De la Sesión Constitutiva a la de Investidura: El inicio de la legislatura paso a paso

date 22/01/2016

El inicio de una nueva legislatura tras la celebración de elecciones generales está marcado por una serie de hitos que son clave para el cumplimiento de las funciones que la Constitución atribuye al Congreso de los Diputados.

La Sesión Constitutiva es el primer paso para la puesta en marcha de la Cámara. La elección del presidente del Congreso y del resto de los miembros de la Mesa, el órgano de gobierno de la Cámara, y la toma de posesión de los parlamentarios electos, que al acatar la Constitución asumen la condición plena de diputados, son los requisitos para que el Congreso quede constituido. 

La consecuencia directa es que los diputados ya tienen capacidad para empezar a ejercer sus funciones parlamentarias. Pueden, por ejemplo, proponer nuevas leyes o la modificación de normas vigentes (proposiciones de ley) siempre con la firma de 15 diputados. Otras iniciativas deben ser impulsadas por los grupos parlamentarios, o requieren la firma del portavoz, como la presentación de mociones, proposiciones no de ley o enmiendas. 

Celebrada la sesión constitutiva se abren dos procesos simultáneos: la constitución de los grupos parlamentarios y la comunicación, por parte del presidente del Congreso, al jefe de Estado de la constitución de la Cámara y de las formaciones políticas que han obtenido representación parlamentaria, con el fin de iniciar el procedimiento previsto para la investidura del presidente del Gobierno.

Las propuestas de creación de grupos parlamentarios, tal y como se determina en el Reglamento del Congreso, en los artículos 23 a 29, deben registrarse en la Cámara en los cinco días siguientes a la sesión constitutiva. 

En el escrito de propuesta figura el nombre del grupo parlamentario, sus integrantes y el diputado designado que ejercerá como portavoz. Presentadas todas las propuestas, es la Mesa la que estudia si se cumplen las condiciones establecidas en el Reglamento y, oída la Junta de Portavoces, acuerda la constitución de los grupos parlamentarios.

La formación de los grupos parlamentarios es un requisito imprescindible para el funcionamiento de la Cámara, puesto que los representantes de cada uno de ellos los que conforman el órgano encargado, entre otras funciones, de fijar, con el presidente, el orden del día del Pleno: la Junta de Portavoces. Es indispensable, además, para empezar a organizar los medios personales y materiales que permiten a los diputados empezar a desarrollar sus tareas.

Propuesta y elección del presidente del Gobierno 

En paralelo a este proceso, y una vez que el presidente del Congreso comunica al Rey la constitución de la Cámara, el jefe de Estado, Felipe VI, iniciaba una ronda de contactos con los representantes designados por cada una de esas formaciones políticas con el fin de proponer al Congreso de los Diputados, a través de su presidente, un candidato a la Presidencia del Gobierno.

En el momento en que presente la propuesta para la Presidencia del Gobierno, para lo que la Constitución no establece ningún plazo,  el presidente del Congreso de los Diputados, fija la fecha para celebrar la sesión de investidura, otro de los momentos más relevantes del inicio de la nueva legislatura. 

Esta sesión, prevista en el artículo 99 de la Constitución y regulado en los artículos 170 a 172 del Reglamento del Congreso de los Diputados, comienza con la intervención del presidente del Gobierno, que expone ante la Cámara el programa del Gobierno que pretende formar y solicita al Congreso la confianza para hacerlo. Los representantes de los distintos grupos parlamentarios toman la palabra después para plantear su posición.

Finalizado el debate se realiza la primera votación, en la que el candidato necesita el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara, es decir, 176 diputados, para ser elegido presidente del Gobierno. Si no la obtiene, se realizará una nueva votación pasadas 48 horas, y el candidato será investido presidente si obtiene mayoría simple, más votos a favor que en contra.

En caso de que la Cámara no otorgara la confianza al candidato, el Rey volvería a presentar otra candidatura por el mismo procedimiento, y se repetiría la fórmula del debate de investidura. Si pasados dos meses desde la primera votación ninguno de los candidatos propuestos es elegido, se tendrían que convocar nuevas elecciones. En este caso sería el presidente del Congreso el que sometiera a la firma del Rey el Decreto de disolución de las Cortes Generales y de convocatoria de elecciones generales. 


Canal Parlamento:


Sesión Constititutiva

Mesa del Congreso de los Diputados

Constitución de los Grupos Parlamentarios



Congress
C/Floridablanca s/n - 28071 - MADRID
Legal notice
Accesibility

General information:

Tel: 91 390 60 00

Fax: 91 429 87 07

Guided tours for groups:

Tel: 91 390 65 25 / 26

Fax: 91 390 64 35