El busto de Muñoz Torrero llega al Congreso de los Diputados

date 08/10/2018

La donación se ha hecho oficial en un acto en el que tomarán la palabra la presidenta del Congreso y el presidente de la Junta de Extremadura 

El busto en bronce de Diego Muñoz-Torrero, diputado por Extremadura en las Cortes de Cádiz y en el Trienio Liberal, presidente de las Cortes entre el 24 de marzo y el 23 de abril de 1811 y presidente de la comisión redactora de la Constitución de 1812, se expone desde el lunes en el Congreso de los Diputados, al que ha sido donado por las diputaciones provinciales de Badajoz y Cáceres. 

La donación se ha hecho oficial en un acto celebrado el lunes a las 18 horas, en el Vestíbulo de la Carrera de San Jerónimo, 36, en el que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha resaltado el "sincero entendimiento y fluida colaboración" de las Cortes Generales y las instituciones de la Comunidad Autónoma de Extremadura, en el objetivo común de honrar a la Constitución en su 40 aniversario. 

Ana Pastor ha reivindicado en su discurso la figura de Muñoz-Torrero, "cuya vida y acciones ejemplares dan fe de una histórica lucha en favor de nuestras libertades ciudadanas y de nuestro progreso social".

Diego Muñoz-Torrero, catedrático de Filosofía y rector de la Universidad de Salamanca, participó en los acontecimientos del 2 de mayo y fue designado diputado en las Cortes de Cádiz. Pastor recordó que fue "el primer diputado que se levantó durante la primera sesión para invocar las ideas humanistas que debían guiar la modernidad política de nuestro país: soberanía nacional, papel representativo de las Cortes, lealtad al rey y la necesidad de que la autoridad se dividiese entre las distintas ramas del poder público".

Parafraseando el escritor Evaristo Escalera, la presidenta del Congreso recordó al homenajeado como "uno de los primeros mártires del progreso, uno de sus más decidido adalides, uno de sus más ardientes soldados, y su recuerdo será siempre objeto de gratitud y veneración, para todos los que trabajan a favor del triunfo de las verdaderas doctrinas". 

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha intervenido también en este acto, en el que han participado también el presidente de la Diputación de Badajoz y de Cáceres, Miguel Ángel Gallardo y vicepresidente segundo de la Diputación de Cáceres, Alfonso Beltrán Muñoz, quienes han sido los encargados de entregar a la presidenta del Congreso el documento oficial de donación del busto de Diego Muñoz-Torrero, descubrirlo y firmar el acta. 

La bandera de Muñoz-Torrero

Actualmente, se puede contemplar en la III ampliación del Congreso de los Diputados la llamada "bandera de Muñoz-Torrero", conservada en el archivo de la Cámara durante más de 150 años. Esta bandera fue regalada por Muñoz-Torrero al batallón de la milicia nacional de Cabeza de Buey, su pueblo natal, y llegó al Congreso cuando, en 1837, se da lectura a una exposición de Isidora Mora de San Joaquín, religiosa enclaustrada del convento de la concepción de Cabeza de Buey, remitiendo a las Cortes la bandera "para que se digne mandarla colocar donde sea más conveniente y decoroso". 

Durante su discurso, Ana Pastor se refirió a la bandera de Muñoz-Torrero al destacar que, junto al busto, "el valor de esa histórica pieza cobra su plena significación ante la memoria y la imagen del gran hombre que nos remite".

La figura de Muñoz-Torrero

Diego Muñoz-Torrero, diputado por Extremadura en las Cortes de Cádiz, rector de la Universidad de Salamanca y canónigo de la Colegiata de San Isidro de Madrid, tuvo un papel destacado en las primeras sesiones de las Cortes. En dicho discurso, pronunciado en el Teatro Cómico de la Isla de León, primera sede de las cortes, defiende varias proposiciones para guiar los primeros pasos del régimen constitucional: la soberanía reside en las Cortes y los tres poderes deben separarse. 

Muñoz Torrero formó parte de las comisiones más importantes, llegando a presidir incluso la que estudia el proyecto de Constitución. Destacan su participación en los debates sobre la libertad de imprenta y el restablecimiento del Santo Oficio. Si bien, según sus declaraciones, se le puede calificar de liberal exaltado, con el tiempo se sitúa en posiciones moderadas al mostrarse más respetuoso con el altar y el trono. 

Con el regreso de Fernando VII, Muñoz Torrero fue detenido y encarcelado durante seis años en un monasterio de Galicia. A la política volvió durante el Trienio Liberal (1820-1823). Tras la intervención del duque de Angulema al mando de los `Cien Mil Hijos de San Luis" y la restauración absolutista, se refugia en Portugal, donde con el triunfo de los "miguelistas" y el establecimiento del absolutismo, es trasladado a Lisboa. 

Falleció en marzo de 1829, víctima de horribles torturas, y su sepultura se encuentra en el Panteón de Hombres Ilustres de la Basílica de Atocha en Madrid.


Congress
C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID
Legal notice
Accesibility

General information:

Tel: 91 390 60 00

Fax: 91 429 87 07

Guided tours for groups:

Tel: 91 390 65 25 / 26

Fax: 91 390 64 35