Declaración institucional del Congreso de los Diputados sobre el LXX aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

date 13/12/2018

El 10 de diciembre de 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en París, proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Con la Declaración Universal de los Derechos Humanos Naciones Unidas estableció los estándares mínimos necesarios de lo que supone una vida digna. La declaración universal manifestaba que valores como la igualdad, la dignidad inherente a cualquier persona humana, la justicia y los principios de no discriminación debían aplicarse a cualquier persona en cualquier lugar del mundo. La Declaración Universal de los Derechos Humanos supuso un hito en la historia de los derechos humanos como un ideal común para todos los pueblos y naciones. La declaración universal establece por primera vez que los derechos humanos fundamentales deben protegerse en el mundo entero. Desde entonces son innumerables los textos jurídicos que recogen o concretan los principios de la declaración, entre ellos nuestra Constitución, a través del artículo 10.2, que reconoce que las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que nuestro texto fundamental reconoce se interpretarán de conformidad con la declaración universal de los derechos humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.

En los años setenta, señorías, son innegables los avances realizados en los derechos humanos y la no discriminación. Sin embargo, la situación en relación con los derechos humanos que viven millones de personas dista mucho de ser la prometida en la declaración universal. En el LXX aniversario de la proclamación de la declaración universal y en el XL aniversario de nuestra Constitución el Congreso de los Diputados quiere reafirmar su compromiso con los derechos humanos, reafirmando la vigencia de la declaración universal, y reconocerla como un hito fundamental resultado del diálogo y del compromiso. El artículo 1 de la declaración universal afirma que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y en derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. Esta idea fundamental, junto a los valores esenciales de la declaración, como la inherente dignidad humana, la no discriminación, la igualdad y la justicia, son el eje central de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 y su compromiso de no dejar a nadie atrás.

El Congreso de los Diputados reafirma su compromiso con la declaración universal, al mismo tiempo que lamenta los retrocesos y escasos avances en el cumplimiento de los derechos humanos en el mundo, de manera especial en aquellos derechos humanos que afectan a las mujeres y a las minorías. Señorías, el Congreso de los Diputados quiere reconocer públicamente hoy el compromiso y el trabajo de todas las personas que trabajan por la defensa de los derechos humanos en cualquier lugar del mundo y manifiesta su condena y repulsa a los ataques que sufren defensores y defensoras de derechos humanos y de manera muy especial los asesinatos. Reitera su compromiso de trabajo con los valores, con el espíritu y con cada artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en el LXX aniversario de su promulgación.

Congress
C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID
Legal notice
Accesibility

General information:

Tel: 91 390 60 00

Fax: 91 429 87 07

Guided tours for groups:

Tel: 91 390 65 25 / 26

Fax: 91 390 64 35