El Pleno da el primer paso para que los animales tengan un estatus jurídico distinto del de las cosas y sean inembargables

date 13/12/2017

El Pleno ha dado el primer paso para acometer las reformas legales necesarias para dotar a los animales de un estatuto jurídico propio distinto del de las cosas, declararlos inembargables y concretar un régimen de custodia en caso de rupturas. Para ello, la proposición de ley, impulsada por el Grupo Popular, modifica el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil.

La iniciativa legislativa ha superado la toma en consideración con el apoyo unánime de la Cámara, y continúa su trámite en ponencia y Comisión, donde se debatirán y votarán las enmiendas al articulado y se elaborará un dictamen que será remitido al Senado.

El grupo proponente argumenta esta iniciativa en la necesidad de instaurar en el ordenamiento jurídico español una nueva descripción positiva que distinga la naturaleza de los animales, en primer lugar, de la de las personas, y en segundo, de los bienes y otros seres vivos como las plantas. Así, entre otras cuestiones establece los criterios para que la Justicia pueda decidir a quién entregar el cuidado del animal y su custodia, en caso de ruptura matrimonial.

La reforma propuesta afecta, en primer lugar, al Código Civil, que actualmente otorga a los animales la condición de bienes muebles al poder ser ambos objeto de apropiación por parte de las personas. se concreta que los animales no son cosas, sino seres dotados de sensibilidad, lo que no implica que en determinados aspectos no se aplique supletoriamente el régimen jurídico de las cosas. 

El Grupo Popular expone la relación de propiedad privada de las personas con los animales "ha de ser modulada por la cualidad de ser dotado de sensibilidad", por lo que el propietario ha de ejercitar sus facultades "atendiendo al bienestar del animal, evitando el maltrato, el abandono y la provocación de una muerte cruel e innecesaria". 

Buscar el bienestar del animal 

A partir de estas premisas, se introducen en las normas relativas a las crisis matrimoniales preceptos destinados a concretar el régimen de custodia de los animales de compañía, cuestión que ya ha sido objeto de controversia en nuestros tribunales. Para ello se contempla el pacto sobre los animales domésticos, y se sientan los criterios sobre los que el juez debe tomar la decisión de a quién entregar el cuidado del animal, atendiendo a su bienestar.

Pasan así los animales a estar sometidos solo parcialmente al régimen jurídico de los bienes o cosas, en la medida en que no existan normas destinadas especialmente a regular las relaciones jurídicas en las que puedan estar implicados animales, y siempre que dicho régimen jurídico de los bienes sea compatible con su naturaleza de ser vivo dotado de sensibilidad y con el conjunto de disposiciones destinadas a su protección.

Con el mismo criterio protector, la iniciativa propone también la modificación de la Ley Hipotecaria para impedir que se extienda la hipoteca a los animales colocados o destinados en una finca dedicada a la explotación ganadera, industrial o de recreo y se prohíbe el pacto de extensión de la hipoteca a los animales de compañía. Además, reforma la Ley de Enjuiciamiento Civil para declarar "absolutamente inembargables" a los animales domésticos, en atención al vínculo afectivo con las familias con las que conviven.

El texto se inspira en diferentes ordenamientos jurídicos europeos, que han modificado sus Códigos Civiles para adaptarlos a la mayor sensibilidad social hacia los animales existente en nuestros días, y también para reconocer su cualidad de seres vivos y sintientes; así como en el Tratado Fundacional de la Unión Europea, que exige a sus Estados miembro la defensa de los animales.

Congress
C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID
Legal notice
Accesibility

General information:

Tel: 91 390 60 00

Fax: 91 429 87 07

Guided tours for groups:

Tel: 91 390 65 25 / 26

Fax: 91 390 64 35