viviendas en alquiler.
 
Las enmiendas han sido presentadas por el Grupo Parlamentario Socialista; de IU, ICV, EUiA, CHA, y Mixto, y reclaman la devolución texto ya que entienden que estas medidas no resuelven el problema social que hoy supone la falta de acceso a una vivienda digna para millones de personas en España y porque fomenta la precarización del alquiler de viviendas para favorecer los intereses de los propietarios, sobre todo los grandes grupos de inmobiliarios propietarios o gestores de viviendas. 

Congress
C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID
Legal notice
Accesibility

General information:

Tel: 91 390 60 00

Fax: 91 429 87 07

Guided tours for groups:

Tel: 91 390 65 25 / 26

Fax: 91 390 64 35